En los últimos días, la señora Lana Del Rey ha estado tocando con una infinidad de artistas, sobre todo, con músicos que ella admira profundamente. Recientemente ha dejado con la boca abierta a propios y extraños cantando con verdaderas leyendas, como Joan Báez, pero esta vez invitó a uno de los músicos que bajita la mano, fue uno de los más importantes de la entrada de los 90. 

Resulta que en el último show que la cantante de “Born To Die” dio en el Hollywood Bowl para el tour de Norman Fucking Rockwell, sorprendió a todo el mundo con el calibre de invitados que llevó. Además de tener junto a ella y subir al escenario a Sean Lennon, Adam –hijo del legendario Leonard Cohen–, así como artistas de la corriente alternativa como Jesse Rutherford de The Neighbourhood y Weyes Blood. Lana se da el lujo de subir a figuras musicales y esta vez no fue la excepción.

El mismísimo Chris Isaak, que fue mundialmente famoso en la primera mitad de los 90 por lanzar “Wicked Game”, estuvo en el famoso recinto de Hollywood junto a Lana del Rey para cantar codo a codo la rola por la que todos los recuerdan. Se tenía que decir y se dijo. 

Algo bastante interesante es que la cantante siempre respeta por completo a los artistas que decide invitar, vamos, no los tiene nada más como músicos de apoyo, les da chance para que se luzcan y por momentos se siente como si el concierto ni siquiera fuera de ella. Con tan solo una guitarra acústica, la pista casi idéntica a la original y sus voces, Lana y Chris nos entregaron una de las versiones más sexy de esta rola.

Sin más que decir, chequen a continuación el épico momento en el que Lana y Chris juntaron sus voces para cantar esta rolota de los 90: