Fotos y reseña: Nacho DelaGarza Photography

Este fin de semana se llevó a cabo la primera edición del festival Arroyo Seco Weekend en la ciudad de Pasadena, California y por supuesto no podíamos faltar para traerles los mejores momentos.

Se realizó en los jardines del legendario Rose Bowl (que ha sido sede de múltiples conciertos y juegos olímpicos) organizado por Goldenvoice, expertos en eventos de este calibre. Un evento lleno de blues, soul, funk, indie y buen rock acompañado de un calorcito alrededor de los 40 grados que auguran un futuro prometedor a este nuevo festival.

A diferencia de otros festivales, aquí no hubo participación de DJs, música electrónica o rap, lo cual atrajo un publico en su mayoría adultos con un ambiente bastante tranquilo y agradable.

Dos escenarios principales y una carpa fueron suficientes para disfrutar de grupos como Preservation Hall Jazz Band que dieron una cátedra de lo que es ser una bandota, pues con mas de 50 años en los escenarios demostraron que la buena música nunca pasará de moda. John Mayall, considerado el padrino del blues británico, fue otro de los primeros actos que pudimos disfrutar. A sus 83 años sigue cantando y tocando increíble.

 

 

Live, el legendario grupo de grunge de los 90 también estuvo en el festival tocando parte de sus canciones que los hicieron famosos en sus inicios y que ya están de regreso después de que el grupo se separa por varios años y volvieran a reunirse. Aunque una gran sorpresa fue la aparición del actor Jeff Goldblum acompañado de la Mildred Snitzer Orchestra, quien convivió demasiado con el publico mientras tocaba jazz a la perfección en su piano, compartiendo anécdotas de sus películas y el trabajo que ha realizado con otros actores. Por lo que terminó su presentación con la canción tema de Jurassic Park y se bajó del escenario para tomarse fotos con la gente.

 

 

Otra leyenda que pudimos disfrutar fue la presentación del jazista Roy Ayers, que también a sus casi 80 años sigue dando cátedras en los escenarios.

Nos dio mucho gusto ver de regreso en los escenarios a Charles Bradley & His Extraordinaries! Después de vencer un cáncer que lo hizo cancelar su gira desde el año pasado, el cantante de funk/soul salió a entregarse a su gente sin dejar de agradecer las muestras de cariño que recibió durante su tratamiento. No falta decir que su presentación fue memorable, como siempre.

Poco antes de terminar la noche del sábado fue el turno de Alabama Shakes, que con la voz y sentimiento de Brittany Howard la gente se rindió a sus pies, sin dejar de corear todas las canciones con el grupo.

 

 

Y de plato fuerte para terminar el primer día, nada mas y nada menos que la leyenda viviente, Tom Petty & The Heartbreakers, que literalmente salieron a romper corazones. Una presentación llena de éxitos, rock y emociones. Tom y su grupo de amigos (porque no se les puede decir de otra manera después de tantos años juntos) están celebrando su 40 aniversario con una gira por todo Estados Unidos. Así que aprovecharon la ocasión para tocar algunos de sus hits como “Free Fallin”, “I won’t back down”, “Refugee”, por un aproximado de dos horas dos horas y terminar con broche de oro al ritmo de “American Girl” .

 

 

El Domingo, con una temperatura un poco mas intensa, Lukas Nelson deleitó con su guitarra Gibson a todos los que soportaron estar bajo el sol, ¡nada que un buen rock pueda ayudar a mitigarlo! Los californianos de Fitz and The Tantrums son una de las bandas mas queridas y quedó demostrado con una presentación abarrotada porque su indie-pop logra prende a propios y extraños.

 

 

Los Angelinos de Weezer salieron al escenario de una manera poco inusual, Rivers Cuomo con peluca y paliacate como Axl Rose y Brian Bell con un sombrero idéntico al que usa Slash de Guns N Roses. Esta es otra banda a la que también quieren mucho en  California. Su presentación fue un viaje por todos sus éxitos, cosa que los asistentes disfrutaron y corearon de principio a fin. No cabe duda que The Shins sabe como mantenerse en el gusto de la gente. Con disco nuevo bajo el brazo James Mercer, su vocalista, deleitó a un publico que se plantó desde temprano esperando que salieran al escenario.

 

 

Y ya para terminar el domingo, al grupo que le tocó cerrar el festival fue a Mumford & Sons, liderados por Markus Mumford, que no dejó de agradecer el apoyo que la gente les brinda a pesar de no sacar álbum nuevo en mas de 2 años, porque su gira no ha parado y esto les ha dificultado un poco meterse a grabar en el estudio. Claro que aún así se lucieron con canciones como “Babel”, “Little Lion Man”, “The Cave”, y “I Will Wait”.

 

 

¡No cabe duda que este nuevo festival tiene un potencial enorme! Buena música, buenas instalaciones, buena ubicación y buena comida. Aquí les dejamos una galería de fotos para que las disfruten.