Lo bueno y lo malo: Así se vivió la edición 16 de MUTEK MX 2019

La semana de Mutek Mx es una de las más esperadas del año para un pequeño pero selectivo grupo de amantes del arte abrazado por la tecnología. Desde proyecciones asombrosas como la de A/V 1, instalaciones de arte digital que te hacen preguntar el concepto de realidad, dos días de celebración en Fábrica, el espacio en el que se lleva a cabo el corazón del festival, y los finales especiales con las actividades de A/V 2.

El viernes 22 vio el inicio de las actividades de Nocturne que prometían una noche llena de arte digital y presentaciones personales para todos los asistentes que llegaban directo de la chamba. Los tempraneros tuvieron la fortuna de poder ver en punto de las 9:25 a Murcof & Jimmy Lakatos presentando Radiance, una de los mejores actos que dejó la primera noche de Fábrica. Murcof, el miembro fundador del Colectivo Nortec apoyado por los alucinantes visuales de Jimmy Lakatos pusieron a los pocos pero animados espectadores en una especie de vortex surreal que dieron paso a los primeros aplausos y gritos de ovación.

Instagram @mutekmx

Las actividades de Nocturne son un espacio que crea Mutek con una propuesta que no se ve en el típico festival. Fábrica es un espacio que se balancea entre el concepto de museo y fiesta por igual. Las instalaciones de este año como la de Brian Eno y la de Refik Anadol eran de lo que más prometía para esa mente inquieta que le gusta cuestionar la realidad. Sin embargo, otras presentaciones están hechas para limpiar la mente y no hacer nada más que poner a mover el cuerpo al los ritmos electrónicos más vanguardistas. Uno de ellos, sin duda fue el mexicano NRMN abriendo las actividades de la pequeña Sala C. Con una electrónica experimental estilo house, hizo que un pequeño grupo de fiesteros se empezaran a animar en las primeras horas de Nocturne 1.

El momento perfecto para visitar la exposición de Brian Eno, había llegado. Justo cuando aún no había mucha gente y la experiencia pudiera ser más personal. A contra esquina del escenario principal, una pequeña sala se encontraba llamando la atención de algunos asistentes. Honestamente las expectativas de esta instalación no eran para nada bajas, y con justa razón, se trataba de Brian Eno, uno de los artistas más influyentes en la música electrónica y el arte digital de los últimos tiempos. Sin embargo, fue de lo más decepcionante. La razón: no era el espacio adecuado para la obra.

La obra prometía una experiencia inmersiva la cual nunca llegó. Una pequeña pantalla recargada al fondo de una sala proyectando la obra de Eno y unos audífonos incómodos proyectando Generative Music interrumpidos por el sonido del escenario principal, tristemente se quedaron en solo eso. Aparatos que no lograron su objetivo.

Instagram @mutekmx

La noche del viernes continuó desarrollándose con increíbles presentaciones como la de 404.zero, quienes combinaron sus paisajes sonoros con las psicodelia visual de una manera bastante fina y las de  Fennesz, que con su guitarra crea lugares que solo pueden vivir en la mente de alguien que no es de este planeta.  Caterina Barbieri continuó para hacer de la noche algo especial para todos los amantes del arte experimental.

Nocturne 2 apareció el sábado para prometer una noche de más fiesta con el live set de improvisación de seis horas por parte del colectivo  de Circle Of Live. El talento mexicano increíblemente fue de lo más apoyado este año por el público de Mutek, desgraciadamente, esto no fue así por parte de los organizadores en la presentación inicial del músico y productor Rodrigo Martínez y el artista visual y de video Guillermo Olivera.

En un acto de desconsideración, lo alinearon a las 7 de la noche para empezar las actividades de la sala b y de la noche, pero a esa misma hora, las puertas del evento estaban cerradas. Familiares, amigos y tempraneros se preguntaban a las afueras por qué no podían entrar a apoyarlo cuando claramente su presentación ya había empezado. 15 largos minutos de frustración terminaron con abrir las puertas casi a empujones y correr para poder ver los últimos 7 minutos de su acto. Simplemente algo que nunca habíamos visto antes: poner a tocar al talento sin abrir puertas del festival. 

Después de ese trago amargo, que no debería suceder en ningún festival y mucho menos en una dieciseisava edición, las cosas empezaron a mejorar poco a poco. Los mexicanos que conforman VOID se mega rifaron un set lleno de paisajes naturales distorsionados en los visuales y dimensiones sonoras surreales para crear una lucha constante de lo real vs lo irreal. Daito Manabe & Kamitani Lab dieron el último espacio contemplativo antes del set de Circle Of Live.

A las 11pm, los productores Dorisburg, Frank Wiedemann, Mathew Jonson y Sebastian Mullaert se dieron cita para apañarse la Sala A con su set de improvisación que pareció todo menos eso. Sus ritmos bien armados llenos de buen techno llenaron de baile a la fábrica durante muy buenas horas. A pesar de que las actividades de Nocturne fueron buenas, es necesario decir que quedaron a deber.

Foto por Frank Hoensch/Redferns

Para cerrar las actividades de la semana, llegó el acto más esperado de todos: Apparat Live para A/V 2. El domingo, muchos cuerpos cansados y desvelados por las actividades del fin de semana se dieron cita en el Auditorio Blackberry para ver el regreso de  de Sascha Ring a a ciudad de México. Después de una muy íntima e interesante presentación de Kelly Morán con su Grand Piano, Apparat alucinó y envolvió la mente de cientos de asistentes con su obra musical.

Desde la primera rola fueron completamente delirantes. Con un espectacular juego de luces apoyando a la psicodelia que se desbordaba por las bocinas, Apparat le regalo una noche inolvidable a todos sus fanáticos. De esto sí tenemos que decir, que la dieciseisava edición del Festival Mutek Mx no pudo terminar de una mejor manera. Simplemente no pudo.