Maestra de preescolar emplea ingenioso experimento y muestra el ‘poder’ del jabón a sus alumnos

Vivimos momentos complicados, claro está, pero es precisamente en momentos como estos que debemos sacar lo mejor de nosotros y ayudar en todo lo que podamos. Una maestra de preescolar en Miami, Estados Unidos, identificada como Amanda Lorenzo, aplica esto muy bien y ayuda a sus pequeños a comprender (de una forma ingeniosa y entretenida para ellos) la importancia de lavarse correctamente las manos para evitar contraer enfermedades como el coronavirus.

Mediante un sencillo experimento, la maestra logró que los pequeños quedaran sorprendidos por el ‘poder’ del jabón, y seguramente en adelante tendrán el hábito de lavarse constantemente las manos. Independientemente de la pandemia que enfrenta la humanidad por el coronavirus, seguro que lo aprendido ese día les ayudará para el resto de sus vidas.

Así estuvo la cosa: En un plato lleno de agua, la maestra colocó una buena cantidad de semillas de pimienta que hacen el papel de los virus. Después pidió a una niña que sumergiera su dedo en el líquido para demostrar cómo los virus no muestran reacción alguna y, de hecho, se pegan a su dedo cuando lo saca del agua.

maestra de preescolar

Foto: Captura de pantalla

La maestra pegunta a lo pequeños entonces, “¿No queremos virus en nuestros dedos, cierto?”, a lo que los menores responden a coro (como es característico y muy tierno en ellos) “¡No!“. Es ahí cuando la maestra le pide a la misma niña que limpie su dedo en otro recipiente lleno de jabón líquido.

Una vez que la niña tiene su dedito lleno de jabón,  Amanda le pide que vuelva a sumergirlo en el agua llena de ‘virus’… y es entonces cuando la magia sucede. En el momento en que el dedito toca el agua nuevamente, las semillas se mueven como si buscaran huir del dedo lleno de jabón.

Maestra de preescolar emplea ingenioso experimento y muestra el ‘poder’ del jabón a sus alumnos

Foto: Captura de pantalla

La reacción de los menores es memorable, al unísono y muy sorprendidos, todos exclaman “¡Se movieron!”. La maestra les pregunta luego de que todos se impactaron al ver a los virus de mentiritas escapar del jabón: “¿Vieron lo importante que es lavarse las manos?”.

Como dijimos al principio, si bien se trata solo de un ejemplo que quizá no es científicamente correcto (lo decimos porque no faltará el sabio que diga que así no funcionan realmente los virus) es una maravillosa manera de mostrarle a los pequeños lo importante que es ver al jabón como un aliado para desarrollar en ellos el hábito de la limpieza constante. ¿Más maestras como Amanda, no?