“O cambiamos, o nos dejamos morir” – Saúl Hernández

Por tercer año consecutivo cerramos con Caifanes. Se presentan el 11 de diciembre en el Palacio de los Deportes. ¿Tradición decembrina? Hablamos con Saúl Hernández para desmitificar (o mitificar) esta pintoresca costumbre.

Fue una extensa charla, la disfrutamos mucho. Nos pusimos a filosofar sobre el ‘mal gobierno’ y la visión ‘millenial’ del 2016, entre MUCHAS otras forevereses.

¡Nos vemos el domingo Caifanes!


saul-hernandez-caifanes


Hola Saúl cómo estás


Bien, bien ¿y tú?


Bien bien. Oye, el próximo año Caifanes cumple ya treinta años…


Sí jaja. Estamos chiquillos a penas.


Con motivo de los treinta años, a caso el disco nuevo que anda por ahí ¿lo tendrán planeado para esas fechas?


No. No estaba planeado, pero parece que la circunstancias se están conjugando para que así parezca. La verdad no fue planeado. Te lo digo honestamente. Nosotros difícilmente planeamos un cumpleaños.


Es bueno que digas eso. Desmitificar esas cosas. De pronto uno creería hay una gran historia, o “plan” detrás y no. Y ahora que están próximamente a tocar en el Palacio, ¿cómo ha sido su relación, y voy a entrecomillar la palabra, con los “millenials”? ¿Cómo hablarle a esta generación?


Artísticamente hablando, sí creo que toda esta filosofía te influye. Estamos absorbiendo todo el tiempo estos conceptos de vida que todo es mucho más rápido, instantáneo. Quizá si le añadimos un poco de profundidad no estaría mal jajaja. Creo que al abordar las canciones y el disco cuando lo estemos haciendo, yo creo que forzosamente vamos a tener un sonido distinto, al que tuvimos en el primer disco, obviamente. Pero la personalidad y el sonido de los Caifanes ahí va a estar. Y creo que así es. Así de simple no hay un trasfondo filosófico para sentarnos a hacer un estudio sociológico de las circunstancias. Creo que simplemente tienes que ser sensible y entender cómo están pasando las cosas. Olfatearlas y hacer lo que te nazca del corazón.


Que no sé qué tan complicado sea cachar ahorita las “nuevas formas”


Totalmente. Con más sensibilidad más a flor de piel. Bueno creo


Sí, a lo mejor cómo le platicarías a tus hijos sobre la banda. O ¿cómo son las historias que tú le cuentas de Caifanes?


No, ellos son parte de Caifanes. Mis hijos me han acompañado a conciertos. Mi hijo está también mucho tiempo conmigo, pero es muy distinto porque ellos lo ven como una parte normal dentro de la casa. Es como ‘papá va a trabajar’ y bueno, ‘trabaja en eso’. Es otra perspectiva completamente. Pero veo por ejemplo otras relaciones que tiene con sus amigos, con su generación, y eso es bien bonito. Yo creo que ahí está el punto que quizá podamos hilvanar de esta pequeña plática que es ‘aprender’, ¿no? Aprender de lo que está enfrente de ti para luego desarrollarlo y alimentarlo con lo que vas a hacer al siguiente paso.


¿Y qué has aprendido de tus hijos? 


De entrada una forma de ver la vida muy distinta a como yo la veo. Ellos tienen una visión mucho más directa más práctica. Quizá no entran tanto en una complicación de asimilar las circunstancias, las asimilan mucho más rápido y vámonos a lo que sigue. Está ‘frescura’ por la cual están llevando sus decisiones, chiquitas o grandotas. Va basado también en un ritmo mucho más fluido. Eso es también muy agradable. Nosotros también éramos muchos más intensos en muchas otras cosas. Teníamos, tenemos, porque no lo voy a perder y qué bueno que no lo voy a perder, otra forma de análisis. Muy distinto a como ahorita se da por ejemplo. Y de ahí bueno se ramifican miles de cosas. La música que escuchan lo que está en sus manos, todo es más rápido, más inmediato. Relativamente todo pudiese ser más fácil. Pero lo que tratamos también de mostrar es que no dejes que el internet te deshumanice, o sea no pierdas también tu lado humano, que eso es muy importante. Yo creo que depende, puedes llegar a estar conectado con todo el mundo, pero desconectado contigo mismo.


hernandez-saul


Es padre también que existan nuevas conexiones con los integrantes, el regreso de Marcovich… ¿Cómo los ves a ellos? ¿También tratando de adaptarse a esta forma de ver la vida distinto?


