Ahhh -suspiro-, inicio de semana, siempre nos cuesta trabajo agarrar las riendas y dar marcha, pero no tenemos de otra y es por eso buscamos cualquier manera para transformarlo en algo mucho más ameno. Es por ello que hoy en Antitendencias Sonoras

buscamos quitar los malos prejuicios al lunes y al mismo tiempo saciar a los oídos más curiosos de nuestros lectores.

Para quienes han llegado por primera vez a esta sección, aquí recomendamos aquellos proyectos musicales que muestran una estética distinta a la música meramente comercial o popular, y que por ende, difícilmente logramos escuchar a través de los principales medios de difusión como la radio o televisión, pero que gracias al internet los tenemos a tan sólo unos clicks de distancia.

Porque hay que entender que la música es un lenguaje infinito e inagotable, así que limpiémonos bien las orejas, tiremos los prejuicios a un lado y simplemente déjense llevar por lo que la música les haga sentir a primer escucha.

Esta ocasión hablaré de un proyecto casi impronunciable pero verdaderamente mágico, se trata del dúo de Aspidistrafly, quienes logran llevarnos a paisajes sonoros de ensueño y que nos ayudarán a salir del ruidoso y caótico mundo que nos rodea día a día, excelente música para escapar un rato de todo.

 

ASPIDISTRAFLY 2

 

El dúo está cargo de April Lee y Ricks Ang, quienes logran una dualidad bastante interesante en donde por un lado estamos inmersos en paisajes sonoros gracias a grabaciones de campo de distintos lugares como el campo, un parque infantil, la ciudad, etc; y del otro lado estos elementos se mezclan de una manera casi onírica con diversos instrumentos tanto electrónicos como acústicos que son previamente manipulados con distintos efectos.

Por momentos sus canciones tienen una estructura más clásica, en donde a través de una guitarra acústica y la voz de April se logran temas con un estilo un tanto folk-pop, pero de pronto todo el entorno muta y transforma en canciones mucho más ambientales donde los actores principales son las texturas y grabaciones de campo.

 

 

El nombre proviene de una inspiración por el escritor George Orwell, específicamente por su libro Keep The Aspidistra Flying. Y en entrevistas han declarado que su única comitiva es crear un espacio en donde el escucha pueda desconectarse y encontrarse a sí mismo a través de la música.

La inspiración de Aspidistrafly  proviene principalmente de los elementos visuales, a través de su recorrido por diferentes lugares y su registro tanto sonoro como visual. En todos los viajes que realizan siempre llevan una cámara en mano y una grabadora de audio, van captando los elementos que llaman su atención y al final recopilan todo para ir creando su música, es por esta razón que sus lanzamientos -que sólo han salido en formato CD y en una cantidad limitada- se acompañan de una galería de fotos que nos muestran los paisajes que dieron vida a su inspiración.

 

Aspistrafly art

 

Debutaron con su primer álbum I Hold A Wish For You en el 2008 y hasta el 2011 lanzaron su segundo y último álbum A Little Fable, el cual cuenta con una mayor instrumentación con violoncellos y pianos. Por otro lado también se les debe reconocer por la creación del sello independiente Kitchen Label, en donde han perfilado a artistas de Singapore, Macau, Tokyo y Berlin. Un sello bastante interesante para quienes están clavados en la música ambient.

Su carrera es bastante joven, pero con sus dos lanzamientos han dado a conocer un lenguaje con mucha personalidad. Como ellos mismo lo han mencionado, su música es perfecta para desconectarnos de todo y conectarnos con nosotros mismos, así que viajen a través de sus recuerdos con esta bella y sincera recomendación.

 

 

T: @hreveh