En la primera década del 2000, la música tuvo un gran auge no solo por la forma en la que era difundida, sino también por los talentos emergentes que se encontraban a través de internet, MySpace o bien, de MTV. Algunos géneros como el dance punk, garage punk, new rave, post-punk revival o electroclash, estuvieron en su apogeo justo entre 2008 y 2010, época en la que bandas como Klaxons, Late of The Pier, Bloc Party y Does it Offend You, Yeah?, se colocaron como los principales exponentes de dichos géneros. En ese entonces las mujeres también la batuta para convertirse en las vocalistas de agrupaciones memorables como lo son The Kills, Metric y por supuesto, los Yeah Yeah Yeahs.

Una década de It's Blitz!: el disco que marcó el antes y después de los Yeah Yeah Yeahs

Foto: Getty Images

Decir algo de los Yeahs es recorrer un largo camino dentro de la escena musical neoyorquina que data del 2000 y sobre todo, de la forma en la que el punk rock tomó un significado completamente distinto e incluso se comercializó dentro de las nuevas generaciones. 

Karen O era la fiel representante de una mujer que no le importaba lo que los demás pensaran de ella. Era desmadrosa, destructora de su entorno y una apasionada por la música. Con una voz sin igual y el sinónimo de lo que es una verdadera rockstar femenina, creaba sus looks a partir de Converse, leggings negros o en colores metálicos, faldas y vestidos cortos, playeras sin mangas, chamarras de piel con estoperoles, pantalones de colores chillantes, medias de red o rotas y mucho delineador negro.

Una década de It's Blitz!: el disco que marcó el antes y después de los Yeah Yeah Yeahs

Foto: Getty Images

Después de que los Yeah Yeah Yeahs nos presentaran dos discos de larga duración —Fever to Tell y Show Your Bones— y un EP —Is Is— llegaron con It’s Blitz!, un álbum que cambia drásticamente el sonido al que nos tenían acostumbrados pero que al mismo tiempo es el reflejo fiel de la precisión y aprendizaje que habían tenido en la última década.

“Creo que uno de los sentimientos más grandes es que los sentimientos no cambiaron ni nada por el estilo. Nosotros quisimos hacerlo más ruidoso y con un sonido emocionalmente catártico. Vivíamos en Nueva York en ese entonces, ahí donde la gente se quedaba con los brazos cruzados y se sentía indiferente y ambivalente ante la música”, comentó Karen O a la revista The Clash en ese entonces. 

Las melodías ahora eran menos aceleradas; nos encontrábamos con algunas canciones de amor —algo como “Maps”—, pero mucho más estructurado y colocado a manera de que el disco no se tornara aburrido. La pasividad, hasta cierto punto, hizo que It’s Blitz! se convirtiera en un disco comercial y del agrado de todos.

Ahora Karen O se mostraba más abierta a la contradicción, a dejar sus sentimientos, emociones e interpretaciones del amor, la vida y lo que se le pusiera en frente para poder darle un sentido a través de las letras, mientras que Nick Zinner y Brian Chase lo interpretaban a su manera para luego convertir esa interpretación en música y por ende, en canciones.

Así fue como nació It’s Blitz!, el disco que marcó un antes y un después en la carrera de los Yeah Yeah Yeahs pero que no fue criticado ni mucho menos. Al contrario, fue la forma en la que ellos se reinventaron y que los fans recibieron con los brazos abiertos. Con Mosquito fue un poco de lo mismo pero más flojo, en realidad no alcanzó a cuajar del todo y el resultado fue un disco que pasó sin pena ni gloria y que además significó una larga pausa para esta banda tan representativa de su tiempo.

It’s Blitz! se tenía programado para aparecer en el mercado en abril de 2009, sin embargo, debido a su filtración en internet se decidió que fuera liberado un 6 de marzo de 2009. Así, nos encontramos ante lo que hoy se conoce como mercado ilegal o piratería, una forma de conseguir la música que a partir de ese entonces se convirtió en un básico para todos aquellos melómanos o aquellos que simplemente querían descubrir nueva música.