“‘Invisible People’ es nuestra vida entera”: Una entrevista con Chicano Batman

Formada en el 2008, Chicano Batman es una banda que decidió encontrar su camino fusionando los orígenes y el presente de todos sus integrantes. La banda de Los Ángeles lleva 12 años predicando que si hay talento, la fusión de sonidos y culturas es perfecta para la música. Siempre con un pie en sus raíces latinas y el otro acariciando la música mundial, parece que Chicano Batman por fin encontró la fórmula secreta para despegar y empezar a convivir con los más grandes del mundo: buscar la perfección.

En estos momentos, Chicano Batman se encuentra a unos días de lanzar su cuarto álbum de estudio Invisible People. Un disco que desde que lanzaron el sencillo “Color my life”, se sintió que sería uno con la misma alma que los caracteriza, pero con una nueva fórmula para hacerlo. Se sintió la llegada de una banda lista para convertirse en la próxima sensación de California. Después lo afirmarían con “Pink Elephant”.

Instagram @chicanobatman

Para entrarle de lleno a esta historia, tuvimos la oportunidad de hablar con Bardo Martinez, frontamn de la banda. A través de una videoconferencia –que por momentos se trabó, pero dejando muchas buenas risas– nos platicó con una profundidad absoluta el trabajo y el sentimiento que hay atrás de Invisible People.

Nos platicó cómo fue el proceso de ser su material más especial hasta el día de hoy, el trabajo que hubo detrás de cada nota y palabra, y por qué este disco es su vida entera.

Instagram @chicanobatman

“Empezamos a hacer la música en 2018. Empezamos a ensayar y a empezar con canciones sin letra. Estábamos trabajando con Miguel, el de ‘Skywalker’, ¿lo conoces? Artista mexicano de R&B. Nos resultó la fortuna de trabajar con él. Su música es muy moderna, muy R&B, bien neo soul. A él le gustó una canción de nosotros, ‘Black Lipstick’, y trabajamos juntos. Nosotros tocamos y él cantó mi letra y fue una experiencia muy buena”.

“Ya después, en mi casa, estaba componiendo música solo. Estaba grabando diferentes cosas a la cinta y tenía a Miguel en mente. Música moderna, sonido moderno. Pensé en meterle 20 tracks del mismo acorde para que suene como un sintetizador de los 80. Voy a usar un drum machine Casio Tone”.

Foto por Jeff Kravitz/FilmMagic

“Buscando un sonido más moderno. Porque tenemos los instrumentos… Tenemos un piano acá que suena como Los Ángeles Negros, tengo varios sintetizadores que suenan más a Michael Jackson, ¿me entiendes? Entonces también Carlitos, el guitarrista, tenía eso en mente”.

“‘Hay que dejar todos esos órganos, vamos a usar estos instrumentos con ritmos más bailables’. A veces había cosas como: ‘Yo quiero usar esto’ o ‘tú tienes que usar lo otro y tiene que ser así’. ‘No tiene que ser así’. Como todo grupo con estas batallas musicales, ¿no? Estéticas. La estética es muy importante para nosotros. Siempre tratamos de buscar una linea de distinción musical”.

“Ese fue el tren al que nos embarcamos. Todo nuevo. Música bailable, puro funk. Para mí, con ‘Pink Elephant’ por ejemplo, yo escuché una pista que hizo Eduardo (bajo) con Gabriel (batería) y tenía muchos movimientos pero había uno muy especial (empieza a tararear la línea principal de guitarra de la canción)”.

Instagram @chicanobatman

“Y ese fue. Yo les dije: ‘Es ese’. Igual sobre ‘Pink Elephant’, estaba escribiendo letras en el estudio y todo lo intenté llevar por una relación de “singer-songwriter” (cantante-escritor), como de ‘I’m gonna flow on this right now’, de ‘yo nomas le voy a meter todo así en el momento’. ¿Me entiendes? Fue un proceso muy variado, muy diferente”.

“En realidad queríamos quebrar las barreras que siempre hemos tenido. O crear nuevas barreras. Todo tenía que ser nuevo, nuevo, nuevo”.

Instagram @chicanobatman

Una banda con once años de carrera y tres discos exitosos, rara vez se avienta a llevar su música hacia una dirección a la que nunca la habían llevado. Y a  cambiar sus procesos creativos de raíz para buscar algo diferente. Pero esto fue exactamente lo que hizo Chicano Batman: trabajar afuera del concepto soul psicodélico característico de su sonido.

“Fue una evolución la forma de llegar al sonido de ‘Invisible People’. Fueron meses y meses. Nosotros queríamos… No solo musicalmente. No solo se trataba de hacer nueva música. No. También se trató de la relación ente todos nosotros. Porque este disco no lo íbamos a hacer como antes”.

