Sin duda una de las franquicias más legendarias en la historia del cine es la de James Bond –o 007 para los enemigos– que desde 1962 nos ha presentado las aventuras de un espía con mucho, muchísimo estilo. Además de caracterizarse por tener a un montón de actores interpretando al mismo personaje, como Sean Connery, Roger Moore, Pierce Brosnan y actualmente Daniel Craig, todos reconocemos las cintas de James Bond por la clásica rola de inicio y tener canciones originales que se han quedado grabadas en la cultura pop.

Desde el pop hasta el rock, de Jack White a Madonnna, todo tipo de géneros musicales nos han introducido a las películas de James Bond. Sabemos que es muy complicado decidirnos por una sola, pero por acá les dejamos nuestra lista con las 10 mejores canciones originales que se han compuesto para las cintas del 007. 

Shirley Bassey – Goldfinger

Esta canción podría resumir a la perfección todo lo que tiene una película de James Bond: acción, drama, misticismo e intriga. En 1964 se estrenaba la tercera película de la ahora franquicia, Goldfinger, y para capturar la esencia de la trama decidieron que la persona ideal para cantar la rola de la introducción era Shirley Bassey (quien también cantó en Moonraker y Diamonds Are Forever). Al ritmo de big brass y con un sonido sumamente épico, Shirley fijo el parámetro para los demás artistas que pondrían su voz en las películas de 007. 

Nancy Sinatra – “You Only Live Twice”

La hija de la leyenda americana fue la elegida en 1967 para interpretar la rola de You Only Live Twice, la cual abre con un espectacular arreglo de cuerdas con influencia en la música japonesa compuesta por John Barry (y que a lo largo de la película la escuchamos en diferentes situaciones) dándole una atmósfera atractiva que se complementa con la letra. Para muchos, Nancy Sinatra le abrió las puertas con esta canción a muchos artistas populares para que pudieran cantar en las cintas de James Bond.

Paul McCartney and Wings – “Live and Let Die”

En los 70, las cintas de Bond gozaban de mucha popularidad. Así que aprovechando que George Martin –el productor de los Beatles– estaba trabajando en la banda sonora de Live and Let Die, las mentes detrás de esta película decidieron contactar con Paul McCartney para que compusiera una canción para ellos. Le dieron una copia del guión y días después llegó con una canción dramática pero que a la vez tenía momentos épicos. Una canción que combinó la tranquilidad y el espíritu rockero de Sir Paul, y que hasta la fecha miles de artistas han covereado.

Duran Duran – “A View To A Kill”

Cuando hablamos de James Bond y música, es muy común que nos concentremos en canciones serias que hablen de la personalidad que tiene el espía favorito de todos. Pero en A View To A Kill nos demostraron que se podía presentar un tema original para esta serie de películas con un toque de baile, y qué mejor que los meros meros de la época para hacerlo. Duran Duran le puso todo su sazón a esta rola que hizo historia al convertirse en la única canción en su tipo en llegar al número uno de las listas de popularidad en Estados Unidos. Un rolón ochentero.

A-ha – “The Living Daylights”

Puede que A-ha sean reconocidos por “Take On Me”, lo que no muchos recuerdan es que en 1987 ellos fueron los encargados de componer la rola para The Living Daylights. En ella queda plasmada una gran parte de la música de la época, cajas de ritmo programadas y una batería precisa, sintetizadores frenéticos y un coro pegajoso que se queda grabado en tu cabeza por días. Los noruegos nos demostraron que además de hacer grandes hits radiales, podían musicalizar una película de James Bond.

Tina Turner – “GoldenEye”

A mediados de los 90, la franquicia de Bond tuvo un cambio totalmente drástico. Además de dejar de basarse en las historias de Ian Fleming, Pierce Brosnan se convirtió en el 007 y a nivel musical también hubo cambios. La canción de GoldenEye fue compuesta por Bono y The Edge de U2 e interpretada por la gran Tina Turner, y desde que se estrenó causó controversia porque sonaba muy diferente a lo que nos tenían acostumbrados pues tiene tintes electrónicos y destellos del góspel en la voz de Turner.

Garbage – “The World Is Not Enough”

Íbamos casi entrando al nuevo siglo y Garbage nos sorprendía interpretando el tema de The World Is Not Enough. Todos conocían a la banda por los enormes guitarrazos y atmósferas densas que podían crear, pero fue una verdadera sorpresa escuchar lo que consiguieron con esta canción, pues aquí Butch Vig en la producción logró introducir arreglos orquestales al mundo sonoro ambiguo de la banda y a la vez resaltó con esta combinación la potente voz de Shirley Manson.

Jack White y Alicia Keys – “Another Way To Die”

Otra de las rolas originales de James Bond que causó controversia porque no a todo el mundo le encantó. Cuando pensamos que no habría colaboraciones que nos sorprendieran, Alicia Keys y Jack White se juntaron para hacer una de las canciones más eclécticas de la franquicia. Por una parte, White aportó el ritmo y esas guitarras llenas de fuzz, mientras que Keys se sentó al piano, para terminar con ambos cantando desenfrenadamente, intercambiando frases potentes. Puede que no les encante, pero es una de las rolas más originales que han aparecido en estas películas.

Chris Cornell – “You Know My Name”

Los guitarrazos hacían falta en las películas del 007 y en 2006 le encargaron al gran Chris Cornell la tarea de componer la canción para Casino Royale. Para sorpresa de muchos, el vocalista de Soundgarden y Audioslave logró crear una excelente rola y a la vez pudo dejar su esencia en esta canción, con un par de guitarras acústicas y una eléctrica que se combina con una sección de vientos mientras que Chris nos deleita con esa ponchada voz que tenía. Ideal para un final tan tenso como el de aquella película.

Adele – “Skyfall”

Por último pero no menos importante tenemos a Adele, que en 2012 compuso la rola para Skyfall con Daniel Craig. Desde que Shirley Bassey cantó “Goldfinger” no se había escuchado en la franquicia una canción con ese nivel de dramatismo y arreglos épicos, transmitiendo a la perfección la trama de la película. Fue tan impactante el trabajo que hizo la cantante con esta rola que en 2013 le valió el Oscar a Mejor Canción Original y el único en la franquicia de James Bond, a pesar de contar con un montó de temas legendarios. El nombre de Adele se elevó –aún más– después de esta rolota.