Bon Jovi y su lugar entre las 5 bandas más importantes del glam metal

Glam metal. Pop metal. Hair metal.

Ninguno de estos términos le hace muchos favores a la histórica reputación del metal, pero si hay que agradecerle a alguien, ese alguien sería KISS.

La banda conformada por Gene Simmons, Ace Freehly, Peter Criss y Paul Stanley fue la responsable por montar un espectáculo que combinaba fuegos pirotécnicos y trajes ridículos con un rock pesado pero accesible para toda la chaviza que aún no estaba lista para digerir el blues metálico de Led Zeppelin o Black Sabbath. Vamos, ¿para qué necesitas una armadura cuando estás tocando un bajo? Pero la lógica no aplica en estos casos y el look medieval-fantasía fue todo un éxito. Baśicamente, KISS fue el Prometeo que nos trajo “la música del Diablo” a las masas y lo hizo con algo de maquillaje, ganchos popperos y letras fácil de memorizar y diseñadas para que los miembros del KISS Army levantaran sus puños al aire en los coros. Gracias a la tremenda popularidad de KISS, el metal ya había encontrado su lugar en la cultura pop incluso antes de la invasión de mercancía como las figuras de acción, los comics y las loncheras,

Pero regresemos un poco más en el tiempo para rastrear las primeras huellas que en los 80 nos llevarían al glam metal.

Ya en los primeros años del rock progresivo, bandas como Genesis, Jethro Tull y Pink Floyd habían incorporado la teatralidad a sus presentaciones. No era raro ver a Peter Gabriel con una máscara de zorro brincar por el escenario mientras su banda tocaba un rola de 15 minutos. A inicios de los 70, el glam tomó prestado los gestos teatrales del progresivo para brindarle una faceta visual distinta a la música pop. David Bowie dejó atrás su imagen de hippie que no le sirvió de nada para transformarse en Ziggy Stardust, un ser andrógino de otro planeta con un gusto exótico por el vestuario. Roxy Music, Elton John y Marc Bolan siguieron sus pasos y el glam nos demostró que podíamos ver algo más sobre el escenario aparte un tipo tocando la lira.

Existieron otras bandas en distintos géneros que tomaron la vanguardia en el drástico cambio de imagen que ocurría por esos tiempos. Los New York Dolls levantaron cejas por ser una banda punk con maquillaje de mujer, grandes cabelleras y trajes apretados. Los Rolling Stones ya tenían un pie sobre ese mundo, pero fue Aerosmith la banda que mejor supo explotar su sex appeal sobre el escenario para popularizar su estilo particular de hard rock. La banda de shock rock Alice Cooper ya tenía la imagen desde hace tiempo (aunque inclinada hacia al cine de horror), pero vio que podía meter más melodías a sus gritos y guitarrazos, algo que hizo a partir de su álbum de 1971, Love It to Death.

A mediados de los 70, una banda de Nueva York llamada Wicked Lester tomó nota de todos estos elementos, integró bien a su grupo, se pusieron el maquillaje y se cambiaron su nombre a KISS. En 1974 lanzaron su homónimo debut con temas que se convirtieron en clásicos como “Strutter”, “Deuce” y “Black Diamond”. Fue así como el hard rock mostró por primera vez su cara más popular. En blanco y negro.

Ya que esta nota no es sobre la historia de KISS sino sobre las bandas más importantes que salieron de su rebaño, vamos a dar un brinco a 1978 cuando salió a la venta un disco que le dio la vuelta a todo lo que se sabía del hard rock hasta ese momento. Su nombre: Van Halen.

Estas son las 5 bandas más importantes del glam metal.

VAN HALEN

El monstruo del glam metal dio su primer zarpazo cuando Gene Simmons tomó nota de una banda local de Los Ángeles llamada Van Halen. Tras ver su concierto en el club The Starwood en 1977, Simmons financió el primer demo de este grupo conformado por dos hermanos de Holanda, Eddie y Alex, mas un carismático niño rico de nombre David Lee Roth y por último Michael Anthony, un bajista que ya para ese entonces gozaba de bastante experiencia en otras bandas. El demonio de KISS mandó el demo y su recomendación a Mo Ostin y Ted Templeman para que le dieran una oída. Esa carta de recomendación tuvo suficiente peso para que Warner Bros. firmara un contrato con Van Halen y al año siguiente lanzara su homónimo debut.

