Aunque usted no lo crea: Chabelo iba a ser baterista de jazz… pero lo catafixeó por la televisión

Un 17 de febrero pero de 1935 después del Big Bang nació el querido e inmortal  Xavier López, mejor conocido por todos como Chabelo. Es muy probable que todo la chaviza mexicana se acuerde de este niñote por el programa de En Familia con Chabelo, por la catafixia, las avalanchas y demás concursos, pero alrededor de él hay un montón de historias que quizá no conocías y no, no hablamos de que él fue el primer habitante de este planeta. A lo largo de los años el actor y presentador le ha dejado saber al mundo cuáles son algunas de sus pasiones y una de ellas es la música. 

Lo que quizá no sabían es que Chabelo en algún punto de su vida quiso convertirse en baterista de jazz. Sí, esto no es ninguna broma para aumentar su leyenda, es simplemente la realidad. Resulta que cuando él todavía era un joven buscando su verdadera misión y la profesión se encontró con un tal Tino Contreras, un músico –y que a la larga– se convertiría en uno de los principales precursores del jazz en México durante la década de los 50.

tino-contreras-jazz-chabelo

Foto: Miramontess

¿Cómo fue que se encontraron? Bueno, pues esto lo contó el mismísimo músico en su libro: Mi gran amor el jazz: Vida y obra del jazzista de México. En él narra que se encontró con Chabelo gracias a una mujer en común, Rosa María Gallardo –mejor conocida como Rosita– quien era mejor amiga de Angelita Castany, la primera esposa del actor. Fue en el Riguz Bar de la Ciudad de México donde ambos hicieron click y el inmortal le pidió que le enseñara a tocar la batería, motivado por ver a Tino tocando con precisión su pequeño kit.

Desde las primeras clases que Tino le dio a Chabelo –y con la disciplina que le había dado estar en el Ejército de los Estados Unidos–, el joven Xavier comenzó a destacar y a hacerse de una reputación en el mundo del jazz de la capital. Según cuenta el señor Contreras, Chabelo tenía una obsesión con el instrumento: “Chabelo le metía muy duro a los ejercicios de alta técnica que yo le ponía en sus prácticas. Se curaba en salud subiendo hasta el stand de mi grupo para echar una paloma con nosotros”.

La agilidad y precisión del buen Chabelo era tanta que incluso estaba considerando dedicarse por completo a la bataca, y no era tan descabellada esta idea. La entonces esposa del actor le preguntaba frecuentemente a Tino Contreras si creía que un día el buen Xavier López sería un gran baterista, y él por supuesto le dijo que sí porque le ponía mucho empeño y devoción a la hora de sentarse detrás del bombo, dos cualidades que para Tino eran necesarias e imprescindibles.

Pero así como lo sabemos, la vida de mil vueltas y al final el buen Chabelo terminó siendo una figura de la televisión mexicana abandonando el sueño de ser uno de los mejores bateristas de jazz de nuestro país. Afortunadamente no ha dejado de tocar y de vez en cuando le demuestra al mundo las habilidades que tiene, justo cuando terminó el programa de En Familia se le ocurrió la idea de dedicarse a la música, para ser exactos a cantar boleros junto a los hermanos Castro y darle de vez en cuando unos tamborazos a la bataca, pero al parecer ese plan se quedó en espera.

Chabelo-historia-jazz-1

Foto: Getty

No cabe duda de que Chabelo es todo un estuche de monerías y que con el paso de los años seguiremos conociendo facetas de su vida totalmente nuevas, como cuando creó el mundo…