KISS siempre se ha caracterizado por ser una banda que hacer cosas fuera de lo común. Desde aquella loca historia donde supuestamente se sacaron sangre para mezclarlo con la tinta en el cómic que Marvel hizo sobre Gene Simmons y compañía hasta la cantidad enorme de mujeres con las que supuestamente han dormido. Hagan lo que hagan, no podemos dudar que son unas leyendas.

Pues ahora, KISS ha decidido que para su gira de despedida tienen que dar shows únicos, vamos, son los últimos conciertos que supuestamente darán en toda su historia. Y vayan que tienen ideas bastante locas, porque para su gira en Australia y Nueva Zelanda se les ocurrió hacer una presentación únicamente para los tiburones blancos.

Sí, así como lo lees, no es ninguna broma. Las rolas de KISS serán tocadas en medio de la costa de Port Lincoln, Australia, donde ofrecerán un concierto para atraer a los grandes tiburones blancos de esa región, gracias a las frecuencias bajas en las que están grabadas las canciones del grupo. Aunque toda esta idea parece que salió directamente de toda la extravaganza de la banda (y en parte sí lo es), el concierto tendrá una finalidad benéfica ya que las ganancias serán donadas para la Sociedad Australiana de Conservación Marina. 

El show está programado para el 18 de noviembre y será un paseo de 12 horas por las aguas australianas, que iniciará con la búsqueda de delfines hasta adentrarse en el Océano Índico, donde esperan que una enorme cantidad de tiburones se den cita para rockear junto a la banda. Y si se estaban preguntando, ¿cómo le harán para ver todo? No se preocupen, ya que habrá un enorme piso de cristal (así como en las lanchitas de Acapulco).

Por acá les dejamos el video completito con el anuncio oficial de la banda: 

Ahora solo nos queda una última pregunta, ¿qué rolas tocará KISS para los tiburones? ¿I Was Made For Bitin’ You? ¿Detroit Shark City? ¿Rock and Roll All Bite? Jiar jiar jiar