Cuando Sam Smith empezó a llamar la atención del público con su voz de oro, no fueron pocos los medios que lo señalaban como el nuevo Adele. Un año después, parece que ese fenómeno mediático se está reproduciendo de nuevo alrededor de la figura de Troye Sivan

, un artista australiano con fuertes raíces en el blue-eyed soul de Smith, aunque más anclado en los arreglos electrónicos con fuertes bajos, como el estilo de música que caracteriza a Lorde.

“La primera vez que pensé que quería ser un cantante fue probablemente cuando tenía 5 años o algo así, o tal vez era más joven,” nos dice Troye Sivan en una entrevista telefónica para Sopitas.com. “Yo solía brincar por todos lados y cantarle a mi familia y así desde muy joven. Creo que siempre ha sido una meta personal.” Sivan no solo es un vocalista admirable, también se ha desempeñado en el cine desde muy pequeño. Su primer papel importante fue como un joven Logan en la película X-Men Origins: Wolverine, y más tarde en la película sudrafricana, Spud.

 

Esa trayectoria en cine y música desde niño nos remite también a Olly Alexander, integrante de Years & Years, y actor de películas como God Help the Girl. Ambos artistas también representan los nuevos rostros en el mundo del espectáculo para la comunidad gay. Es increíble pensar que Sivan nunca tomó en cuenta dedicar su vida a otra profesión fuera del escenario. “Eso es lo terrorífico, que en realidad nunca pensé en hacer otra cosa aparte de esto. Lo único que me viene a la mente que podría ser es un diseñador gráfico. Simplemente me encanta tanto lo que hago que nunca he pensado en hacer otra cosa y me siento muy afortunado de desempeñarme en esto.”

No es por restarle méritos a Olly Alexander pero Troye Sivan es un mejor cantante (aunque no supera en rango al impresionante Sam smith). Le preguntamos cómo aprendió a desarrollar su talento. “Al principio fue algo que se me hizo natural, y luego comencé a tomar lecciones de canto cuando cumplí 8 años y dejé eso al llegar a los 15, por ahí. El resto ha sido por auto-aprendizaje.” Y con todas las presiones sobre artistas en la actualidad, ¿cómo le hace para conservar su voz? “Antes de cualquier ensayo o sesión haré unos calentamientos vocales. Y mientras estoy cantando simplemente vigilo lo que como, por ejemplo productos lacteos, porque eso puede arruinar mi voz.”

Hace un par de días, Troye Sivan anunció en el programa de Zane Lowe por Beats 1 el próximo lanzamiento de su álbum debut. Bajo el título de Blue Neighbourhood, el disco sale a la venta el 4 de diciembre, precedido por un par de EPs como TRYXE, o el más reciente, WILD. “Lo único que se mantiene como una constante es que me encanta sentirme relajado,” nos dice el músico sobre su estilo de composición. “Me gusta mucho escribir con mis amigos, la comida, la bebida, tomar descansos, no quiere decir que sea flojo, pero llega un punto en el día cuando me paro y digo, Muy bien, logramos escribir un verso, ahora vamos a comer. Mientras estoy relajado me doy cuenta que puedo ser más creativo.”

El panorama pinta bien para el polifacético australiano. Su estrella como icono adolescente está por terminar su transición a una esfera más profesional, pero es de notar que en sus entrevistas se mantiene humilde y, como dice él, relajado. Cita como influencias a Michael Jackson, Frank Ocean, Lorde, y Haim, al igual que a las grandes leyendas del soul como Ella Fitzgerald, Billie Holiday, y Nina Simone, pero su máxima inspiración fue Amy Winehouse.

“De hecho, no recuerdo exactamente dónde estaba. Me acuerda de la fecha, por julio, pero no me acuerdo donde estaba,” nos cuenta Troye sobre el día que se enteró del fallecimiento de Amy. “Solo recuerdo sentirme devastado. Creo que fue “Rehab” la que escuché por primera vez en la radio, y luego fui a buscar todos sus videos en YouTube. Fue una obsesión para mi, entonces ya te imaginarás.”

T: @ShyTurista