El primer disco de Van Halen generó tanto impacto que la banda alcanzó la fama gracias a las peticiones del público y las recomendaciones de radio jockeys. Van Halen no tardó mucho en transformar al escéptico en fanático gracias a los gemidos inigualables que salían de la guitarra de un Eddie Van Halen que podía mover sus dedos con tanta destreza y rapidez como las patas de una araña. La facilidad del guitarrista para plasmar sus riffs en todos los lugares correctos era complementada por el sentido del humor y gracia del vocalista. David Lee Roth demostró ser una de las grandes figuras en la nueva corriente de bandas de hard rock que anhelaban con llevar su sonido a un público mucho más amplio, capaz de agotar las entradas de un estadio de fútbol. Para Roth, el escenario era como su jardín de juegos. Después de cinco discos -unos mejores que otros- no había nadie que se atreviera a decirles que ‘no’.

Hasta que llegó el año de 1984, cuando Van Halen se convirtió en la banda de rock más grande del planeta con el estreno del álbum titulado 1984. El disco contó con grandes clásicos como “Jump”, “Panama” y “Hot For Teacher” e incluso metieron sintetizadores por primera vez en su música, una idea que no fue del agrado de todos los integrantes. Aunque la maquinaria de Van Halen le había abierto las puertas a una nueva ola de bandas que buscaban alcanzar el mismo éxito al mezclar el metal con los ganchos popperos, las tensiones internas del grupo amenazaban con ponerle fin a la relación Van Halen-Roth. Las cosas llegaron a su punto de quiebre cuando Van Halen despidió al cantante (las motivos suelen ser distintos dependiendo de a quién le preguntes) y la banda encontró su reemplazo en Sammy Hagar, exvocalista de Montrose. Todavía con Hagar, Eddie y los demás pudieron conservar por muchos años más ese poder que los distinguía, aunque se empezaba a notar poco a poco la pérdida de brillo.

DEF LEPPARD

La historia de Def Leppard es bastante complicada, llena de capítulos trágicos y grandes triunfos… hasta se hizo una película al respecto. Lo que si quedó registrado en la historia fue que no había banda más grande en el mundo cuando Def Leppard lanzó Hysteria en 1987. Este excelente disco atascado de power ballads generó éxitos como “Love Bites”, “Pour Some Sugar on Me” y el tema titular. Ni siquiera Guns ‘N’ Roses pudo hacerle competencia por un tiempo a estos leopardos británicos.

Bien se dice que un género musical nace en Estados Unidos pero se perfecciona en el Reino Unido, y eso fue lo que hizo Def Leppard con el pop-metal· La banda de Sheffield se desprendió de un movimiento setentero bautizado como la Nueva Ola del Heavy Metal Británico. Atraído por los sonidos del glam rock de Mott the Hoople y T.Rex, el quinteto le bajó la intensidad a los guitarrazos para enfocarse más en la búsqueda de melodías. Su primer gran éxito llegó en 1983 con Pyromania, el cual capturó la atención del público en ambos lados del Atlántico. Después de eso, el nombre de Def Leppard se volvió sinónimo de Pop-Metal por su talento para escribir canciones románticas con ganchos metaleros, armonías vocales y claro, la imagen fotogénica de sus integrantes era un plus.

MÖTLEY CRÜE

Vamos de regreso a Los Ángeles para repasar la historia de una banda que hacía ver a Def Leppard como Boy Scouts. Ellos se hacían llamar Mötley Crüe, una banda cuya música era opacada por su reputación hedonística y sus historias de libertinaje. Lo más increíble de todo es que los cuatro integrantes que conforman la clásica alineación siguen vivos La popularidad de la banda conformada por Nikki Sixx, Vince Neil, Tommy Lee y Mick Mars a finales de los 80 eventualmente terminó por acuñar el término hair metal, una referencia despectiva que empezó a circular en los primeros años del grunge para burlarse de todas estas bandas de la radio que le dedicaban más cuidados a su pelo que a la música. Sin embargo, Mötley Crüe ha logrado salvar su reputación gracias a una nueva generación de fans que ya no se fija tanto en los chismes de aquellos tiempos sino en los discos que dejaron atrás. Resulta que su música era muy disfrutable después de todo; como un escape de la seriedad que amenaza con ahogar las escenas musicales de la actualidad. ¿Qué banda popular de hoy puede escribir una canción con tanto exceso de testosterona y tanto descaro inmaduro como “Girls, Girls, Girls?”

