Hablar de bandas como Foals es contar cómo en la primera década del 2000 se dio una nueva oleada de bandas que sin imaginarlo, se convirtieron en un referente para las agrupaciones que escuchamos actualmente. En su momento, Foals se mostró como un “pionero” dentro del math-rock del nuevo siglo. Le dio toques novedosos y frescos con ritmos acelerados y una voz estentórea de Yannis Philippakis.

También emitieron una imagen de diversión, de nuevas generaciones que buscaban la fiesta y querían experimentar al ritmo de buena música —prueba de ello es su aparición en Skins— . Así fue como surgió Foals, una banda que es una de las pocas en continuar su carrera y que hoy nos trae Everything Not Saved Will Be Lost Pt. 1, un disco que  como su nombre lo dice, está partido en dos y que, a decir verdad, marca el regreso de Foals a sus inicios en cuanto a sonidos se refiere.

Foals regresa con Everything Not Saved Will Be Lost para recordarnos que ya no somos jóvenes

Portada de Everything Not Saved Will Be Lost, el quinto material de estudio de Foals.

Además nos presenta  una nueva forma de alzar la voz a través de letras referentes al calentamiento global, cambio climático, problemas políticos, sociales y mentales. Hoy Foals se muestra mucho más consciente de su entorno, lo que lo aqueja e invita al otro a buscar un poco de empatía a través de la música.

Pero, ¿a quién le importa eso cuando Foals es sinónimo de fiesta? A ellos, y eso precisamente es lo que le da un valor extra a esta producción —la quinta en su carrera—. ENSWBL es la primera producción en la que la banda no cuenta con Walter Gervers, quien fue una de las piezas claves para el sonido de Foals al tomar la batuta en el bajo. Sin embargo, desde el inicio nos encontramos con un poderoso inicio lleno de matices. Hoy las secuencias suenan mucho más oscuras gracias a los sintetizadores análogos y líneas de base que les da un mayor ímpetu.

A lo largo de cuatro canciones —las encargadas de abrir el disco—, tenemos un poderoso math-rock acompañado de cierta oscuridad a través de sus letras. Un sonido que para los fans empedernidos de esta banda, no podrán contenerse de comparar a lo que escucharon en Antidotes 11 años atrás. También están las capas melódicas de “On The Luna”, mismas que muchos aseguran, tiene cierta similitud con “My Number”; lamentamos diferir. “Luna” tiene más sentido en cuanto a letra, mientras que en la melodía usa una secuencia de sintetizador que es cubierta con capas de teclado y fuertes riffs de guitarra que eventualmente se convierten en solos. 

“Cafe D’Athens” es posiblemente el track que si bien es lento, logra cuajar todas las partes y sonidos nuevos. Es la prueba de que Foals buscó ser mucho más juguetón con sus sonidos e incluso tropical. Con la ayuda de la marimba, la voz de Yannis se llena de ecos para generar un sonido ambiental y, de hecho, su voz nunca había sonado mejor. Así es como tenemos algo mucho más tenue, tranquilo, sorpresivo y experimental. La otra cara de Foals.

Para la parte final, después del interludio de “Surf Pt. 1”, llega “Sunday”, una canción que en su momento NME catalogó como funk-punk, pero que Yannis mismo aseguró que no tenía nada que ver con ese género. Y en realidad no, sin embargo, en el comunicado de prensa aseguraron que sí. Pero más allá del género, esta canción que más bien es una balada, pone sobre la mesa si Foals está siendo más contemplativo ante la vida (por no decir viejo), o si la segunda parte será más lenta e incluso aburrida aun cuando tenga una secuencia bailable en la parte final.

Foals regresa con Everything Not Saved Will Be Lost para recordarnos que ya no somos jóvenes

Sabemos que las segundas partes no son buenas. Conocemos a pocas, poquísimas bandas que cuando lanzan un disco doble realmente logran el éxito al escucharlas como un todo pero también, como cualquier ser humano o artista creativo, sabemos que a veces es necesario tropezar para tener los pies más puestos sobre la tierra.

Everything Not Saved Will Be Lost Pt. 1 nos presenta una cara de Foals llena de matices, madurez. Nos ofrece el camino de la búsqueda para darle un toque nuevo al género que los hizo famosos. Nos ha logrado enganchar y nos ha metido la duda de qué es lo que sigue pero sobre todo, nos ha hecho recordar que ya no somos aquellos jóvenes que los conocimos en un capítulo de Skins y que a veces, es necesario recordar de dónde vinimos para saber a dónde vamos.