Foto: Especial

David Guetta y Madeon cerraron de la manera más épica el EDC México 2020

EDC México insiste una y otra vez que los headliners son los asistentes, y después de ver lo ocurrido en el tercer día de festival, tuvimos muchas pruebas que nos dejan en claro por qué esto es cierto.

Al ser domingo, la gente se movió al Autódromo Hermanos Rodríguez un poco más tarde que los días anteriores, pero poco a poco veíamos ánimos renovados, las estaciones de cerveza abarrotadas y varios asistentes bailando y enfiestando como si el lunes fuera feriado (spoiler: lamentablemente no lo fue).

edc-mexico-2020

Foto: Jose Murga

Como si el clima nos hubiera escuchado, nos dio una tarde nublada, y eso nos ayudó mucho a seguir sin importar que ya traíamos dos días de baile y fiesta encima. Por la tarde, Ekali se subió al Kinetic Field para presentar un set denso de dubstep con visuales literalmente en fuego, con incendios de árboles y coches, lo que fue a la perfección con su estilo de mezclar intensamente canciones como “Innerbloom” de RÜFÜS DU SOL y “Lights” de Ellie Goulding.

En el Circuit Grounds, Big Wild quedó a la perfección para un domingo sin bajón, usando música alegre y tocando directamente teclados, batería electrónica, bongos y cantando. Este set digerible fue un respiro entre muchos sets atascados, mostrando visuales psicodélicos, lo que nos servía al público para bailar tranquilamente, esperando sets más intensos hacia la noche.

TOKiMONSTA trajo todo el sonido de Los Ángeles en su set, con una mezcla fina de colores pastel, voces etéreas, moombathon y hiphop. Destacó la infaltable “The Next Episode” de Snoop Dogg y Dr. Dre, y hasta Missy Elliot, su atención a la producción y no reventar de plano en el dubstep fue de lo que más agradó de la angelina.

Sin miedo, los fans mexicanos seguían entrando al festival, y poco a poco conectaban la fiesta de los dos días previos, ya que, para las ocho de la noche, cuando el bass house de Wax Motif tomó el Stereo Bloom, el escenario estaba a reventar de gente que simplemente no podía quedarse quieta, con la necesidad de bailar hasta donde el cuerpo lo permitiera.

Al otro lado, Jauz comenzó un set para reavivar a quienes ya no pudieran más, y es que poner “Better off alone” de Alice DJ, “Heads Will Roll” de Yeah Yeah Yeahs y “Work” de Rihanna al hilo, es la medicina para quien no se sienta listo para bailar. El dubstep del futuro con sonidos de pistolas lásers, convirtió el Kinetic Field en una nave nodriza que repetía secuencias de autodestrucción, gran manejo del inmenso escenario principal.

El Neon Garden era la apuesta asegura de quienes necesitaban seguir escuchando beats rápidos para desquitar lo último de energía. Un set obscuro de Enrico Sangiuliano nos hizo prepararnos para un o de los mejores shows de EDC México: Jooris Vorn. El holandés abrió con iluminación refrescante y clara que nos permitiera prepararnos para los beats finos que iba a lanzar.

edc-mexico-2020

Foto: Doug Van Sant

Este maestro del techno nos guió a seguir ciertas melodías, para atacar desde un punto ciego con algo más pesado, y no es queja, porque cuando te descuidas, la sorpresa resulta mayor. Su lectura de la gente y el escenario funcionando al máximo fue un recuerdo impresionante que tenemos del EDC de este año.

El dúo Louis The Child en formato cara a cara, comenzó su set con un hit tras otro, y visuales hipnotizantes que llevaban a viajes por ubicaciones completas. De lo mejor fue su homenaje a Miike Snow, pero debemos decirles que nos entristeció que instalaran demasiados instrumentos y usaran unos cuantos, y no en todas las canciones, por lo que verlos en live set es medio innecesario. Diciéndolo en otras palabras… fue un poco notorio que traían un set pregrabado en su totalidad, o al menos así pareció.

La decisión de ver a Madeon o a David Guetta no era fácil, pero ambos franceses atrajeron a su nicho. El más veterano, de 52 años, estaba desatado, ya que abrió nada más con “bulletproof2, y el público mexicano dejó lo último de sus gargantas ahí porque es impensable no cantar ese coro.

En un recuento de sus influencias, Guetta tocó rolas de Chemical Brothers (una mezclada con Nirvana) y remixes fuertes de Daft Punk en más de una ocasión, lo que era necesario en un festival que no se podría concebir sin los decanos. Canción tras canción, no podíamos pedir más de Guetta, quien lanzó “Pursuit of Happiness”, “Sexy Bitch” y “Make It To Heaven”, ante un público rendido que parecía no querer irse a sus casas.

Finalmente, el flashback a los inicios de los dos miles nos lo regaló de una forma genial, ya que sin importar que el track fuera “I’ve Got A Feeling” de Black Eyed Peas, el francés lograba reventar a un acid house obscuro que nos hizo brincar como el primer acto del primer día.

Por otro lado, el ‘golden boy’ de la música electrónica, Madeon, hizo lo suyo en el Circuit Ground y la gente enloqueció. A tal punto, que el joven productor francés casi se le salen las lágrimas de la emoción cada vez que daba las gracias. Imaginen, al final lo despidieron con un “oeee oeee oeee Madeoooon, Madeoooon”, casi lo hacemos llorar, oigan.

Su set fue una delicia, se instalaron más de 60 luces solo para él y su acto fue la manera perfecta para cerrar el EDC México 2020 en su escenario. Canciones como “You’re On”, “Icarus”, “Technicolor”, “Shelter”, fueron coreadas por todos los fans… y es que sí fue impresionante ver la cantidad de fanbase que tiene el francés. Un show sólido, totalmente en vivo, cantando, tocando, haciendo de todo. Al final, se fue prometiendo que regresará pronto… ojalá que sí.