Como los grandes: Corey Taylor se lesiona el pie antes de un show… y aún así lo terminó

Sin duda hemos visto un montón de músicos que a pesar de los inconvenientes han logrado terminar de dar sus respectivos shows. El caso más conocido por todos es el de Dave Grohl, quien después de caer del escenario volvió para acabar su presentación, más tarde armaría un trono rockero con el que salió de tour y que más tarde le prestaría a Axl Rose para dar los primeros shows de su gira de reunión. Aunque agradecemos mucho ese esfuerzo extra, ninguno de ellos se ha rifado como lo hizo Corey Taylor.

Resulta que Slipknot terminó la gira europea de su más reciente disco, We Are Not Your Kind con un mega conciertazo en el Hartwall Areena en Helsinki, Finlandia. Justo antes de salir a aventarse sus mejores guturales y cuando ya iba en camino al escenario, Corey tuvo un pequeño accidente, pues uno de los tanques de oxígeno que tenían por ahí cayó sobre el pie de Taylor, lo que llevó al vocalista a creer inicialmente que se había roto al menos uno de los huesos.

Al ver que ya estaba toda la gente esperando el concierto, Corey no lo pensó mucho y sin importarle lo que había pasado salió a cantar no sin antes contarle a sus fans lo que le había pasado:

“Estoy bastante seguro de que tengo huesos rotos en el pie, pero no hay manera de que no demos este maldito show, sólo quería que lo supieran. Puede que tenga que cojear y luchar durante todo el concierto pero les voy a dar todo lo que tengo“. 

Después de este pequeño discurso y a pesar del accidente que no lo dejaba moverse como usualmente lo hace, Corey Taylor cumplió su palabra y cantó un set de 17 rolas, algo que muy pocos harían considerando el grave accidente que sufrió antes del concierto. Más tarde la esposa del vocalista, Alicia, dijo que por fortuna Corey no había sufrido de una fractura y reconoció el enorme esfuerzo que hizo su marido para seguir con el show: “Sí, le dolió, es como un pavo congelado cayendo sobre tu pie. Pero él se impulsó como la bestia que es, lo congeló, y estaba bien al día siguiente, sólo adolorido”.