Ground Control to Major Tom… El 11 de julio de 1960, David Bowie estrenaba “Space Oddity”, una de las canciones más emblemáticas de su carrera. A pesar de que ya había lanzado su primer disco homónimo, que fue bien recibido pero que no era nada espectacular, fue hasta el lanzamiento de este sencillo que la carrera de Bowie tomó el rumbo que debía. Definió lo que después conoceríamos como la mitología de Bowie.

En la década de los 60, la carrera espacial entre los Estados Unidos y la URSS estaba latente y, gran parte del mundo estaba fascinado con la idea de que el hombre pudiera llegar al espacio. Inspirado en los viajes especiales después de ver 2001: A Space Odissey del grandioso Stanley Kubrick, Bowie empezó a imaginar cómo sería la vida de un astronauta en medio de la inmensidad de la galaxia. La estética visual que Kubrick logró sobre el espacio dio pie a que todos tengamos un concepto definido de lo que hay más allá de nuestro planeta.

“Space Oddity” se planeó como parte del soundtrack de una película llamada Love You Till Tuesdayaunque no la escuchamos por primera vez ahí. Meses después de este desaire, David Bowie cambió de disquera y en un intento por vender la nueva imagen del músico es que estrenaron esta canción.

La historia es algo compleja, al principio escuchamos una conversación entre el Major Tom y su viaje en un transborador espacial, lo seguimos desde que se prepara para el conteo del despegue hasta que por fin sale del planeta. David Bowie nos habla de una ambigüedad enorme, por una parte nuestro protagonista está impactado por la inmensidad del universo mientras él esta en “una caja de lata”, pero por otro lado nos transmite una sensación desoladora ante tal inmensidad.

Todo termina cuando el Major Tom pierde comunicación con la base y por consiguiente con el mundo que conoce, pidiendo que le digan a su esposa que la ama y perdiéndose por la galaxia.

Hay muchas teorías sobre la temática principal de la canción, más allá de ser la historia de un astronauta. Muchos piensan que esta desconexión del mundo tiene que ver con la depresión, con el mundo de las drogas, específicamente con la heroína. Sin embargo, ninguna de estas historias ha sido reconocida como verdadera.

Algunos biógrafos del músico afirman que este fue el tema con el que Bowie le avisó al mundo todo lo que vendría después, los alter egos y personajes que adoptaría junto a los miles de sonidos que exploraría, tomándolo como una despedida a la persona que solía ser para convertirse en uno de los ídolos más grandes en la historia de la música. Conociendo la historia de Blackstar, su último disco, esta teoría podría ser cierta.

Foto: Getty Images

A través de sonidos ambientales sacados de un órgano, una guitarra acústica de 12 cuerdas y percusiones bastante discretas,  el músico creó un folk espacial bastante peculiar. David Bowie logra con esta canción—aún con 50 años de existencia— imaginarnos que estamos despegando hacia el espacio. Flotando entre las estrellas y viajando hacia la Vía Láctea.

El video es uno de los más icónicos en la historia de la música. Sencillo pero contundente. En él vemos a Bowie interpretando la canción con su fiel guitarra en medio de imágenes difusas en el estudio y sondas espaciales. El look que utilizó para este videoclip fue el primer paso para transformarse en todos los personajes que se le dio la gana, como Ziggy Stardust. 

Sin saberlo (aunque hay quien dice que David lo hizo a propósito), se estrenó justo días antes del alunizaje del Apollo 11. La BBC utilizó “Space Oddity” para la cobertura de este evento que todo el mundo vio en 1969. La canción le valió el premio Ivor Novello por originalidad en la composición, siendo el primer reconocimiento que recibiría a lo largo de su inmensa carrera.

Años más tarde, “Space Oddity” serviría de inspiración para otra pieza importante del músico, “Ashes To Ashes”, que supuestamente es la segunda parte del viaje del Major Tom. Aunque en realidad la continuación de la canción no la hizo el propio Bowie, sino un músico alemán llamado Peter Schilling que en 1982 sacó “Major Tom”, la cuál cuenta el regreso de nuestro astronauta favorito a la Tierra después de perder toda comunicación. En su momento, este fue uno de los hitazos de la década que seguramente encontrarás en cualquier compilación de los 80.

“Space Oddity” fue sin duda el cohete al que se subió David Bowie para despegar su carrera. No sabemos como hubiera sido su trayectoria sin esta canción, pero algo tenemos seguro, definió por completo su vida y la manera en la que todos lo conoceríamos.

¡Felices 50 años, Major Tom!

El legado de “Space Oddity” en la cultura popular

En el cine

Para la película EVA del 2011, los actores Daniel Brühl Marta Etura bailan esta canción durante un reencuentro de antiguos amores en un ambiente futurista.

En la película lo e Te del fallecido director Bernardo Bertolucci, cantan una versión en italiano de “Space Oddity”.

En 2013, el propio David Bowie junto a la actriz Kristen Wig grabaron una versión acústica para la banda sonora de la película The Secret Life of Walter Mitty, protagonizada por Ben Stiller. La secuencia de la cinta en la que sale “Space Oddity” es una de las más recordadas.

En la música

En la enorme gira que U2 hizo durante 2009 y 2011, la banda entró al escenario con “Space Oddity”. El escenario del 360 Tour era una enorme estructura que parecía una gran nave espacial. Afortunadamente, en México pudimos vivir este pequeño momento entre los irlandeses y Bowie con tres shows en el Estadio Azteca. 

Una infinidad de músicos a lo largo de los años han covereado esta enorme canción. Desde bandas de hard rock hasta dream pop y cosas más experimentales, todos han hecho su versión para “Space Oddity”. Aquí les dejamos algunos:

The Flaming Lips

The Smashing Pumpkins

Steven Wilson

Def Leppard

En mayo de 2013, el astronauta canadiense Chris Hadfield, hizo un cover especial (y espacial) de esta canción. Una versión bastante emotiva, donde Chris canta y toca “Space Oddity” en la Estación Espacial Internacional. Cambió un poco la canción para terminar con las indicaciones para aterrizar en la Tierra y no perdiéndose como el Major Tom. El propio Bowie felicitó a Chris diciendo en su cuenta de Facebook que se trataba de: “posiblemente la más conmovedora versión de la canción jamás realizada”.