“El proceso musical tenía que cambiar. Por ejemplo: ‘Tú, Carlos, ahora toca el teclado’. Y lo digo porque él es guitarrista y es una persona muy enfocada a ser guitarrista. Te estoy hablando de conversaciones que nosotros teníamos”.

“A eso se llegó por las conversaciones, las batallas, los contantes intentos. Fue un experimento, un proceso muy orgánico. Muy orgánico”.

Para poder tener Invisible People en sus manos, tuvieron que pasar 2 largos años. El primero fue un ir y venir. Crear conceptos, consolidar ideas, fijar rumbos de sonido y grabarlo. El segundo fue esperar por la mezcla del disco.

¿Pero por qué esperar tanto tiempo por una mezcla de audio? Simplemente porque Shawn Everet, uno de los mejores ingenieros de mezcla de Los Ángeles y Estados Unidos sería el encargado de llevarla. ¿Qué tanto hay de su mano en Invisible People?

Foto por Jeff Kravitz/FilmMagic

“Bro, yo te voy a decir algo. Yo soy muy fan de Julian Casablancas, y especialmente de sus discos de The Voidz. ¡Y Shawn Everet fue el productor de esos discos! Eso fue algo grande para mí. Entramos a su estudio y adentro tenía un sello de The Voidz escrito como bien “punk rock-star”. Y eso fue como ‘¡wooooow!’. Para mí este disco suena a The Voidz.

“Yo escucho esos discos todos los días y ahí tengo mis canciones favoritas. Y de parecido tiene el ritmo. Tiene eso. Pero también tiene muchas cosas diferentes. Porque a Shawn le entregamos una masa. Toda esa música en una cinta de dos pulgadas. Entonces, desde un punto técnico, todo fue grabado en una cinta muy grande. El audio fue muy alto, la calidad. Entonces el le dió mucha ligereza de hacer lo que quería”.

Instagram @chicanobatman

“Y ahora suena magnífico. Suena muy muy grande. Es un sonido muy hi-fi. Él le hizo y cambio todo. Nosotros lo comparamos con pan: le dimos la masa, la metió al horno y como dice Gabriel, salió un pan infladísimo”.

Cuando me encontré con “Pink Elephant” en el famoso descubrimiento semanal, automáticamente pensé en una banda tipo Chicano Batman pero tirándole a algo más contemporáneo. Al final y para una bella sorpresa si fueron ellos. Ahí me di cuenta que sí encontraron la forma de mantener la esencia pero evolucionar al mismo tiempo.

Foto por Scott Dudelson/Getty Images

Pero ¿qué se mantiene, y qué cambia en este nuevo disco? Se fue la lucha de egos y se quedó el amor por hacer algo excepcional. Así nos los cuenta Bardo…

“Cambiaron muchas cosas, pero nosotros seguimos siendo las mismas personas. No sé.. ¿Cómo te digo? Yo creo que más que en todos nuestros discos anteriores nos encajamos en nuestros roles y en nuestro trabajo. Para mí, más que en los otros discos me metí más en el rol del cantante. ‘Yo me voy a enfocar en que la letra, que cada nota llegue y pegue lo más perfecto que pueda ser’“.

Foto por Scott Dudelson/Getty Images

“En que las canciones de este disco sean lo más grandes posibles. Que cuando se escuchen la gente diga que son canciones grandes, que no se puedan negar. Eso fue lo más importante. Sin importar si yo escribí la música, si yo hice la guitarra o el teclado. Eso para mí no tenía nada de sustancia. Para mí todo se trataba de hacer canciones grandes. Si Eduardo traía un pista, chingón, vamos a usarla”.

Fue una prueba muy fácil. Y la prueba fue: tiene que estar bueno. Es todo. No importa quién lo hizo, cómo llegó a ser, eso no tiene nada de sustancia. En realidad ‘Invisible People’ es nuestra vida entera. Es nuestra carrera musical. Lo que nos va a traer la tortilla a la mesa”.

Dicho por Carlos (guitarrista) y ahora por Bardo, Invisible People se ha convertido en el disco favorito de toda la banda. Aun más que su aclamado y filosófico álbum de 2017 Freedom is Free. ¿Pero cómo es que un artista define su proyecto favorito? Para Bardo, todo se trata de la música.

“Yo pienso que por fin llegó a… Porque me encanta la música. Yo la puedo poner junto a una canción de The Voidz o una canción… Por ejemplo salimos en playlists de Apple y de ‘Ultimate Indie’ en Spotify, y eso es como una World Cup (Copa del Mundo) de la música.  Eso es de ‘wooow’ (risas).

