¿Se acuerdan qué estaban haciendo en el 2004? Dejando de lado que hubo mucho movimiento político en todo el mundo, ese fue un gran año para el entretenimiento. Grandes películas llegaron, tales como Kill Bill: Volumen 2, Closer, Hellboy, Los Increíbles, La –polémica– Pasión de Cristo, es más… Gael García personificaba a nada más y nada menos que al ‘Che’ Guevara para Diarios de Motocicleta.

Y en el lado musical, fue igual o aún mejor, pues tuvimos enormes rolotas como “Somewhere Only We Know” de Keane, The Killers nos daba “Mr. Brightside“, y Franz Ferdinand lanzaba “Take Me Out“. Ah, pero también hay una rola por ahí de una chica que en ese entonces tenía 29 años y que sonó en TODAS partes… “Black Horse And The Cherry Tree” de KT Tunstall… ¿les suena familiar?

Gracias a su gran talento y con solo su voz, una guitarra acústica, y una pedalera de loops, la cantautora escocesa sonó en todo el mundo y nos demostró que no es necesaria la gran parafernalia para destacar, cuando se tiene talento de verdad.

Tuvimos la oportunidad de platicar con ella a tan solo unas semanas de su primera visita a México –de la cual por cierto, nos dijo que está súper emocionada–, y nos demostró qué hay detrás de su música, de dónde sacó su nombre artístico, y cómo fueron sus primeros pasos en la industria.

– KT, algunas personas no lo saben, pero actualmente estás más activa que nunca… remontándonos un poco al pasado, ¿recuerdas cómo era tu vida cuando empezaste a escribir tus primeras canciones?

¡Sí! Empecé a escribir canciones cuando tenía 16 años cuando agarré una guitarra, anteriormente fui entrenada como pianista clásica. Empecé a esa edad y decidí que eso era a lo que me quería dedicar. Realmente no me interesaba el dinero ni la fama, solo quería hacer música para poder sobrevivir y no tener que trabajar de otra cosa. Ese era mi sueño, dedicarme y vivir de la música para no tener otro trabajo. Me tomó mucho tiempo, pasé más de 10 años sin hacer nada de dinero y sin ser famosa.

Foto: Getty Images

– Leí en una entrevista que conociste a tu madre a los 20 años de edad, y que tu papá era un músico de folk, ¿esto es cierto?

Sí, fui adoptada desde bebe, a los 18 días para ser exacta, y vivía con mis papás adoptivos en San Andrews, Escocia. Luego cumplí 23 años y logré encontrar a mi madre biológica. Ella me dijo que mi padre biológico, a quien no pude encontrar, fue un gran cantante. De hecho, recientemente acabo de encontrar a dos ‘nuevas’ hermanas biológicas, por parte de mi papá, o sea que son mis medias hermanas. Ellas me han podido contar más de él, de hecho formé parte de un programa de televisión británico que me ayudó a encontrar a la familia de mi papá biológico y ellos confirman que sí tenía una voz muy especial. Para mí fue increíble encontrar a mis dos hermanas porque realmente nos parecemos, se nos derritió el corazón cuando nos conocimos.

Foto: Getty Images

– Has tenido una carrera muy exitosa acompañada solo de tu voz, tu guitarra, y tu loop station, ¿cómo te has mantenido fiel a tu estilo después de tantos años y tantas tendencias?

Ciertamente, me han interesado las nuevas tendencias de la música, pero la manera en la que toco y la manera en la que compongo es muy tradicional, solo es mi guitarra y mi voz. Me gusta hacerlo a la antigua, como se componía en los 60 y 70. Viajo a esos tiempos para para buscar inspiración en gigantes como Fletwood Mac, Tom Petty. De hecho voy a ir al estudio de Prince y voy a ver todos sus discos. A mí me funciona mucho más escribir canciones a la antigua, creo que la mayoría de mi estilo, se deriva de mi manera de tocar la guitarra, así es como toco la guitarra y escribo.

