El 18 de marzo de 2018, Pussy Riot se subió al escenario de Doritos del Vive Latino en su edición de 2018, y denunció la violencia sistemática contra la mujer en México y el mundo. “Estado homicida”, se leía en sus pancartas. El colectivo denunció el silencio, el maltrato físico y psicológico, la desigualdad, el cuerpo y sobre todo, la muerte.

Cada uno de estos aspectos forma parte del imaginario cultural y social de la mayoría de los países, pero con principal atención en México, donde los feminicidios son un tema de gravedad recurrente, y a Rusia, donde, precisamente, se violenta la condición de la mujer y las minorías como la comunidad LGBTQ+.

Este 2019, Pussy Riot volverá a México como parte del line up de Ceremonia. Y sin adelantarnos, podemos esperar una protesta que va más allá de la música (como instrumento de la sociedad) y se centra en cuestiones sociopolíticas, en la palabra y las acciones.

Este colectivo feminista, oriundo de una lejana Rusia para nosotros, se ha encargado desde sus inicios de establecer una declaración universal a favor de la justicia y libertad para afirmar una postura contra la opresión, el fanatismo y la cultura hiriente a la que las mujeres, en este caso, se han enfrentado durante siglos.

Foto: Pussy Riot

Como parte de su próxima visita, tuvimos la oportunidad de platicar con Nadya Tolokonnikova, una de las fundadoras de Pussy Riot, para platicar sobre su participación en el festival Ceremonia, pero sobre todo sobre sus ideas y percepción frente a la situación que viven las mexicanas en estos momentos.

Protesta de Pussy Riot en el Vive Latino

Pussy Riot en el Vive Latino 2018 / Salvador Bonilla

Esperamos volver a entrar en contacto con los artistas y representantes locales con los que trabajamos el año pasado… Acercarnos a la gente, pues son ellos quienes tienen una perspectiva mucho más objetiva de la situación”, dijo cuando salió el tema del aumento a la violencia contra la mujer del último año, la cual registra nueve feminicidios al día en el país. No entiendo por qué su gobierno no se lo toma en serio”.

Y nosotros tampoco. En la investigación Nos están matando: Feminicidios en México, se evidencia la falta de interés y capacidad de las autoridades en nuestro país para definir, analizar y “castigar” los miles de casos de feminicidio.

Mantener a las mujeres seguras es lo más importante. Cuando se resuelva esto, podremos hablar de otros temas urgentes como los derechos reproductivos, porque creo que todos tienen el derecho de decidir qué es lo que hace con su cuerpo, sin intervenciones, aclara, de agentes externos como la Iglesia, el gobierno y los hombres como esposos o padres.

¿Qué otros cambios les gustaría ver en las mujeres mexicanas? También exigimos igualdad laboral (relacionada a los sueldos) porque muchas mujeres son mal pagadas, y no les ofrecen puestos directivos o no las ascienden. Es uno de los muchos problemas que comparten México y Rusia”. En nuestro país, el sistema laboral que discrimina y excluye a las mujeres como parte de un problema estructural. La brecha salarial de género es uno de los muchos problemas a los que se enfrentan las mujeres en la actualidad.

Creemos que son pocas las mujeres que ocupan altos cargos en el mundo de la política. De acuerdo con un artículo de The Washington Post, el gobierno de Putin ha promovido la participación femenina, pero al mismo tiempo se ha convertido en un escenario más sexista y misógino. De ninguna manera, se puede hablar de un espacio de igualdad considerando, además, que las leyes no protegen a las mujeres de violencia doméstica, por ejemplo. En México, si bien es menos directo, también hay puntos desfavorables de la participación femenina en la política del país.

Pussy Riot en México, sin duda, dará mucho de qué hablar el próximo 6 de abril de 2019. Pero aún más importante, alejado de las llamativas formas en que denuncian las injusticias, pondrá en el mapa internacional un tema que, como mencionamos, aqueja a una mayoría de países.

Para que vayas haciendo tu plan: ¡Acá están los horarios de Ceremonia 2019!

Foto: Ceremonia