¿Cuánto tiempo necesita una banda para volverse popular? No sabemos. Pero en un nuevo capítulo de #EmergenciaNacional (que hoy apodaremos “Cómo ser una banda independiente de provincia y no morir en el intento), queremos irnos directo al bajío, específicamente a Aguascalientes, Ags, en donde Paco, Adrian Víctor, Edgar y Jorge llevan a cabo una tarea diaria de entender cómo es que funciona la industria musical en México, el mundo e internet a través de Blue Nipples.

Influenciados en un principio por bandas como Franz Ferdinand, The Strokes, los Arctic Monkeys y más tarde por Motorama y Foals, Blue Nipples es una de esas bandas que enamoran por su “buenaondismo“, pero que al mismo tiempo pelean por no ser la agrupación a la que solo sus amigos van a ver.

#EmergenciaNacional: Cómo ser indies sin morir en el intento, conoce a Blue Nipples

Foto: Charlie Carrillo

“Es complicado. Tratamos de ofrecer un show distinto para que la gente que va a vernos nos apoye pasando la voz, esperando que llegue gente nueva a otros conciertos. Tratamos de hacer una red tanto con la gente así como con otras bandas de otros lugares. Hemos hecho esto con bandas de Zacatecas, Ciudad de México y Guanajuato. Se trata de estar atentos y hacer que esas amistades también funcionen como relaciones de trabajo”, comenta Víctor, guitarrista de Blue Nipples.

No es para nadie sorpresa que exista una centralización de eventos musicales en México. Si bien ya no todo es el “de-efe”, tampoco es que exista un movimiento musical marcado fuera de Monterrey, NL o Guadalajara, Jalisco, que beneficie el consumo de la música -nueva- en otras regiones del país.

Esto, sumado al hecho de que los medios especializados en música (o por lo menos aquellos que la mencionan como parte de su agenda),  abundan en la CDMX pero escasean en todo el país, termina por afectar la cultura de consumo de música y entretenimiento de la que bandas como Blue Nipples son parte.

“Creo que existe una fuerte cultura tanto de parte de las bandas como del público, empresarios o promotores de mandar “todo” a esas ciudades. Es complicado que una banda de fuera de esas ciudades tenga el reconocimiento que las que ya están ahí. Aunque esto no es regla, tampoco. Hay excepciones y no es como que las bandas de esas ciudades la tengan más fácil, pero es algo que sí afecta. Lo que sí creo que sucede es que los medios importantes sí están más concentrados en la Ciudad de México y llegar a ellos no es sencillo”.

Pensar en una “escena musical” de Aguascalientes es difícil, no porque no haya grandes propuestas, sino porque el apoyo hacia la cultura es prácticamente nulo (o al menos así lo presentaban cifras de 2017 que arrojaron que el sector de servicios culturales representaba un 0 por ciento del PIB en el estado). Sin embargo, esto no sucede únicamente en esa ciudad. De acuerdo a Víctor, su experiencia en los estados aledaños a la “Tierra de la gente buena” ha sido la misma.

“Aquí en Aguascalientes no existe una escena como tal, pero en otros estados a los que hemos ido como Zacatecas o Guanajuato ha sido lo mismo. Por eso me atrevería a decir que es algo regional. Sin embargo eso de alguna manera nos beneficia. […] Para mí una “escena” es algo que sucede en un momento determinado con personas determinadas. Acá admiramos mucho a los que estuvieron en la Avanzada Regia, pero muchas de las bandas que la compusieron tienen estilos muy similares“.

Dejando de lado lo complicado o no de este trayecto de ser indie, lo importante está en la calidad de los proyectos. En el caso de Blue Nipples podemos decir que su estilo de rock matemático, sobretodo cuando es ejecutado en un show en vivo, es muy vibrante. Los galopeos de batería son parte esencial y los riffs de guitarra terminan por sellar la identidad de la banda.

Respecto a las letras de sus canciones, escritas todas por Adrián, el vocalista, hablan de temas diversos y cotidianos. Tanto de amor, como desamor, sexo, la fiesta y hasta protestas de enojo.

Apenas en 2018, Blue Nipples liberó Metonimia, su tercer EP que de acuerdo a Víctor fue la obra más demandante que han llevado a cabo. A diferencia de su pasado material The Dissonant Dance of Colors, este compilado tiene significados diferentes que se reparten en cada canción, mientras que en el anterior hicieron una especie de historia que unía a cada corte.


Próximamente la banda hidrocálida lanzará la segunda parte de Metonimia, mientras eso sucede, por acá les dejamos un adelanto en exclusivo: