‘After Hours’: The Weeknd demostró en este disco por qué es un ícono

Abel Tesfaye, mejor conocido como The Weeknd, se formó del underground para el mundo. A base de mixtapes, alejado de los reflectores, alcanzó su momento para convertirse en estrella pop cuando llegó a niveles estratosféricos de exposición en su LP anterior, “Starboy”, en el que fue elegido por Daft Punk para producirle un par de temas (oficialmente).

A partir de “Can’t Feel My Face”, con toda la atención sobre él, The Weeknd creció para ser una estrella pop un poco forzada. Dos relaciones tormentosas con Selena Gómez y Bella Hadid le añadieron ese enfoque a lo que fuera a lanzar.

Foto: The Weeknd

Antecede a este nuevo LP, el EP “Dear Melancholy”, en el que regresó un poco a las raíces, alejado de temas que fueran a romper las listas de popularidad y con letras menos pegajosas.

Ahora, desde finales del año pasado, un críptico The Weeknd lanzó su nueva persona: un despechado tipo al que ya no parece importarle el amor, aunque las cosas cambian a lo largo de sus nuevos catorce tracks.

Parece que los descalabros que ha tenido en lanzamientos han creado a la estrella pop que todos esperábamos. La producción brutal de “Starboy” se encuentra con las excelentes letras de “My Dear Melancholy,” e inclusive la resignación abrumadora que tiene sobre sí, que leíamos desde su trilogía.

Ya sin importarle tanto gustar, ha sacado joyas fuera del formato editado para radio, sino pensado para transmitir a un nivel más profundo que tres minutos que se queden en tu oído. Más comprometido con su legado de artista, hace este tipo de cortos, para él.

Tras un cameo en Uncut Gems, junto a Adam Sandler, tenemos nuevos tracks para ver en qué se ha transformado The Weeknd. Y con sintetizadores pesados, Tesfaye roba de los ochentas para decirnos que está negado para amar, pero eso no lo tira. O sea, que hablen lo que quieran de él los medios.

Destacan las progresiones de sintetizadores en rolas como “Alone Again” y “Scared to Live”, sumadas a palabras sinceras y pegadoras que no caen en la complacencia de fórmulas hechas, sino en las que The Weeknd confiesa sus errores y miedos en atmósferas creadas con precisión.

Detrás de la producción están maestrazos como Metro Boomin’, Kevin Parker de Tame Impala y el genio Daniel Lopatin (Oneohtrix Point Never), con quien interpreta “Scared to Live”, en un sintetizador que suena al score de Uncut Gems, también a cargo de Lopatin:

El álbum varía de tono, con unas canciones desafiantes más uptempo y otras más tranquilas, dedicadas a la introspección del canadiense. A diferencia de “Starboy”, en el que Daft Punk se robó la parte de producción y nos hizo dudar de su intervención, para “After Hours”, podemos notar un sello más distintivo, como lo que sucede en “Faith”: sin censura, Tesfaye da algunas de sus mejores líneas, sobre adicción, amor, perder la fe y, de alguna forma, seguir adelante. Esto, envuelto en sintetizadores crudos que nos hacen pensar en comprar el vinil de inmediato.

Sí, algunos temas estarán en todos lados. La obsesión social con el falsete masculino sumado a la producción retro, nos hace pensar que, por ejemplo, “In Your Eyes” o “Save Your Tears”, pronto estarán en todas las listas, pero no perdamos de vista que, si no lo hace, de todas formas The Weeknd habrá lanzado lo que él quiso, y no una rola que estaba hecha para ser un hit y no lo fue. Y le agradecemos eso.

Varias letras son de ardido, pero uno que está resignado a tener que vivir solo y sin esperar mucho de la vida amorosa, lo que se siente como una clase de alivio para alguien de quien se espera saber quién será su próxima novia.

Tracklist de The Weeknd

1. Alone Again
2. Too Late
3. Hardest To Love
4. Scared To Live
5. Snowchild
6. Escape From L.A.
7. Heartless
8. Faith
9. Blinding Lights
10. In Your Eyes
11. Save Your Tears
12. Repeat After Me (Interlude)
13. After Hours
14. Until I Bleed Out