Foto: Getty Images

“‘Dreamland’ se trata de desangrarse en la música”: Una entrevista con Glass Animals

Hace exactamente dos años, Joe Seaward, el baterista de Glass Animals, sufrió un terrible accidente de bicicleta en Dublín. Luchando por su vida, con una fractura de cráneo, tuvo que someterse a una neurocirugía y esperar por lo mejor. Los pronósticos eran reservados. Para su viejo amigo y líder de la banda, Dave Bayley, este episodio fue una lucha de optimismo y sombras que lo hacían pensar en lo peor.

A lado de Joe, en la cama del hospital, los recuerdos empezaron a brotar en la mente de Bayley como nunca antes. Así fue durante unos meses. Estos recuerdos que se expanden hasta el primero de toda su vida, son lo que que inspiraron el nuevo álbum de Glass Animals, Dreamland.

Glass Animals

Dave Bayley de Glass Animals. Foto: Josh Brasted/Getty

Tuvimos la oportunidad de hablar con Dave a través de Zoom. Desde la Ciudad de México hasta el estudio de su casa en Hackney, al este de Londres. Nos tomamos unos minutos para saludarnos y empezar a hablar de se nuevo disco, su inspiración, sus recuerdos, lo difícil que es desenterrar memorias dolorosas y sobre su sonido, un reflejo exacto de su vida.

A diferencia de su antecesor, How to Be a Human Being, Dreamland es autobiográfico. Aborda todo. Desde las relaciones formativas, la violencia doméstica, la masculinidad tóxica, hasta el suicidio y otros temas complicados. Para eso, Bayley, que es sensible y bastante tímido, tuvo que buscar muy adentro de sus ser y empujar sus límites.

Glass Animals

Dave Bayley de Glass Animals. Foto: Kieran Frost/Getty

En Dreamland hay sintetizadores atmosféricos, ritmos hip-hop alucinantes, algo de bossa nova, líneas deformadas de guitarra eléctrica, momentos soul y un poco de todo intercalado con audios de películas caseras de la mamá de Bayley para llevarnos directo hasta su infancia.

“Estoy emocionado, estoy nervioso, estoy de todo”, nos cuenta Bayley a dos días de lanzar su disco (que por cierto, ya pueden escuchar en todos lados). “Ahorita principalmente estoy emocionado, pero ha habido de todo”, rompemos el hielo.

Glass Animals

Dave Bayley de Glass Animals. Foto: Burak Cingi/Getty

Después, empezamos a hablar sobre el accidente de Joe. No como una anécdota, sino como el gatillo que lo inició todo. Como el detonante de decenas de memorias que se convertirían en su siguiente proyecto. “Todo pasó lento. Él (Joe) tuvo el terrible accidente. Yo estuve muy triste y desolado. No sabía que iba a pasar… Esto despertó muchos recuerdos. Surgieron memorias que empezaron a circular en mi cabeza. Empecé a escribir sobre ellas, pero de otras personas”.

“Sin embargo, al final, eso me alentó a seguir escribiendo de mis recuerdos y ahí fue cuando pude ver el siguiente disco de Glass Animals. Ya tenía una buena cantidad de memorias. ‘Esto es suficiente para poder hacer un disco’, pensé. ‘Tiene suficiente peso y suficientes temas importantes como para intentarlo'”.

“Lo bueno es que funcionó. A veces lo intentas y no funciona. Una vez intenté escribir un disco sobre el espacio y no funcionó. No tenía suficiente corazón. No era lo suficientemente humano. Tal vez algún día lo logre, peor no sé. No resonó conmigo en ese momento”.

Cuando te vas a desenterrar memorias tan atrás como la primera de toda tu vida, no siempre resulta un camino sencillo. Puedes encontrar cosas que hieren, que pueden ser tristes y que pueden ser difíciles de enfrentar. Puede que te encuentres con cosas que tal vez no quieras volver a vivir. Pero Bayley también encontró el lado optimista de de hacerlo.

Dave Bayley y Drew MacFarlane de Glass Animals. Foto: Theo Wargo/Getty Images

“Principalmente es eso. Lo difícil es desenterrar los recuerdos complicados. Hay una razón por la cual no te acuerdas de muchas de esas cosas. Porque son dolorosas y las entierras hasta el fondo. Lo que yo intenté hacer fue llegar al fondo de esas memorias. Llegar a las peores, a las oscuras. De cierta forma es muy triste en su momento porque te acuerdas de cosas que fueron terribles, pero en perspectiva las memorias felices se vuelven mucho más felices. ¡Entonces son las dos cosas!”.

Entender, comprender y desenterrar recuerdos puede ser un proceso doloroso. Pero también puede ser un proceso sumamente sanador. Entender tus traumas y expresarlos puede llevarte también a un lugar de sanación. Justamente de eso platicamos con Dave Bayley.

