Vive Latino 2020: Los testimonios de un festival atipico

La industria del entretenimiento está en crisis provocada por el virus que hoy se encuentra en boca de todo el mundo, la del Covid-19 o coronavirus. Una crisis que ha impactado a decenas de conciertos y festivales alrededor del mundo.

Después de surgir en China y migrar a Europa para provocar cierres de fronteras como en Italia, llegó al continente americano para hacer de las suyas. Estados Unidos siendo una potencia comercial y turística, es hoy el país más afectado del continente en estos momentos.

En los últimos días, nuestro país vecino ha visto la cancelación y/o postergación de festivales como Coachella, SXSW, E3 y decenas de conciertos más. Algo que empezó a causar controversia por lo que sería del futuro de los eventos de marzo en México.

Específicamente hablando del Vive Latino, Pa’l Norte y Vaivén. De este primero, y ante especulaciones de cancelación por el coronavirus, se llevó a cabo el primer día del festival para felicidad o sorpresa de todos.

Cuando hablamos de una opinión real sobre lo que se vive en el festival, nadie mejor que los asistentes para platicar sobre el ambiente, sobre las medidas de seguridad que se tomaron y sobre su opinión en general acerca de lo que está pasando en nuestro país. Es por eso que nos pusimos a platicar con algunos de ellos para conocer de primera mano lo que piensan de todo este meollo.

Como en todo en la vida, hay dos lados de la moneda. Los que piensan que no pasa nada y los que piensan que es un poco arriesgado juntar a tantas personas en este momento. Sin embargo, si algo todos tuvieron en común, fueron las absolutas ganas de ir a ver a Guns N’ Roses, 31 Minutos y  The Cardigans. Aquí les dejamos los testimonios de estos locos amantes de la música:


TESTIMONIOS

Yo siento que nomás están metiendo miedo y pánico a la gente. No es algo tan grave“, nos platicó Raúl, fanático de 31 Minutos. “En cuanto a las medidas de seguridad hemos visto que en la entrada tienen guantes, pero los vendedores ambulantes no tienen nada de protección, y eso que ellos están en contacto con el producto. Pero creo que no hay ningún problema”.

Noé de Jesús, de 40 años, nos platicó que considera que se está jugando un poco con el temor de la población. Sí hay una alerta real, con respecto a la salud, nos dijo.“Creo que estaría bien no conglomerar a un alto número de personas, pero por otra parte, se me hace incoherente que la vida diaria siga igual y que tengan que cancelar un festival si nada más está cambiando”.

“Yo por ejemplo no he estado tan apanicando con todo este desmadre. Entonces todo tranquilo”, nos platica Uriel con su playera de Guns N’ Roses. “Ahorita en la entrada nomás te toman la temperatura pero no sé si eso sea suficiente para saber si alguien está infectado, entonces creo que eso es igual a nada”. En cuanto al ambiente generado por el coronavirus, nos dice: “De hecho yo compré mis boletos ahorita en 400 varos. Como que todo mundo se espantó y ya no quiso venir”.

Porque no podían faltar los fans del noticiario más veraz de la televisión: “Nosotros venimos por 31 Minutos“, nos dijo Jimena. Hablando con ella de los protocolos de seguridad en la entrada:  “Yo pensé que iba a haber más protocolos, pero sólo te toman la temperatura. Pensé que te iban a preguntar si tienes gripa o si te has enfermado últimamente”.

“Yo creo que no solo se trata del Vive Latino. En el Metro pasa exactamente lo mismo que aquí. No veo diferencia alguna la verdad”, nos platicó una asistente.

Hablando del ambiente que se percibía en las tempranas horas del Vive Latino, Luis Figueroa nos platicó que lo sintió un poco atípico: “El ambiente está muy raro, porque en otros años a esta hora ya estaba mucho más lleno”. Continuó: “Antes, a esta hora, yo no llegaba al frente y ahora no hay más de 60 personas. Está muy raro. Dicen que hay mucho gel antibacterial pero yo no lo he visto. En los baños hay como siempre, pero afuera no hay más como se supone que iba a haber”.

La verdad es que las medidas de seguridad nos quedaron a deber“, continuó Miriam, esposa de Luis. “A mí no me revisaron en la entrada. Me dieron gel antibacterial, eso sí, pero en otras entradas no están dando. Esperemos que para mañana tengan las cosas más en orden con su logística y que todo salga mejor”.

Para marcar diferencias, hay algunos asistentes, como el es caso de Joaquín, que sí se siente más tranquilo con las medidas de seguridad que tomó el Vive Latino en la entrada. “Realmente no sé bien cómo esta la situación. He escuchado que ahorita no es tan grave. Por ejemplo en la entrada te toman algo con un láser y creo que es para ver si tienes el virus. Eso me tranquiliza. No me siento tranquilo al cien, pero ver que están haciendo algo me hace sentir mejor”.

Twitter @vivelatino

Por lo que podemos leer, las opiniones son diversas como lo fueron durante toda la semana en las redes sociales con respecto a la realización del festival. Al ser algo que nos impacta por primera vez como humanidad, la línea moral es algo difusa y cada quién tiene su forma única de ver las cosas.

Pero por una u otra razón, el festival Vive Latino 2020 siempre será recordado como el más atípico y controversial de todos.