Gus Dapperton / Getty Images

Gus Dapperton: Dream pop lleno de color, identidad y mucho DIY

El dreampop ha estado presente desde finales de los años 80 hasta la actualidad, y a lo largo de los años nos ha dado a artistas tan antaños como Mazzy Star y Galaxie 500, o tan recientes como Wild Nothing y Daydream. Y si algo es una constante en este género es esa atmósfera suave, romántica, y llena de nostalgia que a muchos nos ha enamorado más de una vez.

Por eso siempre es un gusto conocer a nuevas generaciones de músicos que se adentran a ese género musical y lo convierten en una máquina del tiempo para los jóvenes de ahora. Uno de ellos es Gus Dapperton, un cantautor proveniente de Nueva York que en los últimos años ha logrado destacar gracias a toda la estética y concepto que gira alrededor de su música, tanto física como sonoramente.

Gus Daperton: Dream pop lleno de color, identidad y mucho DIY

Foto: Getty Images

Gus Dapperton nació después de una ruptura sentimental

Brendan Patrick Rice, mejor conocido como Gus Dapperton, nació el 11 de marzo de 1997 en el pueblo de Warwick, Nueva York. Aunque en gran parte de su adolescencia tuvo una curiosidad por probar el mundo de la música, no fue hasta los 17 años cuando Brendan decidió intentarlo y arriesgarse en grande.

Y sí, como toda buena historia, la de Gus Dapperton comenzó por una decepción grande de la vida: “Mi Mac falló, mi ex estaba saliendo con mi amigo, me operaron. Estaba realmente abajo” comentó el cantautor estadounidense en una entrevista en 2017, donde reveló que el tocar fondo provocó que se aventurara a crear un personaje con el que pudiera expresarse sin temor a ser juzgado por ser como es. 

Gus Daperton: Dream pop lleno de color, identidad y mucho DIY

Foto: Especial

Fue así como en 2014 nació Gus Dapperton, el alter-ego de Rice que ondeando la bandera del DIY, y acompañado de sonidos musicales con fuertes influencias de los años 90, así como una estética similar a la que recuerda de sus primeros años de infancia (eso explica muy bien el corte de honguito y la ropa colorida), comenzó su carrera musical.

El inicio no fue fácil, pero tampoco complicado. El cantautor estadounidense empezó creando sus canciones en la comodidad de su cuarto para posteriormente subirlas a plataformas como SoundCloud y Youtube, donde sus amigos, conocidos y vecinos fueron de los primeros en descubrir esa nueva parte de Brendan Rice donde se sentía orgulloso de ser un ‘desadaptado’.

El éxito llegó bastante rápido

Aunque un año después Gus Dapperton comenzó a llamar la atención de los amantes de la música ‘indie’ que navegaban por las plataformas mencionadas, fue en 2017 cuando el chico captó las miradas de los críticos de música alternativa gracias a la canción “I’m Just Snacking”, una pieza que se posicionó como uno de los himnos del verano en Estados Unidos.

Eso no sólo ocurrió por la historia reflejada en el videoclip musical, la cual nos relata la historia de dos almas gemelas que no pueden estar juntas debido a las inseguridades que los agobian. De hecho, tuvo mucho que ver el ritmo, la atmósfera y la estética que rodeaban toda la creación de Gus Dapperton, perteneciente a su EP, Yellow and Such, lanzado ese mismo año.

Pronto Gus Dapperton se convirtió en uno de los grandes referentes del dream pop y el lo-fi en Estados Unidos. Muchos lo consideraban como un músico que reinventaba el dream pop y aparte, era el ejemplo para todos los jóvenes que se rehusaban a ser etiquetados como ‘algo’ o ‘alguien’ en específico.

Para 2018 el también productor y modelo ya poseía un nombre conocido en la industria, tanto que en ese año fue buscado por una gran cadena de streaming para que musicalizara una de sus series de televisión, misma que en ese año estaban en su auge máximo y en boca de todos. Para bien o para mal.

Probablemente ya lo escucharon anteriormente gracias a Netflix

Sabemos que en la actualidad las series y películas se destacan por escoger perfectamente las canciones que musicalizarán sus historias. Y sí, no es mentira decir que Netflix es una de las plataformas que más tratan de cuidar ese tipo de detalles en sus producciones, pues saben lo importante que es que una canción encaje con la atmósfera que han creado y la transmita a través de la pantalla.

De hecho, la compañía de streaming es tan consciente de ello que en 2018 invitaron a Gus Dapperton a crear una canción para la serie ’13 Reasons Why’, un drama adolescente que además de crear una polémica en torno al suicido, también consiguió que la mayoría de su público volcara su mirada a Dapperton, autor de la pista “Of Lacking Spectacle”.

Acá en México ya tuvo una presentación en México

Con sólo dos EP bajo el brazo, Gus Dapperton visitó México en la edición del 2018 del Corona Capital, donde vimos cómo la joven promesa conquistaba uno de los escenarios de uno de los festivales más importantes y conocidos de nuestro país y toda América Latina. Uno donde la única regla para disfrutar de su presentación parecía ser no avergonzarte de quién eres y expresar tu ser al máximo.

De eso ya han transcurrido dos años, tiempo en el que Dapperton incluso ya publicó su primero disco de estudio, Where Polly People Go to Read (2019), y en donde ha estado trabajando en el segundo titulado Orca, el cual cuenta con la producción de Spike Stent –quien ha trabajado con artistas como Frank Ocean y Lady Gaga– y que llegará a los oídos de todos el próximo 18 de septiembre.

Sin duda, un músico al que debemos seguirle la pista

Gus Dapperton es el perfecto ejemplo de cómo los jóvenes pueden utilizar la tecnología para hacer cosas nuevas y maravillosas. También, de lo importante y relevante que es tener una nueva generación de músicos que nos recuerden la importancia de sentir que alguien allá afuera nos entiende y escucha como a veces pocos logran hacerlo. Sin prejuicios.

No nos equivocamos al decir que este jovencito de 23 años será uno de los músicos que en unos años encabezarán los festivales de música. Pues si a su corta edad y con sus propios medios ha conseguido todo lo que tiene, no nos imaginamos cómo será ahora que comience a presentar música más elaborada y sobre todo, acompañadas de las letras cotidianas y brutalmente honestas a las que nos ha acostumbrado.