En una dimensión diferente a la nuestra, no sabemos si muy cerca o muy lejos, hace unos ayeres existía una ciudad llamada la Nueva Tenochtitlán del Temblor, un lugar que yacía en el plumaje de la gran Ave de los 400 Claxons y el cual era el mejor lugar para celebrar la vida y para ser libres. Sin embargo, hace muy poco desapareció a causa de un terremoto que destruyó todo a su paso, provocando que sus habitantes tuvieran que huir a otras dimensiones y arrojando a unos tantos hasta la Ciudad de México. Para fortuna de nosotros, quienes cayeron en este lugar son un grupo de músicos llamados El Monstruo son los Otros.

Esta banda, oriunda de la Nueva Tenochtitlán, es una agrupación que mezcla diferentes ritmos como el funk, el jazz y el rock. Pese a que su hogar quedó en las ruinas, su pasión por la música los llevó a continuar haciendo lo que más les gusta pero ahora en la Ciudad de México.

#EmergenciaNacional: El Monstruo Son Los Otros, seres de otra dimensión con un gran sonido funk

Cortesía

Estando aquí, El Monstruo son los Otros se decidió a conectar con los chilangos a través de sus canciones, así, su primer material Yo No Soy el Monstruo, contaba la historia de su arribo a este universo.

“No estábamos muy seguros si aquí estaban listos para eso. Sin embargo, después de un tiempo decidimos confesar al mundo que veníamos de otra dimensión… aunque aparentemente no le importó a muchos eso. Empezamos a trabajar en un nuevo material. Es una suerte de códice sonoro de la tierra de donde venimos, ahí estábamos creando canciones donde retratábamos aspectos de nuestra querida ciudad”, cuenta Roco, integrante de EMSLO.

Tras la salida de su primer disco, los miembros de El Monstruo Son los Otros decidieron abrirse un poco más y contarnos a través de un conjunto de cuatro Eps más sobre la Nueva Tenochtitlán, sobre sus costumbres, sus tradiciones y sus personajes, dando cuenta que su hogar no es tan distinto del de nosotros.

“Trajimos muchos invitados especiales como Charlie Monttana, un personaje muy chistoso y quien hace la voz del Ave de los 400 Claxons. También está Dafne Carballo, de Descartes a Kant y José Lavat, quien era el narrador de Dragon Ball Z y su voz era lo más cercano a lo que teníamos allá“.

Según describe Roco, la Nueva Tenochtitlán es un lugar mágico. Hay fiesta, hay música y hay libertad… pero a la par, su hogar también se enfrenta a diversos problemas como los que golpean a México como el feminicidio.

“Al final nuestras dos dimensiones, aunque separadas, coinciden en varios aspectos. En el caso de “Sobre la reencarnación en Gardenia” nos encontramos con que aquí también tienen este problema de los asesinatos de mujeres. Yo le conté a dos amigas (Zazil Collins y Georgina Equihua) sobre un árbol que crecía en el cerro de la Nueva Tenochtitlán, en el cual cada mañana aparecían nuevos botones… pero en lugar de causar placer, todo mundo en nuestra ciudad sabía que eso tenía un significado terrible y es que cada botón era una nueva mujer que había sido asesinada la noche anterior“.

Aunque en México la posibilidad de que una mujer asesinada tenga oportunidad de regresar a la vida y volver con sus seres queridos, en elcaso de la Nueva Tenochtitlán las cosas eran diferentes. Mientras que las mujeres que no podían ser identificadas permanecían como botones de flores, aquellas que eran reconocidas -aún con la tristeza de saberlas fallecidas- se convertían en en alondras con la capacidad de vivir un día entero para visitar a sus seres queridos y poder despedirse de ellos.

Pero no todo era tan terrible en la Nueva Tenochtitlán, de hecho, aunque los feminicidios también formaban parte de su día a día, en aquel lugar las personas eran libres de ser quienes quisieran ser sin ser juzgadas. De hecho, uno de los lugares más divertidos para convertirse en cualquier criatura era Dragatitlán, una especie de antro donde todos eran bienvenidos con la única condición de pasarla bien.

“Actualmente estamos en la presentación del más reciente EP que se llama la Gardenia de los 400 nombres, el tema principal se llama Moderna Música Bailable y surge Dragatitlán. Ahí podías ser lo que tú quisieras, la idea era que fueras libre y la pasaras bien. […] Quisimos traer un fragmento de ese lugar e hicimos una canción super funky y para ella invitamos a grandes personajes de esta dimensión como Luisa Almaguer así como al Coro Gay de la CDMX. Como verás hemos hecho un gran esfuerzo por replicar nuestra bonita Nueva Tenochtitlán aquí en la Ciudad de México”.

Así, El Monstruo Son los Otros resultan ser una agrupación de otra dimensión, pero sus historias y su música los ha convertido en miembros más de la caótica Ciudad de México. Si quieres saber más sobre ellos y sobre su universo, no dudes en echarle un ojo a sus redes sociales.