Ariana Grande rompe su maldición y deja de servir a los demás con 'thank u, next' Música

Ariana Grande rompe su maldición y deja de servir a los demás con ‘thank u, next’

Muchas veces el talento de una persona también es su maldición. La genialidad es abrumadora para algunos a un nivel personal y a veces hasta resulta incomprensible para el resto. No sólo hablamos de talentos funcionales o el tipo de genio que domina nuestro imaginario como el típico inadaptado social que pasa su vida encerrado en un laboratorio o frente a un escritorio dentro de una academia (gracias, A Beautiful Mind).

También hablamos del genio cuya herramienta es su cuerpo y/o una parte específica del mismo como la voz. Y en esta categoría entra Ariana Grande. No nos interesan sus orejas de conejo, su ponytail, el tatuaje equivocado o su mala/buena suerte en el amor. Ahí no radica el genio de nadie, ni siquiera su belleza. Ariana Grande es una mujer con un enorme talento para la interpretación, pero también es una víctima del sistema. Y con esto, su talento es su maldición en una época en la que poco importa su rango impresionante de voz muy al estilo de Mariah Carey.

Sin duda, Ariana con sus 25 años, podría convertirse en la próxima princesa del pop sin ocultarse bajo la sombra de Britney Spears y sus predecesoras. Comercialmente hablando, es un éxito con millones de seguidores en sus redes sociales y un interés general por su vida privada. Hablar de Ariana es sinónimo de clics, sobre todo si el tema está relacionado con las formas en que supuestamente se ha aprovechado de la trágica muerte de su exnovio Mac Miller, o las nuevas conquistas de su exprometido Pete Davidson.

Para Ariana Grande no hay tregua. Lleva en la industria del entretenimiento desde 2010 con su participación en Victorious donde no era más que una chica de estatura baja, tez morena y cabello rojo hasta que llegó 2013 con Yours Truly y el verdadero peso del éxito con My Everything de 2014 en el que se escucharon hasta el cansancio canciones como “Problem” y “Bang Bang” en colaboración con otras estrellas como Nicki Minaj.

Arte oficial de ‘Thank U, Next’ de Ariana Grande.

Para 2016 liberó Dangerous Woman con sus más grandes éxitos a nivel internacional como “Side to Side”. Ariana logró alcanzar los puestos más altos en los listados mundiales, pero nunca el verdadero reconocimiento de una artista capaz de cambiar el transcurso de la música pop como un negocio. Fue hasta Sweetener de 2018, que los demás comenzaron a ver a Ariana Grande como una amenaza a favor de la industria en sus niveles más comerciales o más que una competencia para Taylor Swift y sus canciones sobre rupturas amorosas y venganzas personales. Sweetener fue una declaración pop de amor a la vida como consecuencia del ataque terrorista durante uno de sus conciertos en Manchester y en el que murieron más de 20 personas.

Y ahora, con la salida de su quinto álbum de estudio titulado Thank U, Next, es que Ariana logra conjuntar su voz (lo que a pocos ha interesado) con su vida personal (el foco de interés) y romper la maldición. Thank U, Next no es un disco novedoso ni mucho menos. Es un álbum cuya trama central se basa en el rompimiento de sus dos relaciones más importantes y las enseñanzas que esto le trajo a un nivel personal: “Now, I’m so amazing” canta en la canción que le dio nombre a este disco. Taylor Swift es la reina de este tipo de discos pero con un estilo que se presta menos a la experimentación. La diferencia entre todos los trabajos de Swift y este nuevo disco de Ariana, es que la segunda tiene la capacidad de hacer lo que quiera con su voz y sus letras. La primera no canta mal, pero hasta ahí se queda.

Como comentamos, Sweetener es un canto de amor y paz hacia todos, un disco abierto al público, mientras Thank U, Next es personal, es para ella. Es un disco que revela la presión social, ansiedad y la hipocresía de su nombre como figura pública. “needy” y “fake smile” son las canciones de esta etapa. “ghostin”, “in my head” e “imagine” son las más personales con dedicatoria directa. Con este disco, Ariana Grande no descubrió la fórmula secreta del éxito en una industria que quiere a más Arianas, Selenas, Demis y Taylors, o bien, quiere de vuelta a la Britney de los 90. Lo que este disco llegó a cambiar, al menos para la carrera musical de Ariana Grande, es la posibilidad de que en un próximo trabajo se adecúe más a su voz y le dé a sus audiencias algo más interesante y de calidad para venerar, seguir y darle like.

Suena repetitivo y cursi, pero con Thank U, Next Ariana “encontró su voz”. Sus discos anteriores servían únicamente a los demás, sobre todo su forma de interpretar en la que no explotaba nada de lo que tiene. Pero ahora no es la única posibilidad, sino todo lo contrario. Tanto ella como sus seguidores están obligados, con las cortas 12 canciones del disco, a buscar algo más.

Comenta con tu cuenta de Facebook