Desde hace 58 años (1959) el 3 de febrero ha sido nombrado como “El día en que murió la música” debido al trágico accidente de avión en el que perdieron la vida Buddy Holly, Ritchie Valens y J. P. “The Big Bopper” Richardson, cerca de Clear Lake en Iowa.

Todo sucedió mientras Buddy Holly se encontraba dando su gira Winter Dance Party, y dos músicos cuyas carreras iban en ascenso, decidieron unírsele al escenario (Valens y Richardson). Tratando de cumplir con la mayoría de las fechas a pesar de todo el caos de las condiciones climatológicas. Varios miembros del grupo estaban enfermos y tenían partes del cuerpo congeladas en los viajes de autobús…ese fue el motivo por el que decidieron viajar en avión, intercambiando lugares para que en una mala jugada del destino, los tres quedaran juntos en la misma aeronave.

El mal clima causó que el piloto perdiera el control del avión, ya que no sabía leer correctamente los instrumentos de cabina y terminó por estrellarse.

Dicho accidente ha sido muy icónico en la historia de la música, que no sólo ha tenido repercusión en los primeros años posteriores, sino que hasta la fecha sigue siendo retomado por algunos artistas, quienes desean homenajear a tres interpretes que se convirtieron en leyendas.

Mucho se ha hablado de este fecha y de su muerte, es por eso que en esta ocasión decidimos recordar algunos de los homenajes que les han rendido a estos músicos.

El tributo más conocido fue creado Don McLean en la canción “American Pie” en 1971. Haciendo referencias de forma poética a esta gran pérdida para el rock and roll, llevando en decadencia a este género, y aunque nunca ha revelado de forma oficial el significado de la letra, podemos encontrar muchos detalles obvios en la misma: “lo que le estremeció un febrero y las malas noticias que dejaba en la puerta con cada periódico que repartía, algo me tocó muy adentro el día que la música murió”.

Un año después de la tragedia, el pionero del rock Eddie Cochran escribió “Three Stars” para recordar a sus amigos fallecidos, especialmente para el joven Ritchie Valens, quien solamente tenía 17 años cuando murió, dejando inconcluso su futuro prometedor en la música. “Ritchie, todos me llaman a mí sólo un chico, pero tú tenías sólo 17 años”.

Entre algunos de los artistas que han hecho covers de Buddy Holly se encuentran The Beatles, The Rolling Stones, Blondie, Julian Casablancas, John Lennon, Patti Smith y The Black Keys. Pero fue Weezer quien decidió nombrar a la cuarta canción de su disco debut (en 1994) igual que el cantante. Mencionándolo un par de veces junto a la actriz estadounidense Mary Tyler Moore, e incluso hicieron un video con temática de los 50.

J.P. Richardson fue reconocido por el Rockabilly Hall of Fame, y en 2010 fue inducido al Salón de la Fama del Rock ‘n’ Roll de Iowa. Valens por otra parte, recibió su propia estrella en el famoso Hollywood Walk of Fame, y en 2001 ingresó al Rock and Roll Hall of Fame.

Holly y Richardson son mencionados en una historia de Stephen King llamada “You Know They Got a Hell of a Band”, hablando de una ciudad habitada por leyendas de la música fallecidas y más tarde fue adaptado a una de sus múltiples mini series de televisión.

En cuestión de monumentos, hay uno ubicado en Clear Lake, Iowa (el lugar del accidente) dedicado a los tres músicos que fue colocado en 1988 por el artista Ken Paquette, representando una guitarra de metal y tres discos con el nombre de cada uno. Al estar en propiedad privada, fue creado otro similar en julio de 2003, para colocarlo en Riverside Ballroom, ubicado en Wisconsin.

Por alguna extraña razón Richardson fue el que recibió menos atención tiempo después, puesto que rindieron tributo a sus dos compañeros en la película biográfica de Holly, The Buddy Holly Story, de 1978, y nueve años más tarde fue turno de Valens para la película La Bamba.

“El día en que murió la música” es constantemente mencionado en la cultura actual, como una gran marca en la historia musical, que incluso tiene su propia parodia en Los Simpson. ¿Recuerdan algún otro homenaje?