POISON

Y bien, llegamos a Poison, la banda que apenas alcanzó a colgarse del vagón del glam metal con un par de discos que de cualquier forma fue suficiente para convertirlo en uno de los grupos más populares de la década, apenas rebasado en ventas por Def Leppard y Bon Jovi. Aunque Mötley Crüe puso el hair metal en el radar del pop, fue Poison la banda que terminó por popularizar el subgénero, llevándolo hasta las últimas consecuencias a inicios de los 90. Su atractivo consistió en copiar la imagen de los New York Dolls y adaptarla a la nueva era de MTV cuando el video musical era el formato que terminaba por decidir el éxito popular de un artista. Liderada por Bret Michaels -futura estrella de los programas de reality de VH-1- Poison tuvo algunos hits que hasta la fecha son recordados como “Unskinny Bop”, “Nothin’ But a Good Time” y la balada “Every Rose Has Its Thorn”, tema que a- falta de encendedor- nos compela a levantar nuestros celulares prendidos.

BON JOVI

Por último vamos a echarle un vistazo a Bon Jovi, no porque sea la banda menos importante de las cinco mencionadas, sino para darle un énfasis especial por el concierto que se llevará a cabo mañana en el Foro Sol.

Aunque las otras cuatro bandas de acá arriba han logrado subsistir de una manera u otra, cuando la gran mayoría de grupos pop-metaleros se han retirado de los escenarios y los estudios, Bon Jovi es la única banda que pudo revivir su carrera. Y no lo hizo gracias a un compilación de grandes éxitos o un programa de reality o de concursos sino a través de un disco de material nuevo que tuvo su estreno en 2000. El disco tuvo por nombre Crush (y su álbum de 1995, These Days, tampoco está malo). Quizás Bon Jovi no ha vuelto a tener otro hit tan pegador como “It’s My Life”, pero ese logro ha sido suficiente para inyectarle nueva vida por un par de décadas más.

Bon Jovi tuvo en su favor los ingrediente que requería cualquier banda de aquella época para pegar en los años popperos del hard rock. Un cantante carismático y con buen look: Nada pega más con las fans que el poster de un vocalista adolorido, con una sonrisa fácil, un talento para escribir canciones popperas y un buen rango vocal. El guitarrista virtuoso: Richie Sambora era el encargado de tomar ese rol ya que alguien tiene que poner los riffs metaleros para que la gente no piense que están escuchando Wham. Y mucho cabello. Eso es muy importante. También las palancas: En los años en que los artistas carecían de YouTube y Soundcloud, la manera más rápida para que una disquera te prestara atención era a través de alguien dentro de la industria. Jon Bon Jovi tuvo la fortuna de que su tío era propietario de un estudio en Nueva Jersey donde grababa demos con integrantes de la E Street Band.

Después de probar suerte con un par de discos que fueron bien recibidos, Bon Jovi dio el paso al estrellato con su tercer álbum, Slippery When Wet, estrenado en 1986. Con temas como “You Give Love a Bad Name”, “Livin’ on a Prayer” y “Wanted Dead or Alive”, Bon Jovi se volvió omnipresente tanto en la radio como en MTV (¿alguien se acuerda del video donde salen volando por encima del público?). Con el lanzamiento de New Jersey, Bon Jovi tuvo suficiente material que garantizaba su relevancia por varios años, incluso durante la invasión del rock alternativo. Bon Jovi supo adaptarse para apelar a los gustos de la gente que creció con sus discos de los 80 al modificar su sonido ligeramente para caer dentro de un género bautizado por la radio comercial como “Adult Alternative” o “Adult Contemporary”. En nuestra opinión, hair metal suena mejor que alternativo para adultos, pero Bon Jovi tuvo que tomar esos pasos para seguir en los oídos del mayor número de personas. En el año 2000, la plataforma estaba lista y Bon Jovi tomó un riesgo que pagó dividendos.

Otros artículos en la serie:
Arctic Monkeys y su lugar entre las 5 bandas más importantes del indie rock británico
Soundgarden y su lugar entre las 5 bandas más importantes del grunge
Mono y su lugar entre las 5 bandas más importantes del post-rock

Texto: @ShyTurista