Cuando Orchestral Manoeuvres in the Dark

se presentó en la edición 2011 del festival Corona Capital, Andy McCluskey se preguntó cómo es que nunca habían viajado a México. Ante la eufórica reacción de la audiencia, lo mismo nos preguntábamos nosotros. Después de todo, OMD ha tenido una trayectoria de 35 años, 11 álbumes de estudio, han vendido 40 millones de discos en todo el mundo, y en este país tienen una enorme cantidad de fans. Prueba de ello es que las entradas en el próximo concierto de OMD están total y completamente AGOTADAS.

El dúo conformado por McCluskey en el bajo y Paul Humphreys en los teclados nos otorgará un concierto en el Teatro Metropólitan. La cita es el jueves, 18 de abril a las 21:00 horas. Esta es la única fecha en México que van a tener entre sus dos participaciones en Coachella. Sopitas.com tuvo la oportunidad de hablar por teléfono con Paul Humphreys con motivo de su gira pór Norte América, el nuevo álbum English Electric, y la evolución de la música electronica a lo largo de las décadas.

También te presentamos las cinco canciones de OMD que queremos escuchar en el concierto. Algunos de estos temas fueron parte del setlist en el CC11, aunque por supuesto, deseamos escucharlos de nuevo. Por ejemplo, es IMPOSIBLE que la siguiente canción falte el jueves:


“Enola Gay”
Organisation (1980)

“¡Por completo! No lo podíamos creer. Salimos a este enorme escenario y nos quedamos atónitos. ¡Wow! El rugido de la gente era tan fuerte que Andy y yo nos miramos entre nosotros boquiabiertos.”

Esa fue la reacción de Humphreys antes de tocar la primera canción en el Corona Capital. OMD es sólo una de las tantas bandas británicas que gracias a este festival en particular han venido a México por primera vez en su historia, entre las que contamos además a Suede, New Order, Basement Jaxx y Florence + The Machine. Tras agotar el mercado europeo y estadounidense, los artistas británicos han descubierto una mina de oro en Latinoamerica, y podemos ver ese efecto con la segunda visita de esta banda en menos de dos años. Antes que los mismos fans, los primeros en emocionarse son los artistas.

“Yo quedé impresionado por la cantidad de canciones que la gente se sabía. Los fans no sólo se sabían la letra de las canciones, también cantaban las melodías que yo hacía con los teclados. Al terminar, yo no quería dejar el escenario. Deseaba que pudiéramos tocar una hora más”.

Aquel 15 de octubre de 2011, OMD tocó once canciones. En su gira actual la banda está tocando entre 23 y 24 temas. Ningún fanático de OMD, del Synth-Pop o del New Wave en general puede dejar pasar este evento. Aunque Humphreys dice que le encantaría hacer una gira por Latinoamérica, uno nunca sabe lo que pueda ocurrir en tiempo futuro.


“Souvenir”
Architecture & Morality (1981)

OMD es el tipo de banda que por su nombre no suele ser reconocida por el radioescucha promedio, pero al escuchar sus canciones de inmediato se prende esa región del cerebro que responde a los placeres de la memoria, o en otras palabras, a la nostalgia. “Enola Gay”, “Souvenir”, “Secret”, “If You Leave”, “Electricity”, “So in Love”, “Tesla Girls”… etc, etc, etc…

A pesar de contar con grandes discos -como Architecture & Morality– el tiempo ha establecido su reputación como una banda de sencillos. Pero Humphreys no parece rechazar esa idea.

“Esas canciones nos han tratado muy bien. Muchas bandas se notan avergonzadas de los éxitos de su pasado. A veces las ponen en popurrís o tocan versiones acústicas… Pero nosotros amamos nuestras canciones. Nos han dado vida y además pagan nuestras cuentas.”