Creo que afortunadamente todos estamos con la misma sensibilidad, cada uno en su camino obviamente. Y lo ves. Los trabajos personales reflejan todo eso. Un trabajo propositivo como en el disco de Alfonso. Lo que está haciendo Diego con Villoro, que también es bien interesante musicalmente además de bueno todos los cuentos de Villoro. Por mi parte me meto también a otro proyecto propositivo en el que entro en esta dinámica de reconstruir mis canciones, quizá con esto de lo que te estaba hablando al principio, de sentir esta nueva energía. Y en esa energía trato de aventar las canciones y hacerles nuevos arreglos y no perderme en la carrera, si no estar tratando de estar compitiendo con todos. Compartir con todos. Y todo eso se complementa obviamente con un grupo que se llama Caifanes.


Creo que es importante compartir, enseñar también a las nuevas generaciones, por más cliché que suene. Hemos perdido muchos músicos importantes este año. Yo creo que es muy fuerte para algunos voltear y pensar ‘híjole, se están yendo estás grandes figuras’


Pues sí porque, retomando tu comentario, los que no fuimos a la escuela de música jaja, y los que no sabemos leer ni escribir música, tuvimos grandes maestros como David Bowie, como el mismo Juan Gabriel, como Lou Reed. Desgraciadamente nombrar esta triste lista, Prince que también se nos fue. Ellos fueron los que nos enseñaron un camino de libertad, de aventarte a hacer lo que quieres hacer. Sin tener prejuicios. Esos fueron nuestros maestros. Independientemente de mostrarnos su música nos enseñaron un carácter humano y una actitud ante la vida que hasta la fecha uno lo sigue agradeciendo y viviendo y de alguna manera. Lo que nosotros podamos hacer o no, probablemente también colabora con otras generaciones que están viniendo.


Qué fuerte. De pronto, sin verlo venir ya te toca enseñar a otros…


Por eso yo pienso que el tiempo es relativo. Lo importante es la actitud ante la vida. Porque mira, de alguna manera nos vamos a morir, pero no por eso nos tenemos que hacer viejos.


saul-caifanes


Parte de hacerte viejo o no, es también perder esta energía, incluso social. Hoy que vivimos una crisis de Derechos Humanos, una crisis de violencia contra las mujeres… Creo que eso es parte o no de envejecer, o sea ser indiferente


Y de un cambio. Se está gestando un cambio, en todo el mundo con todo lo que estamos viviendo, tanto político como socialmente, como las tendencias se están inclinando a una ultra derecha en todo el mundo. Siento que mucha gente está confundida y hablo en general. Que de repente se busca una estabilidad que no se ha tenido porque las formas políticas que se están implementando ahorita ya no funcionan en un mundo como el que estamos viviendo, porque ahora somos muchos más que hace veinte años. Estamos naciendo más y estamos muriendo menos. Cada vez somos más seres humanos en el planeta con más inquietudes, con más ganas de hacer cosas. Este modelo político en general no está funcionando. Creo que lo que hay que hacer no es una reforma como piensa Peña Nieto, que me parecen absurdas además. Me parece que hay que hacer una reforma con profundidad de pensamiento. Y de ahí partir a regenerar una nueva forma política y una nueva era donde la política regrese a la gente y empecemos de nuevo. Haz de cuenta como ‘borrón y cuenta nueva’ jajaja. Ya sé que estoy loco, estoy filosofando a lo tonto, pero bueno es lo que de repente mi cabeza me manda. Retomar otra vez el camino porque yo veo un camino completamente confuso y perdido.


Claro, un poco volviendo al nucleo familiar, es lo que tratas de enseñarle a tus hijos. Qué dificil de pronto empezar a transmitir una preocupación social a una generación que al final le tocará exigir eso


Es complicado porque no puedes caer en hacerte la víctima porque es patético también. Pero tampoco puedes caer en la doctrina, porque tampoco estás adoctrinado para esto. Creo que simplemente es compartir tu vida. Compartir tus momentos, tus pensamientos y como tú dices, construyendo en tu intimidad, en tu espacio propio, esa nueva forma de vivir, esa nueva forma de entender. Yo creo que en algún momento va a venir un nuevo mexicano. Uno al que no le valga madres todo. Un nuevo mexicano que dejará de ser un macho y realmente empezará a ser un hombre, protegiendo los valores de una mujer por ejemplo. Poco a poco vamos entrando a un nuevo modelo de mexicano, donde la corrupción haga que le den ganas de vomitar, no algo que le den ganas de hacer. Y así, paso por paso, espero que llegue esa nueva ‘mexicanidad’ que yo sé que está ahí, yo sé que hay muchos que piensan así, pero tenemos un Estado que no nos deja movernos. Vivimos en una oligarquía en la que la democracia en México es absurda, es un títere, es una farsa ¿no? Poco a poco hay que ir reconstruyendo nuestro camino creo…