Foto por Jeff Kravitz/FilmMagic

“Está con Tame Impala, con muchos artistas indie americanos, y para mí les da. ¿Sabes? Suena igual de pesado que el último disco de Tame Impala”.

“Tiene esa calidad y esa onda. La música es algo bello y es como llegar a Disneylandia y abrir puertas y entrar a cuartos increíbles. Para mí las canciones de Chicano Batman ya llegaron a eso, a esa calidad. Ya llegamos a un punto en el que la calidad ya está ahí y le puede dar a quien sea. Y nosotros somos las mismas personas. Esa fue la meta. Hacer música que le vaya a dar en la madre a todo mundo”.

“Y no lo digo de una forma negativa. Lo digo con amor. El respeto musical como artistas es lo que queremos. Y creo que en este disco lo hacemos y por eso es mi favorito”.

Instagram @chicanobatman

Toda banda y todo artista tiene un proyecto de gran valor simbólico y nivel profesional que los identifica mejor por lo que son. Ese proyecto que de alguna forma habla con precisión de lo son como creadores de arte y de los motivos por los que lo hacer. ¿Es Invisible People el proyecto artístico más grande y representativo que ha hecho Chicano Batman?

“(Risas) ¡Claro que sí, brother! Es muy… Mira, todo tiene que ver con la producción. Las intenciones. Cuando uno se pone a escribir una canción uno tiene intenciones. Y uno nunca sabe si esas intenciones van a llegar al público. Ese es el trabajo como artista. ¿Cómo hacerle llegar las profundas intenciones de uno, que vienen de la vivencia, al público? Pero todo tiene que ver en qué tan buena sea la música, la letra y qué tan buena es cuando le subes al estéreo”.

Foto por Frazer Harrison/Getty Images

“Esto lo ves en las películas cuando escuchas que están poniendo música en la radio. Y se ve por los medios sociales y se ve que todo mundo está escuchando esa música y que está pegando porque está pegando. La primera vez que le enseñé a mis amigos la música estaban sorprendidos. Con la cachetada en la cara. Y cuando vi que ellos la sintieron al igual que yo cuando la escuché por primera vez, dije: ‘Ya terminé. Ya terminé mi trabajo'”.

“Nosotros, los cuatro, como Chicano Batman, trabajamos un año entero con este disco. Yo me fui a Nueva York diez días para grabar los vocales. Yo grabé un chingo de música”.

“Y cuando llegue a casa todavía faltaban algunas canciones y me metí al estudio. De las 12 de la mañana hasta las 3 de la mañana. Me puse a cambiar rolas. Algunas que teníamos hace mucho tiempo pero que sentía que no pegaban. Y pues al final todo me encantó, nos encantó”.

Foto por Rebecca Sapp/WireImage

Lo que te estoy diciendo es que trabajamos esa música hasta el fin. Hasta el final. Nunca le paramos. Hasta el master. Yo escuchaba los masters y decía: ‘Carajo, no me suena. No me suena’. Y otra vez, a trabajar, a batallar. Yo tengo un chingo de coraje, y con este disco yo le siento muchísima confianza”.

Empapados de cómo es que Chicano Batman llegó a tener el proyecto más significativo de su carrera, uno con un sonido de clase mundial, uno que hizo que cada integrante de la banda lo amara por completo, pareciera que encontraron el hilo negro de cómo trabajar de ahora en adelante. Uno que hasta les ha dejado con canciones de sobra listas para un nuevo disco próximamente.

Foto por Jason Squires/Getty Images

“Así es, bro. Pero siempre va a cambiar. Eso es lo bueno. Como grupo tenemos esa flexibilidad de hablarnos directamente. Toda la amistad está en un punto muy buena en el que podemos hacer lo que queramos. Cuando entramos al estudio a grabar… Bueno, tenemos cosas ya grabadas, bro. ¡Cosas ya listas!”.

Ahí metida en Invisible People hay una canción titulada “Moment of Joy”. Según Carlos, habla de disfrutar las cosas pequeñas de la vida, por lo que le preguntamos a Bardo cuáles son esas cosas pequeñas que él disfruta, y de que va esta canción para él.

Foto por Jason Squires/Getty Images

“¡Pues ahorita estoy haciendo mi ejercicio diario! (risas) Una horita al día tratando de mantener el el físico para cuando pegue ese escenario voy a romper esa vaina. Pero también te quiero decir que cuando yo escribo una letra, siempre intento enfocarme en… Yo amo artistas como John Lennon, y muchos singer-songwriters que hablan desde su propia perspectiva”.

“Que hablan de su propia manera de ejercerse, de sentir. Entonces para mí siempre ha sido muy importante reflejar exactamente cómo me siento. Y lo hago a través de la poesía, de la letra. Y “Moment of Joy” es otro ejemplo de eso, de mi filosofía”.