Con más de cuatro décadas de carrera, Metallica nos ha mostrado distintas facetas a través de once discos de estudio, el más experimental fue Lulu (2011) junto a Lou Reed. El apego al heavy metal más clásico y el equilibrio sin distorsión en discos como Master of Puppets (1986)  y …And Justice for All (1988) fue antecedido por distorsión y velocidad del speed metal en discos como Kill Em All (1983) y Ride The Lightning (1984).

Hoy tenemos un nuevo disco para el que habrá que descubrir qué facetas siguen vigentes en el mítico cuarteto estadounidense. Siete años después de su Hardwired… to Self-Destruct (2016), Metallica regresa con 72 Seasons, coproducido por Greg Fidelman (Black Sabbath, Slipknot).

Metallica nos dice que no estamos solos en la rola "Screaming Suicide"
Metallica nos presenta ’72 Seasons’, su nuevo disco/Foto: Getty Images

Tras las recientes celebraciones que en 2021 hicieron por los 30 años del famoso Black Album, y con doce rolas nuevas, las leyendas del thrash metal tienen una prueba más ante su audiencia, ya que los discos recientes de Metallica han sido objeto de la más intensa crítica, marcada desde el controversial St. Anger (2003).

Metallica le mete velocidad y distorsión para contar la lucha entre la luz y la obscuridad

72 Seasons hace referencia a los primeros 18 años en la vida de cualquier ser humano, como una etapa definitiva hacia lo que usualmente conocemos como madurez. En este disco de Metallica, James Hetfield comunica las batallas que advierte entre la luz y la obscuridad, y cómo ha convivido con ambos lados.

“Shadows Follow” e “If Darkness Had A Son” muestran el lado obscuro, mientras que Metallica logra ver la luz en rolas como “Chasing Light” o “You Must Burn!”, y por supuesto que en “Lux Æterna”.

Son escasos los momentos de tranquilidad en el nuevo disco de Metallica, más allá de algún silencio seguido de una explosión, la intensidad predomina con riffs y solos sobre un acelerado Lars Ulrich que nomás no descansa durante el 72 Seasons.

El regreso de Metallica al speed y thrash, pero también de algo nuevo

Tal parece que Metallica regresó a los días de sus primeros dos discos, con un metal acelerado y con una distorsión pesada, basada en riffs directos y sin tanta complejidad. Desde el primer sencillo, “Lux Æterna”, notamos que las manos de James y Kirk traían bastante prisa, y es algo que se mantiene a lo largo del disco.

Destacan el riff de “Chasing Light”, o la apertura de “Too Far Gone?”, demostrando que Metallica aún es una máquina para fabricar sonidos de guitarras galopantes. Aunque tengamos normalizada la velocidad de Kirk Hammett, es sorprendente que además de los solos, cree arreglos coordinados con James Hetfield y estén a lo largo de todo el disco.

Notamos que Lars se puso también a darle duro en este disco, con el inicio de “Crown of Barbed Wire” exigiendo precisión y velocidad en la batería. En un disco bastante revolucionado, Ulrich galopa en la mayoría de las canciones, “Screaming Suicide” y “Room of Mirrors” son una muestra de lo que puede hacer el baterista. Habrá que ver en vivo cómo se mantiene detrás de su kit en la próxima gira de 72 Seasons.

Aún con estas fórmulas clásicas dominando en el disco, Metallica se dio chance de intentar algo relativamente nuevo, y es que 72 Seasons cierra con la canción más larga en la discografía de la banda.

“Inamorata” parece ser una canción construida igual que las anteriores, hasta que Robert Trujillo lidera el puente a la mitad de la rola. A partir de ahí, con la incorporación de las guitarras, la canción asciende y claro que con solos incluidos, repitiendo Hetfield la relación de amor que tiene con su propia miseria.

El enorme peso de ser Metallica

Estamos ante un gran disco de thrash y speed metal, pero quizás lo más difícil para Metallica es cargar con el peso de discos históricos y equilibrados, con muchísima innovación para la época, riffs y solos que ya son parte de la cultura pop y letras muy llegadoras. Las doce rolas del álbum transcurren bien, te mantienen headbangeando y es bueno que las revoluciones no bajen en más de una hora de nuevo material.

Pero aún así, se siente que falta un momento estelar en el nuevo disco de Metallica, que llegue en forma de un riff icónico, algún puente en acústico o hasta una letra llegadora que vaya más allá de la pelea entre el bien y el mal. Nos queda claro lo que pasa por la cabeza de Hetfield, pero los temas son muy repetitivos en las letras, esperamos algún momento fuera de la batalla entre luz y obscuridad que simplemente no llega.

Para conmemorar el lanzamiento de 72 Seasons, Metallica lanzó distintas versiones físicas y bastante mercancía, con todo y ropa para bebés (porque conocen la edad de sus fans), y todo lo pueden encontrar en su sitio oficial. Y no olviden que la banda visitará la CDMX en septiembre de 2024 para presentar este disco, con dos fines de semana que serán espectaculares. ¿Ya tienen sus boletos?

Todo lo que no sabías que necesitas saber lo encuentras en Sopitas.com

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook