Fue este mismo año que la banda Motörhead anunció que publicarían Bad Magic, 

su álbum número 22 y que con ello emprenderían un tour celebrando sus 40 años de carrera, años que indudablemente sólo ellos pudieron aguantar el ritmo de las guitarras distorsionadas y el whisky en las rocas.

Esta noticia emocionó al por mayor a gran número de sus fanáticos ya que muchos sabíamos el delicado estado de salud de Lemmy. De hecho a lo largo de este año Lemmy demostró mucho aguante en la gira, y pues tener 69 años y seguir haciendo agitar la cabeza a frenéticos jóvenes empedernidos, no es tarea fácil. A lo largo de su gira dos conciertos tuvieron que ser detenidos a mitad de presentación porque Lemmy no pudo aguantar más, pero ésto no molestó a sus fans -al menos en el caso de Austin el 1 de septiembre-, que al pedirles disculpas se retiró con aplausos a su valor y fuerza.

Y es que Lemmy no dejó que los malestares de la edad y sus debidas facturas de una vida ajetreada se interpusiera en lo que más amaba y sabía hacer: música. Es por esta razón que todos lo recordaremos como uno de los mejores músicos de la historia, de aquellos que inspiró, motivó y que a pesar de sus ‘demonios’ sirve de ejemplo para muchos de nosotros.

Y es así, que como introducción, sólo queríamos compartir el último concierto que Lemmy ofreció a su querido público. Se trata de la presentación en Berlin el pasado 11 de diciembre en el pabellón Max-Schmeling-Halle, donde se reunió con un aproximado de 7,000 personas.

¡Grande, Lemmy!