Estas son las 5 mejores canciones del disco ‘Assume Form’ de James Blake Playlists

Estas son las 5 mejores canciones del disco ‘Assume Form’ de James Blake

Es imposible describir la música de James Blake o su estilo musical. Las únicas palabras que podrían hacerle justicia es que es un genio para componer y producir material ajeno y propio. Con 10 años de carrera, el británico logró hacerse un espacio en la escena musical con trabajos que, simplemente, se salían de lo convencional. Y decimos “simple” porque a los que estamos fuera, nos cuesta trabajo ver lo difícil de hacer propuestas nuevas, o mejor dicho, lo complicado que es hacer que te escuchen.

Pero James Blake lo logró desde su primer disco homónimo en 2011, para reforzar su presencia en 2013 con la salida de Overgrown, el cual le dio el respeto de las audiencias con grandes canciones como “Retrograde” y “Life Round Here”. Tres años después liberó The Colour in Anything con un menor impacto, pero sin dejar de lado la calidad de sus producciones como en “I Need A Forest Fire”. A pesar de que este álbum no generó la misma lealtad con el público en general, si sirvió de preámbulo para los trabajos que le siguieron, sobre todo en colaboraciones con otros artistas.

Estas son las 5 mejores canciones del disco ‘Assume Form’ de James Blake

Arte oficial de ‘Assume Form’.

Y con tres años de “ausencia”, finalmente James Blake regresa con un disco fuerte, inspirador y ecléctico en sus formas más básicas. Assume Form, nombre de este nuevo material, llega con colaboraciones poco probables de Rosalía, Travis Scott, Metro Boomin, Moses Sumney y André 3000. Las expectativas alrededor de este disco crecieron conforme se fueron revelando detalles del mismo, y ahora que ha salido, podemos decir que ha cumplido con cada una de ellas. Por eso, y para que te des una idea de qué van las 12 canciones que conforman Assume Form, te dejamos una lista de los cinco tracks más determinantes del álbum:

“Assume Form”

Esta canción le dio nombre al disco y, por supuesto, es la que abre con todo el material. Y no está de más, pues es la que sienta las bases de todo el concepto del disco y logra reunir a los dos Blake que conocemos: el que está detrás de grandes artistas como Beyoncé y el que se presenta en solitario. La música del primero se ajusta, obviamente, a las necesidades del artista en turno y el segundo es tan sutil, que parece incapaz de irse a otros géneros que no sean el R&B y la electrónica ambiental.

“Mile High”

Este fue el sencillo estrella de Assume Form (a pesar de estrenarse a unas horas de la salida completa del álbum) gracias, en gran medida, a la presencia de Travis Scott, un rapero que en el último año comenzó a hacer ruido a pesar de estar presente en la escena del rap desde 2012, aproximadamente. “Mile High” también cuenta con la participación de Metro Boomin. Tanto Scott como Boomin son una sorpresa en el trabajo en solitario de Blake, pero de las buenas. Un poco de rap y hip-hop el agregan nuevos colores a un sonido que si bien es aplaudido, también ya es conocido e imitado.

“Barefoot In The Park”

Todo lo que toca Rosalía se convierte en oro a pesar de dividir las opiniones de las audiencias desde la salida a finales de 2018 de El malquerer, su segundo disco de estudio que le dio fama mundial y, de paso, le dio al estilo flamenco y las voces españolas una nueva oportunidad fuera del pop de Enrique Iglesias, quizá el único que ha alcanzado la cima por encima del idioma. “Barefoot In The Park” es la colaboración entre Blake y Rosalía que pone a la cantante española en el inglés y español acompañada de un romanticismo presente en la música pasada de Blake, pero no en toda su estructura.

“Can’t Believe The Way We Flow”

James Blake no es un artista para superar emociones desafiantes como la soledad y la tristeza. La sutileza de su música y la pasividad en su voz, no lo han catalogado como algo que nos lleve a la euforia; sin embargo, en Assume Form hay canciones que predisponen a quien las escucha a algo más que pensar que Blake es un chico triste, y una de ellas es “Can’t Believe The Way We Flow” con el protagonismo total de la voz de Blake y la presencia muy tenue de coros tipo gospel que acompañan un sample básico pero que funciona bien para una canción que hace un recorrido por lo que ha vivido y hasta dónde ha llegado. ¿Mención especial bajo este mismo argumento? “I’ll Come Too”…

“Where’s The Catch?”

Esta canción, en su esencia, es muy similar a “Mile High” y “Tell Them” (esta con la presencia de Moses Sumney). ¿La razón? Nuevamente resaltamos la presencia de sonidos urbanos que son aún más notorios en “Where’s The Catch?” en colaboración con André 3000. Este track es el que más sobresale de entre los demás por la velocidad, el ritmo y cómo deja de lado esa suavidad para dar paso, quizá por primera vez en mucho tiempo, a un sonido acelerado y agresivo. Lo más destacado de esta canción es el ritmo ascendente de algunas partes y la forma en que nos regresa a la pasividad de un principio.

Por acá les dejamos el disco completo Assume Form:

Comenta con tu cuenta de Facebook