10 datos curiosos para recordar a Amy Winehouse

Muchos dicen que Amy Winehouse murió de amor y con ella su creatividad, carisma y genio musical. Hoy queremos recordar a esta mujer con 10 datos curiosos que buscan revivir -a manera de homenaje y por unos instantes- la voz de la década pasada:

  1. La primera guitarra de Amy llegó a los 13 años junto con un piercing de nariz y su primer proyecto; Sweet N’ Sour era una banda inspirada en Salt-N-Pepa e integrada por Amy y Juliette Ashby, su mejor amiga.
  2. La chica más famosa de Southgate tenía entre sus artistas favoritos a Thelonious Monk, Carol King, Mos Def y a los Beastie Boys.

   3. Amy medía menos de 1.60 metros y le daba altura a su cuerpo utilizando un famosísimo beehive, que desafiaba la gravedad con más de 15 centímetros de altura.

   4. Según Mitch Winehouse, el padre de la cantante, Amy siempre fue una impuntual desmedida que disfrutaba de preocupar a los demás. De niña, la voz de “Rehab” se desmayaba a propósito y se escapaba en los paseos, provocando verdaderos dramas familiares.

   5. Amy Winehouse no estaba nada contenta con su disco debut; Frank incluye una canción titulada “Amy Amy Amy”. La cantante la odiaba y tal vez por esta razón su primer disco pasó un poco desapercibido.

   6. En contraste, Back to Black ha vendido más de 10 millones de copias a nivel mundial y revitalizó la música inglesa con una mezcla perfecta de soul sesentero con tintes de R&B.

   7. Karl Lagerfeld veía a la tatuada Amy Winehouse como la mujer perfecta; el famoso káiser de la moda no se cansó de decir que la inglesa era su verdadera musa.

   8. Mick Jagger y Bryan Adams siempre apoyaron a Amy en su lucha contra las adicciones; el segundo compuso “Flower Grown Wild” en 2008 como un aliento en la lucha de la polémica cantante.

   9. La última grabación de Winehouse se realizó en marzo de 2011 con Tony Bennett. El talentoso dúo grabó “Body and Soul”, un clásico de 1939.

  10.Un día antes de su muerte, Amy Winehouse llamó a su padre y le propuso grabar a dueto “Autumn Leaves” y “Fly Me To The Moon”, el soundtrack de la infancia de Winehouse cantado por su padre.

Por supuesto, el mejor homenaje que se le puede ofrecer a un artista consiste en escuchar su música. Por tal motivo, te dejamos con su participación completa en el festival Glastonbury de 2008 donde Amy Winehouse deleita a su público con un set de una hora, que incluye “You Know I’m No Good”, “Back to Black” y “Rehab”. Cuando la volvemos a ver en el escenario, quizás lleguemos a la conclusión de que esta mujer de voz increíble no estaba destinada a envejecer.