Cuando Donald Trump, presidente de Estados Unidos, intenta “burlarse” de alguien, no se trata de un intento de humillación, sino de una llamada de atención porque el líder de la nación más poderosa del mundo, se ha tomado la molestia de referirse a un sujeto ajeno. Además, sabemos perfectamente que siempre lo hace con aspectos superficiales como el físico y la sexualidad, con las ideologías políticas, o incluso la vida sentimental (lo decimos por el escándalo que armó entre Kristen Stewart y Robert Pattinson).

Esto es precisamente lo que sucedió la noche del jueves 10 de octubre cuando Trump durante un mitin celebrado en Minneapolis, Minnesota, después de una pelea de campaña entre el presidente republicano y Jacob Frey, el alcalde demócrata de Minneapolis. Primero, Donald Trump utilizó como canción de entrada “Purple Rain” de Prince, el cantante más popular de este estado que se ha convertido en una especie de himno para la población.

A pesar de que hubo peticiones para que no utilizara la canción, Trump hizo caso omiso de esto, levantando el enojo de varios usuarios de redes sociales. Luego, comenzó a hablar ante su público, haciendo referencia a la campaña de 2016 de Hillary Clinton como parte del Partido Demócrata. Fue aquí que entró el nombre de Beyoncé, su esposo JAY-Z y Bruce Springsteen.

No necesité a Beyoncé ni a JAY-Z. No necesite al pequeño de Bruce Springsteen“, haciendo énfasis en el “pequeño”. Dijo que el músico, conocido como “The Boss”, “sólo tocó dos canciones durante en evento de Clinton y luego se fue… y todos se fueron con él. Y Clinton siguió hablando frente a la misma audiencia mediocre. Es lo más loco que he visto en mi vida“, se pronunció de esta forma de acuerdo con algunos medios como Variety.

Beyoncé es conocida por haber apoyado las iniciativas de Barack Obama durante sus dos gestiones como presidente de Estados Unidos, el primer afroamericano en llegar a ser el líder de este país. Por ende, no fue de sorprenderse que durante las campañas presidenciales de 2016, Beyoncé apoyara a Hillary Clinton, quien pertenece al Partido Demócrata y quien parecía llevar la delantera frente a su discurso sobre migración, entre otras cosas.

Bruce Springsteen no es precisamente un seguidor de Trump. En 2018, realizó una entrevista para Esquire en la que habló sobre el presidente: “Trump no tiene ningún interés en unir al país, en verdad, y en realidad lo que quiere es lo opuesto y dividirnos, cosa que logra la mayor parte del tiempo. Eso es simplemente un crimen contra la humanidad hasta donde sé“.

Algunos usuarios de redes sociales reaccionaron ante lo que consideran un “insulto” para los tres músicos, quienes lideran su género y su industria. Beyoncé y JAY-Z representan uno de los matrimonios más poderosos de la industria de la música mientras Springsteen es un músico legendario dentro del rock.