Humphreys admite que es fan de las bandas cuyas interpretaciones en vivo son idénticas a lo que escuchamos en los discos. Es una manera de mostrar su apreciación al público que los ha seguido. El tecladista nos cuenta sobre la experiencia que tuvo cuando hace poco él y McCluskey fueron a ver a Kraftwerk en Londres. La emoción que sintieron al ver a sus ídolos en vivo los transportó a su juventud, cuando escucharon el LP de Autobahn por primera vez.


“Secret”
Crush (1985)

El álbum #12 en la discografía de la banda se llama English Electric, disponible en tiendas desde el 8 de abril. El concepto detrás del disco es una visión retro-futurísta de un mundo alterno, donde los suburbios y la ciudad urbana conviven en este lugar llamado “Metroland”.

English Electric era una empresa industrial británica de la primera mitad del siglo XX. Ellos manufacturaban motores, transformadores, partes de ferrocarriles, turbinas, productos electrodomésticos, maquinaria, etcétera. Su misión consistía en crear las máquinas del futuro para el hombre del presente.

-Todo eso es una metáfora que aplicaría con nosotros, con lo que hacemos. Nosotros intentamos grabar discos para el futuro.- Humphreys nos explica que con English Electric su objetivo era la de regresar a la simplicidad y elegancia de su pasado. -Nuestros primeros discos eran totalmente electro. Pero no eramos grandes músicos. Aprendíamos el oficio en la marcha. Pero lo curioso es que mientras nuestras habilidades mejoraban, nos volvimos más conservadores. La espontaneidad y los riesgos que tomamos en esos primeros discos fue desapareciendo.

El artista que ahora tiene 53 años de edad dice que fue complicado regresar a ese punto de origen donde se olvida todo lo que se ha aprendido para volver a capturar ese brillo. -Abandonamos por completo lo que hicimos de 1984 en adelante.- Para grabar el disco, Humphreys tuvo que viajar al estudio de McCluskey en Londres ya que el dúo funciona mejor cuando intercambian ideas en el mismo espacio.


“History of Modern, Pt 1”
History of Modern (2010)

Con respecto a la evolución de la música electrónica, Humphreys admite que ha tenido un trayecto interesante aunque impredecible. -Cuando nosotros empezamos [en 1978] los discos que grabamos eran nuestra noción del futuro.

“Nosotras teníamos esta percepción de la electrónica como el futuro de la música. Sin embargo, en los 90 hubo un regreso a la música que se hacía en los 60 con Oasis, Blur, y el género britpop. Nadie escuchaba techno. Lo único que mantenía viva la electrónica era la música dance.”

Contra todos los pronósticos, muchos de los nuevos artistas que empezaron a surgir en la década anterior prefirieron hacer música en sus computadores que con guitarras. -Las tendencias musicales están regresando al synth-pop lo cual nos permite a nosotros revivir el viejo sonido de OMD.

Así como lo han demostrado artistas como Twin Shadow, Chromatics, Sky Ferreira y Fischerspooner, lo viejo es nuevo otra vez, mientras las auténticas bandas de esa época como OMD, Human League, Soft Cell y Erasure recuperan su relevencia.


“Metroland”
English Electric (2013)

Por último le preguntamos a Paul Humphreys por qué la banda ha desechado casi por completo su viejo nombre de Orchestral Manoeuvres in the Dark.

“Gráficamente es mucho más simple. Podemos ser más atrevidos en los diseños. Yo todavía prefiero Orchestral Manoeuvres in the Dark pero ya todo mundo se refiere a nosotros como OMD: los medios, los fans, los promotores, hasta nuestro propio diseñador.”

En un mundo donde te tienes que comunicar en menos de 140 caracteres, Orchestral Manoeuvres in the Dark es un anacronismo, algo que no encaja y debe ceder ante la simplicidad de tres letras que pueden significar cualquier cosa. Es cierto que para este redactor, OMD es mucho más fácil de escribir… pero el viejo nombre tiene un toque de misterio que nos promete algo sublime.

Entérate de lo mejor del festival Coachella 2013 con nuestra cobertura especial de Sopitas.com desde Indio, California.