En pleno 2019 aún se tiene el estigma de que el jazz es un género que solamente disfrutan las personas bohemias y que tienen un gusto musical exquisito, aunque no nació precisamente como un tipo de música que pudieran entender las élites, sino todo lo contrario. Así como el blues y el soul, que se basaban en expresar libremente los sentimientos sin tener ningún tipo de obstáculo, utilizando los instrumentos como una extremidad más de su cuerpo, el jazz nació así.

Años más tarde, hay bandas que aún llevan su trayecto musical de esa manera, tocando por amor y pasión a lo que hacen. Previo a su presentación en la primera edición del Festival Sonár en México, platicamos con Leland Whitty de BADBADNOTGOOD sobre el género, sus colaboraciones y llevar el jazz a nuevas generaciones, mostrándoles que no tiene por qué ser algo anticuado o aburrido para ver en vivo.

Leland Whitty/Foto: Getty Images

Matthew A. Tavares, Leland Whitty, Chester Hansen y Alexander Sowinski iniciaron su carrera musical a temprana edad en Toronto, Ontario partiendo de la amistad, un punto clave para armar una banda exitosa. Coninexperiencia pero con  del mundo pero con toda las ganas del mundo decidieron empezar a tocar en pequeños clubes de la ciudad. Sabemos que el nombre de la banda es bastante peculiar pero no se preocupen, no es nada profundo, simplemente salió de una broma:

“Cuando estábamos a punto de abrir nuestro canal en YouTube no se nos ocurría un buen nombre, así que todos nuestros amigos dijeron BADBADNOTGOOD y se nos hizo cool. Podríamos decir que fue una broma colegial, de esas que salen de repente con tus amigos y cuando menos nos dimos cuenta se quedó, ya no pudimos hacer nada más y nos resignamos porque empezábamos a ser conocidos con ese nombre”. 

Sin duda uno de los atractivos de la música que crea BADBADNOTGOOD es que mezclan una especia de jazz lleno de improvisación y sonidos que se podrían pensar lejanos al género, pero no se dejen llevar por esto, ya que no son los músicos que podríamos ver en un club especializado. No, ellos son como cualquiera de nosotros y tratan de llevar el género a otro tipo de ambientes como el hip-hop, llamando la atención de muchas personas a las que jamás les podría interesar el jazz:

“Sentimos que es importante llevar el jazz a toda una generación que normalmente no le gusta porque hay muchos elementos interesantes, líneas melódica y utilizamos toda la tecnología actual para crear un balance perfecto aunque no lo sentimos como una responsabilidad. No nos involucramos en el hip-hop para que los chicos nos vean, amamos el género pero nos gusta hacer lo que queremos y eso es precisamente lo que intentamos compartir con todos. Es muy reconfortante y emocionante que se acerquen al jazz gracias a esto”. 

A lo largo de su joven pero larga carrera, la banda ha trabajado con miles de artistas de diversos géneros, siempre nutriéndose de lo que pueden aportar los demás. En esta lista larga de artistas está Kendrick Lamar –una de las figuras más grandes del hip-hop actual–, con quien colaboraron para el multipremiado disco HUMBLE: 

“Creo que el desafío siempre es aprender a introducir todas esas ideas diferentes, tanto a la hora de escribir y cuando ya estamos en producción, normalmente eso es lo que siempre nos deja colaborar con muchos artistas. Trabajar con Kendrick fue un sentimiento increíble porque es uno de mis raperos favoritos, además no teníamos idea que la canción aparecería en el disco hasta que salió, aunque lo conocimos cuando estaba grabando todo para HUMBLE. Es emocionante saber que estás a ese nivel”.

Su interesante fusión de jazz, post-bop e improvisación tanto en el estudio como en directo han hecho que su música haya llegado a oídos de grandes personalidades de la música, como Ghostface Killah –miembro fundador del colectivo de rap Wu-Tang Clan– con el que grabaron en 2015 Sour Soul, un disco donde la banda aporta la música y el rapero le metió todo el flow a las letras:

Grabar con Ghostface Killah fue toda una experiencia porque lo grabamos por separado, nosotros mandábamos las canciones y él las regresaba ya con su voz. Yo (Lheeland) me uní a la banda en medio de todo esto y de inmediato me involucraron. Todo el álbum tardó tres años en planearse hasta que se estrenó pero antes de eso tuvimos chance de salir de gira con él, dando al menos 20 shows, ese fue el momento real en el que conectamos con Ghostface, es una persona asombrosa y es un increíble músico. Le tenemos mucho respeto porque es una leyenda, un rapero legendario, y tener todo un proyecto como este con él implicaba tener más control a la hora de componer, pero es maravilloso cuando escuchas el resultado”. 

 

El último álbum que la banda lanzó fue IV en 2016, un disco en el que la banda decidió llevar su sonido a otro nivel, entregándonos grandes rolas como “Lavender” con KAYTRANADA, “Times Moves Slow” junto a Sam Herring y “Hyssop of Love” en colaboración con Mick Jenkins. Es precisamente esta parte, el trabajo con otros músicos lo que hizo diferente al disco y lo elevó por completo:

“El proceso creativo fue casi el de siempre, creo que la diferencia en IV fue que trabajamos mano a mano con todos estos artistas con los colaboramos en el estudio, involucrándolos a la hora de escribir las canciones, dando como resultado nuevas visiones y perspectivas para todos. También teníamos la sensación de que debíamos crecer como músicos, utilizando nuevas técnicas de producción y nuevos sonidos, quizá es por eso que todos lo sienten mucho más maduro, pero básicamente eso fue lo que hicimos para lograr que el disco sonara como algo completamente nuevo en nuestra discografía”. 

 

Sónar más allá de ser un lugar donde puedas escuchar grandes bandas, es toda una experiencia para quien llega a asistir. La banda ha tenido la oportunidad de tocar en la versión original en Barcelona, y sin duda formar parte de la primera edición del festival en nuestro país es algo que a Leland le emociona:

“Recuerdo el primer show que dimos en México, estaba toda la gente en la playa y fue maravillosa la vibra que sentimos durante esos minutos. Además hubo comida deliciosa, todo el entorno en general era mágico y formar parte de la primera edición de Sonár es emocionante, esperamos mucha energía y nuevas aventuras”. 

No te puedes perder el show de BADBADNOTGOOD en el festival Sonár 2019, que se presentarán junto a Skepta, Richie Hawtin Close, Bonobo y muchos artistas más este 5 de octubre en el Parque Bicentenario de la Ciudad de México. Puedes comprar tus boletos JUSTO POR ACÁ.

¡Skepta, BADBADNOTGOOD y más en la primera edición de Sónar México!