Música

Antitendencias Sonoras: Field Rotation

Lunes de saciar a los oídos más curioso con Antitendencias Sonoras, el espacio que busca dar un lugar a aquella música que muestra una estética un tantito diferente a comparación de la música meramente comercial o popular, y que por ende difícilmente escucharemos a través de los principales medios de difusión o listados en los carteles de los festivales más representativos de nuestro país.

Lunes de saciar a los oídos más curioso con Antitendencias Sonoras, el espacio que busca dar un lugar a aquella música que muestra una estética un tantito diferente a comparación de la música meramente comercial o popular, y que por ende difícilmente escucharemos a través de los principales medios de difusión o listados en los carteles de los festivales más representativos de nuestro país.

Porque la música es un lenguaje, y por lo tanto, las posibilidades de comunicarnos a través de ella son infinitas. Existen un sin fin de proyectos que día a día publican a pesar de que los muros mediáticos hagan caso omiso a sus expresiones, porque es música que tiene otros fines, música que no se basa en estadísticas o número de ventas, sino en un concepto o idea concebida por el compositor, un simple desahogo intelectual de una época en específico.

Esta ocasión daré una breve pero contundente recomendación. Se trata de Field Rotation, proyecto liderado por el compositor y productor alemán Christoph Berg.


 

 

Christoph Berg ha publicado y trabajado bajo su propio nombre pero en el 2008 fundó en Alemania del Norte Field Rotación, un proyecto en donde la experimentación con elementos electrónicos, instrumentos clásicos y paisajes sonoros electroacústicos crean una interesante danza de texturas y sensaciones que transforman su música en un verdadero estado onírico sonoro.

Su trabajo se alinea a una expresión un tanto minimalista. Desde el 2009 ha publicado un gran número de sencillos y epes, con los cuales llamó de inmediato la atención a los fans de la música ambient y contemporánea por la fuerte personalidad que logró encontrar desde entonces, además de que realmente consigue una interesante dualidad entre la música electrónica y elementos meramente orgánicos bajo un tinte un tanto nostálgico.

 

 

Christoph toca el violín y el piano, instrumentos clave que tienen un papel muy importante en su música ya que surgen como personajes dentro de sus paisajes ambientales, en donde parecen actuar sobre un escenario de bajas frecuencias y sampleos orgánicos al azar. Cuando doy play a su música pareciera que doy inicio a una historia, porque su música te lleva de la mano a sitios inexplorables en donde sólo reaccionamos ante el climax y donde terminamos por preguntamos “¿cómo es que llegué aquí?”.

Hace un par de días Christoph compartió su último lanzamiento, se trata de un mini álbum que se compone de dos canciones. Lleva por nombre Museums and Galleries, un lanzamiento que muestra un lado electrónico más apegado hacia lo rítmico pero que se acompañan de sus reconocibles armonías melancólicas que lleva impregnado como esencia, en donde pareciera que una orquestación fantasmal está a cargo de la batuta.

 

 

Top Relacionadas
:)