Aprovechándose de la necesidad que los chinos tienen de aire fresco, un inglés bastante abusado tiene como redituable negocio la venta de aire. Una ganga: la botella de 580 ml a sólo 80 libras… algo así como 115 dólares.

Leo de Watts, nombre del empresario, asegura que desde el año pasado… es decir, desde la la fundación de su compañía dedicada al cultivo de aire a la fecha, ha vendido cientos de botellas con ventiscas de diversos lugares de su tierra natal: Dorset, Somerset, Gales… sólo por mencionar algunos.

La chamba no es fácil para el joven de 27 años: tiene que salir diariamente a las 5 am con frascos vacíos, su equipo de “cosecha” (que no es más que una red gigantesca) y mucha paciencia para lograr capturar el preciado aire. Claro, no sólo es lo anterior, sino que debe cubrir los gustos del cliente:

“Muy a menudo una gran cantidad de nuestros pedidos son a la medida: tenemos clientes que solicitan circunstancias muy particulares para su aire”, explica De Watts en un video en el sitio web de la compañía. “A veces vamos hasta la cima de una montaña, otras veces al fondo de un valle”.

De Watts, originario de Dorset, lugarcito al sur de Inglaterra, por el momento vive en Hong Kong, donde se le puede encontrar en los mercados locales vendiendo sus botellas con aire fresco… fue a dar hasta allá sin la necesidad de un estudio de mercado, ya que es evidente que los de aquellas tierras están urgidos de aire libre de polución: en diciembre pasado, Pekín activó la alerta roja por la mala calidad de su aire. Esto ocasionó el cierre de escuelas y la restricción del tráfico vehicular.

Cabe señalar que el giro del inglés no es nuevo. Antes de Aethaer (nombre del negocio inglés) existe la compañía canadiense Vitality Air, la cual vende latas de aires fresco proveniente de las montañas rocosas… sí, también a compradores chinos.

*Vía CNN