Foto: Gettyimages

El dulce desamor de Future Islands es plasmado en ‘The Far Field’

Después de tres largos años de espera por el quinto álbum, Future Islands ha llegado para compensar cada segundo perdido con el excelente trabajo que hicieron en The Far Field, y para nuestra suerte ya podemos escucharlo completo a partir de este fin de semana.

Después de tres largos años de espera por el quinto álbum, Future Islands ha llegado para compensar cada segundo perdido con el excelente trabajo que hicieron en The Far Field, y para nuestra suerte ya podemos escucharlo completo a partir de este fin de semana.

Aunque ya llevan mucho tiempo tocando, Future Islands logró sorprender a todos con Singles en 2014, incluso lograron colocarse entre las listas a lo mejor de ese año. ES por eso que las expectativas para este material estaban muy en alto, y vaya que se lucieron en el intento de superarse. Los arreglos de producción corrieron a cargo de John Congleton, mientras que Patrick McMinn grabó las trompetas y Michael Lowry –baterista durante los conciertos– añadió la cereza del pastel con sus percusiones.

A diferencia de trabajos anteriores, The Far Field destaca con una vibra colorida de timbres dulces, que ahora se enfocó en darle más cuerpo al instrumental y presente otro atractivo más allá de la voz de Samuel T. Herring. Este hombre nos ha demostrado ser todo un frontman en el escenario, con las variaciones en sus tonalidades que pueden incluso alcanzar el gutural y hacerlo encajar a la perfección en cada pieza. A pesar de ser mucho más movido y “alegre” que en otras ocasiones, el desamor sigue presente en la temática de las letras.

 

 

Las experiencias personales de Samuel han salido a flote, como la historia en “Beauty on the Road” que nos cuenta aquella vez que tuvo que dejar ir a su novia en 2008, debido a que sus caminos comenzaban a separarse a causa sus ritmos de vida desiguales, y él no podía dedicarle el tiempo necesario para estar de tour. Por más que quería estar a su lado, no podía resignarse a un empleo ordinario cuando su vida era la música y soportó el dolor de esta ruptura para perseguir sus sueños (¿alguien dijo La La Land?).

El romanticismo colisiona con la melancolía en algunas líneas de un enamorado incomprendido, que con muchas inseguridades en su vida trata de superar los fantasmas de su pasado, a la par de que alienta a los corazones lastimados que están a punto de rendirse (como en “Cave”).

También hay asuntos familiares presentes, como el eterno agradecimiento que tiene a sus padres, recordándonos un poco a “A Sonf For Our Grandfathers”, con más distorsiones agudas y sintetizadores de aires ochentenos, para demostrar que Samuel no olvidará sus raíces sin importar cuánto tiempo pase. El tiempo que malgastamos tratando de vivir en lugar de dejarnos llevar, el poder de la vulnerabilidad emocional que nos da fortalezas, entre tantas otras cosas que han quedado plasmadas en 45 minutos de duración.

 

 

En cuanto al sonido, se aprecia una gran evolución si escuchamos a detalle “Noth Star”, que por unos segundos une fuerzas con estilos de indie rock moderno. Mientras que hay sutiles influencias de baladas sesenteras, con dulces toques en el instrumental para añadir su propio sello. Y no podemos dejar de lado la colaboración de Debbie Harry (Blondie), para mostrarnos el contraste ideal a la voz de Samuel en “Shadows”.

Future Islands nos ha regalado un gran material con The Far Field, y esperemos que logren colocarse en un buen puesto a lo mejor del año, pues la competencia está reñida.

 

Top Relacionadas