Dave Bayley de Glass Animals. Foto: Noam Galai/Getty

También puedes leer: POR CULPA DE GLASS ANIMALS AHORA ESTE FESTIVAL PROHIBIRÁ LAS… ¿PIÑAS?

“Por el momento, ‘Dreamland’ principalmente se trata de exponer todo y decir todo lo que me pasó sin tratar de analizarlo demasiado. Se trata de escupir las historias y exponer las heridas. No lo sé… Exponer las heridas sin dejarlas sanar, de desangrarse en la música. Sin respuestas todavía. Tal vez ese sea el siguiente disco”.

En Dremland, Dave Bayley habla sobre temas importantes como, violencia doméstica, masculinidad tóxica, suicidio y tiroteos escolares. Temas bastante amargos y difíciles de recorrer. Por eso le preguntamos a Bayley qué historia de Dreamland fue la más complicada de escribir y contar.

Dave Bayley de Glass Animals. Foto: Lagerhaus/Getty

“Muy buena pregunta. “Hay muchas…”, dice Dave con la voz cortada. Piensa un poco. “La violencia doméstica fue particularmente difícil. Porque nadie quiere volver a vivir eso. Eso fue muy duro. También fue difícil hablar sobre cuando un amigo llevó un arma a la escuela y trató asesinar a sus compañeros”.

“Esos temas me hicieron entender que la gente va a hacer cosas despreciables e imperdonables y a veces las hacen las personas que amas. Eso es lo más difícil. Y aceptar que no es tu culpa. Esas fueron las canciones más complicadas de escribir”.

Dreamland tiene una combinación de sonidos y géneros muy interesantes. Tiene beats de hip-hop, algo de bossa nova, lineas de guitarra eléctrica psicodélica, pasajes soul y hasta interludes de recuerdos de hace más de 20 años. Tal vez toda esta combinación es la fotografía de como Dave recuerda su infancia. Con un poco de todo.

“Definitivamente. El disco empieza con el primer recuerdo que tengo en la vida. De cuando tenía 5 o 6 años hasta ahora. Quise tocar todas las etapas con un sonido y lo que fue crecer. Plasmar todas mis historias e influencias. A lo que siempre intento ir es a The Beatles, The Beach Boys y a Nina Simone. En cuanto a hip-hop siempre intento ir hacia Dr. Dre y Timberland. Así que la columna vertebral son esos dos sonidos”.

“Pero luego si la canción es de cuando tenía 15 años y descubrí a Radiohead, le meto sonidos estilo Radiohead, igual con The Strokes. Y los interludes, literalmente son una película casera. La que se escucha es mi mamá. Ella solía hacer estos videos”.

La banda inglesa, Glass Animals. Foto: Joe Quigg/Getty Images

Como miles de bandas, Dave Bayley funciona como la mente creativa de Glass Animals. Especialmente para Dreamland, que es un proyecto sumamente personal, quisimos ver cómo es que incluyó a Drew MacFarlane, a Ed Irwin-Singer y a Joe en este nuevo proyecto grupal. ¿Cómo le hace para que al final sea el proyecto de una banda y que no sólo sean sus músicos por contrato?

“A veces es difícil. Trato de dejarles lugar para meter cosas, quitar cosas y modificar algunas. A veces funciona y a veces no. Trabajamos todo a la distancia pero tratamos de construirlo juntos como banda. A veces voy con un demo con la melodía, la letra  y los sonidos. A veces ya está casi terminada y silenciamos todas las cosas que no les gustan y tratamos de reconstruirla. Luego terminamos con cosas mejores, a veces queda peor”.

Dave Bayley de Glass Animals. Foto: Adam Gasson/Getty Images

“De ‘Dreamland’, por ejemplo, tratamos de reconstruir ‘Heat Waves‘. Lo intentamos como tres veces y no funcionó. Al final se quedó el demo en el álbum. Siempre cambia, pero todos tienen la oportunidad de quitar lo que no les gusta y poner su sello”.

Dave Bayley ha dicho en repetidas ocasiones que Dreamland es el disco más complicado en la historia de Glass Animals y para él. Algo tendrán que ver los duros recuerdos, el sonido que tuvo que elegir para vestir su proyecto o el hecho de tener que armar el disco en gran parte como solista.

Joe Seaward de Glass Animals. Foto: Roberto Ricciuti/Getty

“Por muchas razones. Vivir una vez más todos esos recuerdos es duro. Algunas son complicadas de revivir. Escribirlas y ser vulnerable. Yo soy algo reservado, no me gusta mucho hacer eso, pero igual lo hice. Me empujé a mí mismo para ser muy abierto”.