En 2014, Jenny Lewis se hizo un espacio en la industria de la música con The Voyager, un disco que fue muy bien recibido por las audiencias y los medios. La razón se encuentra en las diferentes “identidades” de Jenny a través de su música. Este también es el motivo por el cual el regreso de la cantante ha sido tan esperado, y cuya ausencia se ha terminado este viernes 22 de marzo con la salida de su cuarto álbum de estudio en solitario bajo el nombre de On The Line.

En sopitas.com tuvimos la oportunidad de platicar con Jenny Lewis sobre la salida de On The Line y la pregunta del millón: ¿Por qué tardó tanto en regresar con un disco para sus seguidores? Todos los artistas tienen bien claras sus influencias, y en una época digital estas parecen sobrar. Para Jenny, la ciudad de Nueva York y las cerezas cubiertas de chocolate son el sonido de la vida. Sin embargo, la inspiración no se puede acelerar, y se necesita “procesar el amor y la vida, y convertirlos en arte”.

La atención mediática hacia The Voyager, le dio a Jenny Lewis momentos de reflexión que culminaron con On The Line, un disco que fue grabado en dos años para representar, con sus 11 canciones, la llegada de la madurez y la autonomía a la vida de todas las personas. Canciones como “Party Clown” o “Wasted Youth” hablan, sin directas y con muchas sutilezas, de esta situación que todos viven.

On The Line es un disco que sigue el proceso natural de las cosas con un sonido country y la voz característica de Jenny, el cual empieza “el viaje desde la cima”, y como recomendación, para de ahí “dejarse llevar”. Y así es como debemos escuchar el disco: con libertad, sin prejuicios y con la idea de que se trata de un juego en el que se sube y baja constantemente y sin fechas programadas para eso.

La vida, precisamente, llevó a Jenny a cuatro años de ausencia, y en los cuales se deshizo de la “toxicidad masculina en su vida“. Soy un agente libre que está a cargo de mi destino”, y eso es lo que cambió todo el panorama y la música de Jenny. Ya no hay miedo en la música de quien fuera vocalista de Rilo Kiley.Nunca hay miedos. Intento hacerme feliz primero y espero que la gente se tome el tiempo de escuchar”, y su trabajo como artista nunca ha sido sentir el miedo de los demás ni predecir la respuesta de las audiencias ante su nuevo trabajo.

Con On The Line nos enfrentamos a una nueva cara de Jenny Lewis, a un sonido mucho más sofisticado que va de Nueva York a Nashville y de regreso, de las canciones tristes a las que te hacen feliz. Cada uno de los tracks es un cuento que compone, al final, una novela completa de la vida una mujer que se ha sabido hacer un espacio en una industria que pocas veces respeta las libertades que ella se ha tomado, a un nivel personal y profesional. Acá les dejamos On The Line, disponible en distintas plataformas.