Los servicios de streaming ganan más que la venta de CDs

Así es, según la Asociación Americana de la Industria Discográfica (RIAA), los servicios de streaming ganaron durante 2014 en EE.UU. la cantidad de 1.87 billones de dólares (28,594,562,700.00 MXN), dejando en segundo lugar a la venta de discos, particularmente de CDs, que ganó el año pasado 1.85 billones de dólares

(28,288,738,500.00 MXN). Sí, probablemente les parezca que la diferencia es mínima, sin embargo es bastante significativa tomando en cuenta la disminución de ventas de discos a nivel mundial desde hace tiempo –cantidad que va descendiendo con el paso de los años– y el aumento en la utilización de servicios de streaming, como Spotify, Deezer, Pandora, Rdio y próximamente el de Apple, por mencionar sólo algunos.

Asimismo, hay que prestar especial atención al hecho de que varios artistas han retirado su material de servicios como Spotify, tales como Taylor Swift, Jay-Z y Björk, ya sea para tener absoluto control sobre la distribución de sus canciones o para abrir sus propios servicios de streaming (como es el caso de Jay-Z).

Por otro lado, hay que ver también que, aunque económicamente los servicios de streaming han ganado más, esto no representa que sean los más utilizados por el público para conseguir música, ya que las descargas siguen teniendo el número más alto de consumo (las descargas LEGALES); teniendo en segundo lugar las ventas de formato físico (con la venta de viniles en aumento) y dejando en tercer lugar a los servicios de streaming, como muestra esta gráfica:

revenue

Habrá que prestar especial atención a los números que se obtengan de 2015, ya que como se anticipa, el que Apple entre a la competencia de servicios de streaming musicales cambiará completamente la balanza, especialmente considerando que el iPhone es el dispositivo portátil más utilizado por muchos para escuchar música, por lo que muy probablemente el servicio de Apple sea bastante atractivo para los usuarios de iPhone, generando una alza significativa. Por último, también es necesario destacar que el cierre de plataformas de descargas ilegales como Rapidshare y Mediafire, de alguna manera ha mermado la cantidad de descargas ilegales (o de posibilidades para accesar a música), haciendo que la gente –al menos en EE.UU.– termine optando por comprar o pagar servicios de música.

 

Sería interesante ver también cómo se reflejan los números de estos servicios o de la venta de discos en México, comparándolos con la cantidad de descargas y partiendo del hecho de que las descargas ilegales en nuestro país, son más recurrentes debido a la falta de restricciones en internet para esos fines.

@conejoazulorama