– Tus letras y tu manejo del loop station fue lo que te catapultó…

¡Gracias! Esa situación es algo chistosa, porque no solo es algo muy creativo hacer música con el loop station sino que es muy barato, jaja. Puedes hacer un show muy interesante y suenas como una banda completa, y se me hace chistoso e interesante ver a Ed Sheeran hacerse tan famoso porque no mucha gente lo logra utilizando solo el loop. Tienes que ser bueno para usarlo… si fuera fácil todos lo usarían. Doy gracias a que yo pude dominarlo porque la gente aún me lo reconoce.

– Inclusive tienes tutoriales en donde enseñas cómo usar el loop station.

Sí, tengo unos cuantos videos en internet, de hecho estuve en un show de Estados Unidos. Es simple, lo único difícil o complicado es que debes tener muy buen timing.

– Y hablando del día que llegaste a la cima, ¿nos podrías contar la historia detrás de “Black Horse And The Cherry Tree”?

¡Claro! Te seré sincera, esa canción de hecho la estaba escribiendo para aprender a usar el loop station, fue literalmente lo primero que escribí con mi pedal. Y experimenté con otras dos canciones pero esta fue realmente la primera. Estaba escuchando mucho blues, y una de las cosas que más me gusta de ese género es que tiene muchos cambios. Un día tuve un sueño en el que vi unos árboles (no cerezos) junto con un caballo corriendo entre ellos. Esta canción representa la reacción de mi subconsciente a este sueño que tuve, y escribí literalmente lo primero que me salió.

El coro es interesante porque a lo largo de esos primeros 10 años en los que buscaba trascender, fue muy difícil para mí animarme a firmar un contrato con una compañía discográfica porque creía que era como vender tu alma al diablo, quería mantenerme independiente para seguir haciendo mi arte; y al final, esta canción me permitió mantener mi identidad frente a la disquera. El coro era tan único que me permitió mantener mi identidad y seguir siendo independiente artísticamente.

Foto: Especial

– ¿Es cierto que te pusiste KT Tunstall en honor a PJ Harvey?

Sí, algo así. Cuando estuve pensando qué usar como nombre artístico, Norah Jones ya se había hecho muy popular, ella podía empezar una tendencia en el mundo para las mujeres que se dedicaban a la música. En ese entonces, hubo una gran ola de mujeres artistas y todas ellas solían usar su nombre completo; estaba yo, estaba Katie Melua, Kate Nash, y el punto es que todas éramos Katy, así que yo quería algo que me diferenciara… y como amaba a PJ Harvey, pues… ahí lo tienes.

– Has hecho música para películas también, ¿cómo manejas el escribir para ti y escribir para una película?

La primera diferencia es que estás escribiendo para alguien más, estás trabajando para el director. No estás haciendo solo lo que quieres para complacerte a ti mismo, tienes que ser parte del equipo que cumpla con la visión del director. Él o ella tiene la visión de lo que quiere lograr, y tienes que colaborar para llegar a ese mismo objetivo. Aparte también tienes que entender lo que el director necesita y quiere expresar, porque puede que esa emoción sea muy diferente entre lo que se ve y lo que se escucha. Pero lo padre de hacer música para películas, es que no tengo que pensar en el género, ni los instrumentos, ni mi voz, ellos se encargan de eso. Recientemente hice la música para una película corta que fue enteramente pura música electrónica y fue una experiencia increíble.

Foto: Getty Images

– ¿Qué podemos esperar de tu próximo concierto en México?

Estoy súper emocionada, he tratado de ir a México desde hace 16 años, ya me cancelaron dos en México, la tercera es la buena, ¡estoy muy agradecida con los fans de México y su paciencia porque realmente he estado intentando ir! Daré un show increíble, tocaré canciones de todos los discos, los viejos favoritos, y habrá esa energía que me gusta dar en los shows, que es lo que me gusta hacer, encontrar una conexión con la gente, expresándome y pasándola bien juntos.

¡Compra tus boletos por acá!

Foto: Cortesía