Sí hay que cambiar. Ya


No, ‘tenemos’ que cambiar. Un paso para atrás ni para tomar impulso. O cambiamos, o nos dejamos morir. Creo que el instinto de supervivencia va a ser mucho más poderoso que el de dejarte morir. Creo mucho en la sociedad mexicana, en los movimientos populares, por eso compuse “Fuerte”, porque para mí fue lo que refleja una canción: la actitud de la gente después de haber sido pisoteada, golpeada, violada, asesinada, secuestrada, ultrajada, robada. Todos los sinónimos negativos que pueda tener una situación violenta lo hemos vivido, y ahí están. La gente sale a trabajar, la gente camina por las calles, confronta su vida, su realidad y creo que Nietzsche sí es muy claro en su frase, ‘lo que no te mata, te fortalece’. Creo mucho en sobretodo, los jóvenes que están haciendo una nueva manera de ver las cosas, sin tanta violencia, sin más información, con dignidad y sobre todo con la libertad de sus pensamientos, que yo me paro y les aplaudo. Ahí es donde tenemos que entrar, no al vandalismo, eso no nos sirve para nada. No va a servir en un momento darle al estado una respuesta violenta porque es lo que busca. La represión. Cuando te confrontas con educación, los haces pedazos.

 

 

Ya no es como antes, que había bandas de protesta que hablaban de una realidad. Esa protesta como que cada vez se va diluyendo más y más.  A lo mejor ahora se trata de transmitir una actitud


Estoy de acuerdo contigo. Sí creo que la música es una herramienta de cambio. Sí creo. Yo sí creo, que cuando vas a ver un grupo puede removerte todo tu interior, toda tu conciencia como si fuera algo que nunca te había pasado. Salir del concierto asimilando otras cosas. Como que tu conciencia se puede acomodar, como cuando vas al quiropráctico y no puedes caminar bien, y te truena la espalda y ya sales derecho. También la música puede lograr eso. Ese ejercicio de reflexión creo que la música lo puede dar y lo ha dado. Namás hay que dejarse llevar y hacerlo.


¿Y quiénes dirías tal vez que son algunos que están transmitiendo eso? 


Bueno pues sigue siendo Bruce Springsteen jajajaja. Sigue siendo como ese gran músico que no ha parado, de simplemente no dejarse pisotear. Aquí en México es el ‘underground’. Nombres me voy a confundir y no quiero decir un nombre erróneo, pero hay muchos grupos así. Hay que acercarnos más al subterráneo en México, por eso le doy las gracias al Foro Alicia que me permitió tocar ahí, porque para mí es formar parte de grupos que quieren decir algo, que necesitan decir algo. Que quieren expresar su dolor, su frustración y sobretodo mucha injusticia. En la Ciudad de México hay muchisísima injusticia cada cinco minutos ¿no? En todo sentido. Y hay grupos que lo reflejan. Tenemos que demostrarle a la gente que no todo lo que vende es bueno. Que hay grupos que no tienen ni un disco, pero cuando los escuchas te rompen el corazón y te arrancan la cabeza y dices ‘¿dónde estabas que no te había escuchado?’ Tenemos que regresar a eso, tenemos que regresar a recuperar y reconectarnos con nosotros mismos. Hagamos a un lado toda esta cuestión mediática de que ‘todo lo que brilla es bueno’ porque no. Hay muchas cosas que valen la pena, claro que sí. Muchas. Pero también hemos abandonado un territorio que también nos corresponde y que también somos parte de. En este caso es el subterráneo.


Sí grandes nombres que se han perdido, un ejemplo es, agh, no recuerdo el nombre…


Lo bueno del Alzheimer es que conocemos gente nueva todos los días…


Exactamente jajaja


Pero por ejemplo, a ver… ¿Por qué no hacer un festival con grupos under? Me encanta que haya festivales, no estoy en contra de los festivales, que no se vaya a mal interpretar mi comentario. Lo único que quiero es que todavía crezca más la escena de los festivales en México, y que se pongan grupos. También al público, el público también tiene que colaborar: ‘yo nunca he oído este grupo’, ‘pues vamos a verlo a ver qué nos va a enseñar’. Cada grupo es un Universo. No tenemos que perder la curiosidad por nosotros mismos. Pensar en un grupo que no conoces y que por eso no vas a ver, es como negarte a ti mismo la capacidad de conocerte, porque es parte de ti y somos parte de la misma situación. Un festival en el que se combinen cosas, está poca madre, está bien. Que haya de todo. No sé, sería interesante


Sí justo. Size, era la banda, con Illy Bleeding


Sí Size para mí también fue un pilar. Eso es lo que te quería decir, ‘nunca hay que perder el ser atrevidos en la vida’ y Size nunca lo perdió. Exacto, estoy de acuerdo.


Bueno Saúl, pues muchísimas gracias por tu tiempo, más bien jajaja

Jajajajaja. No al contrario gracias a ti. Y si tienes tiempo, igual ve el once de diciembre… 


Ahí estaremos. Me encanta que ya van tres años que es a fin de año.


Sí, es un regalo muy bonito. Muy emotivo…