Y mientras Javidú denuncia acuerdos y Lozoya se defiende como gato boca arriba de las acusaciones de transas en Pemex (cof, en las que podría haber tenido que ver el expresidente, cof), EPN sigue viviendo el amortz.

Luego de decantarse por un sombrerito bien pin%&/e ridículo pomposo, en lugar de echarse moco de gorila para encopetarse, EPN se fue al mercado Jamaica para comprar unas buenas docenas de rosas… todo sea para tener bien consentidota a su nueva pareja, la modelo Tania Ruíz. Awwwww (¡tómala, Gaviota!)

El detallito de EPN, tan propio de señores románticos, fue compartido por Ruiz a través de su cuenta Instagram. Obviamente las flores no fueron adquiridas en un local de Jamaica ni en un crucero de la CDMX, sino al salir de un elegante restaurante. Ahí, una doña le aplicó al expresidente la de Agro Nitrogenados: logrando ensartarle un buen de rosas (muchas de ellas algo golpeadonas y marchitas), las cuales fueron pagadas sin chistar.

epn-tania-ruiz

Foto: Especial

¿Y qué dijo la enamorada?

El tan intrascendente momento recibió la atención de la revista Hola!, publicación rosa que se lanzó a entrevistar a la modelo para sacarle alguna declaración sobre su romance con EPN. Ruiz no quiso decir mucho sobre el expresidente (¿pa’ qué, si ya todo ya lo dijo Angélica Rivera y lo demás nos lo dirá la FGR), nomás se limitó a señalar lo que salta a la vista: “es el novio más caballeroso de los que he tenido“.

Y pues ahí está. Por cierto, la bella escena tuvo lugar en España, hasta donde EPN se lanzó para decirle a Alonso Ancira que no vaya a rajar… digo, donde se fue de vacaciones con la sensual modelo. Y fin.