Puras buenas noticias con Foo Fighters. Ayer, 19 de agosto, salió la noticia de que la banda liderada por Dave Grohl, está a punto de grabar su próximo disco de estudio, el cual se registra como el décimo de su carrera. Lo último “nuevo” que habíamos escuchado de los Foo, fue el disco Concrete and Gold de 2017. 

Taylor Hawkins, baterista de Foo Fighters, aseguró que el álbum no llegará pronto ni tiene forma, pero la idea ya está en el aire y navega la mente de Grohl: “Bueno, por lo que he oído de nuestro intrépido líder Dave Grohl, tiene un montón de demos en los que ha trabajado y creo que empezaremos una vez que esta gira haya terminado”. Algunos medios calculan que el disco saldrá en 2020. 

Los Foo Fighters se encuentran de gira por Reino Unido, y anoche (el mismo 19), visitaron Belfast, la capital de Irlanda del Norte para dar un enorme concierto con sus seguidores como parte del Vital Festival en los Boucher Road Playing Fields. Fue durante esta presentación que ocurrió el sueño de cualquier fan: subir al escenario con tu banda favorita. 

Grohl, mientras tocaba la guitarra y cantaba, vio a un pequeño niño entre la multitud, por lo que lo invitó al escenario. Taylor, de cinco años, estaba en su primer concierto (no sólo de los Foo, sino de la vida) cuando Grohl lo eligió para subir a bailar durante la canción “All My Life” del disco One By One de 2002. “Muy bien, niño, veamos esos movimientos”, dijo Grohl a Taylor, quien usaba unos audífonos protectores de ruido.

Lo hemos dicho en varias ocasiones, Foo Fighters es una de las bandas más queridas en la actualidad, ni qué decir de Dave Grohl, un verdadero rockstar que se ha ganado un lugar especial en el corazón de la gente, sea fan de la banda o no. Ambos suelen acercarse a sus fanáticos de distintas formas. El pasado 14 de agosto, Grohl invitó al escenario a un seguidor en silla de ruedas durante su presentación en el Sziget Festival en Hungría. Junto a este fan, subió a una chica que aventó burbujas de jabón durante todo el concierto. 

Hay todo un recuento de las veces que Grohl sube al escenario a sus más fieles seguidores, otorgándoles una experiencia única como cuando subió a un niño guitarrista que pidió tocar “Enter Sandman” de Metallica; o el niño ciego que subió con toda su familia; el fan que tenía la cara pintada como Kiss; y hasta John Travolta. Sin duda, es toda una tradición de los Foo. 

El próximo en subirse al escenario, con seguridad, será el bebé que hizo la señal del rock (sí, los cuernitos rockeros) en un ultrasonido… 😅 Gracias, Dave, por regalarle a Taylor un momento que nunca olvidará y que moldeará su vida musical para siempre. 

Si subieras al escenario con Foo Fighters, ¿qué canción te gustaría que tocaran?