Ninja tiene 44 años, Yolandi 34, pero arriba del escenario parecería que no llegan ni al segundo piso, y es que la energía y vitalidad que emanan en cada presentación realmente es de otro mundo. Al menos eso quedó más que claro en su concierto en el Festival Catrina 2018, donde demostraron lo importante que es para los músicos tener una excelente condición física. Corriendo de un lado a otro, saltando, bailando, vaya… era como ver un entrenamiento físico de un deportista de alto rendimiento, y lo más increíble es que en ningún momento Die Antwoord lució cansado o agitado ni por un segundo.

Esa entrega y energía, no cualquiera, de verdad. Ese respeto a un público tan exigente como el mexicano, se hizo notar. Y más allá del respeto, se sabe que Ninja y Yolandi le tienen un cariño especial a nuestro país, tan es así que estuvieron rondando este fin de semana por las calles de Cholula. 

 

View this post on Instagram

 

That 1 time in mexico #Harvey #Vi$Rot #Ninji #FoKRot 📸HiTek5000

A post shared by Die Antwoord (@dieantwoord) on

Die Antwoord

Foto: Instagram

Die Antwoord salió al escenario Catrina en punto de las 11:30 de la noche, DJ Hi-Tek detrás de la tornamesa empezaba a preparar a la gente para una noche inolvidable; acto siguiente, Ninja sale al escenario portando una máscara roja con el número 27 (haciendo alusión a su nueva producción), para así, arrancar macizo con “Pitbull Terrier”. Cabe mencionar que no se quitó la máscara en toda la noche.

Hola, Pueblaaaaa”, y “hola, pendejoooos”, dijo Ninja bastante emocionado después de comenzar el concierto, para que después saliera Yolandi al escenario y la gritadera se pusiera a tope. Esta dupla es una joya, saben perfecto cómo acoplarse y cuándo dar espacio el uno al otro… Yolandi se puede dar el lujo de bajarle los pantalones a Ninja encima del escenario y no pasa nada, parte del show. Por cierto, eso sí pasó.

Die Antwoord

Foto: Stephania Carmona

La escenografía y producción de su show era bastante sencilla pero de primer nivel. El glitch en las pantallas de repetición le daban un toque bastante interesante, y sobre el escenario, habían unas lonas que Ninja iba graffiteando conforme el concierto avanzaba. Pero algo de lo que realmente debemos hablar, es de sus bailarinas… qué inmenso talento y qué manera de entregarse a la audiencia. En más de una ocasión, este par de bailarinas le robaron el show al dueto sudafricano.

Y para corresponder, el público también estuvo a la altura, saltando y cantando de principio a fin para hacer de este concierto una fiestota. Y claro, Ninja debía tomar cartas en el asunto y corresponderle a su público, así que se echó su buen crowd surfing… aunque por ratos parecía arrepentirse porque la gente como que nomás no lo quería regresar al escenario y tuvo que repetir varias veces con señas, que lo llevaran hacia la tarima. Hasta a Yolandi le comenzaba a ganar la risa… JA!

No faltaron clásicos como “Banana Brain”, “Baby’s On Fire”, “Ugly Boy”, “I Fink U Freeky”, y demás éxitos; en esta última llegó el encore, pues la gente no se movió ni un centímentro, así que los Die Antwoord regresaron al escenario para despedirse con “Enter the Ninja”. De verdad fue un show redondo y bastante recíproco en nivel de entrega de la gente y del artista, y sin duda alguna fue una de las mejores presentaciones en el Festival Catrina 2018.

Galería

Die Antwoord

Foto: Stephania Carmona

Die Antwoord

Foto: Stephania Carmona

Die Antwoord

Foto: Stephania Carmona