Nick Murphy nos invitó a un viaje de psicodelia sonora en el Corona Capital 2019

Mientras una capa gruesa de humo cubría todo el escenario creando una atmósfera enigmática, Nick Murphy salió con una gabardina negra que lo hacía parecer un ente misterioso para dar un show de muchísimo poder. “Mi nombre es nick y voy a tocar un poco de música”, fueron las palabras que le dieron inicio a la hora más mágica y psicodélica del día en la carpa Levi’s del Corona Capital.

Treinta minutos antes de estas palabras, el escenario parecía un desierto desolado sin mucho que ofrecer. Por un momento daba la sensación que la tentación por ver a The Strokes simplemente era demasiada. Sin embargo, cada minuto sumaba gente. Cada minuto llegaba alguien apresurado para agarrar un buen lugar en la víspera de la segunda presentación de Nick Murphy en suelo mexicano, hasta llenar el escenario de gente lista para recibir una de las mejores presentaciones que ha dado el australiano.

Foto por José Jorge Carreón / OCESA

La última vez que Nick Murphy se presentó en México lo hizo bajo su alias Chet Faker en el Ceremonia 2015. Con este nombre, lanzó las rolas que lo pusieron en lo más alto de la escena de la música electrónica gracias a sus delicadas y envolventes líneas de sintetizadores apoyados por ritmos cálidos y letras profundas. Hoy, regresó para presentar su última faceta. Una llena desde intimidad y honestidad, hasta baile y mucha psicodelia.

Para empezar de menos a más, la primera rola que se aventó el productor australiano fue “Hear It Now”. La primera de su último y primer disco bajo su propio nombre. Algo que suena y es coherente con el artista que quiere ser. Su voz penetró, en las mentes y corazones de una abarrotada carpa Levi’s quienes desde el primer segundo ya estaban vaciando sus energías y pulmones para mostrarle amor a Nicholas.

Foto por José Jorge Carreón / OCESA

El primer éxito de la noche no se hizo esperar un segundo más. “Gold” empezó a deslizarse por las bocinas del escenario para que la gente eufórica empezara a bailar y a cantar al ritmo de esa grandísima rola. Para ese entonces ya todos sabían que esto venía completamente en serio. “1998” le siguió para prender la fiesta hasta dimensiones desconocidas.

Aunque Nicholas Murphy se dice ser introvertido, hoy mostró todo lo contrario. Fue un completo animal arriba del escenario. Los que estuvieron ahí no me dejaran mentir. Su presencia se sentía como la de alguien que necesitaba desahogar cosas a través de su música. Con un dominio absoluto de lo que significa dar una presentación en vivo, el australiano se aventó un set de otro nivel.

Foto por José Jorge Carreón / OCESA

Después de un pasaje indescifrable de guitarra que conectaba “1998” con la siguiente rola, “Trouble With Us” fue lanzada para darle un ligero toque de funk a su presentación. En los solos de batería y guitarra que se aventaban, el originario de Melbourne en un momento de euforia, aventó su guitarra sin importarle que se fuera al piso. Su mente solo estaba en un lugar, en el lugar en el que tenía que estar: su música. “Yeah I Care” le siguió para que la atmósfera creada por su incomparable comienzo, se mantuviera en el lugar que Murphy decidió que iba a existir

La recta final llegó con lo mejor de lo mejor. Una mini versión de “I’m Into You” que dejó a todos felices pero insatisfechos, le dio entrada a “Talk is Chep”, una de las rolas más queridas por todos sus fanáticos. Sin duda este fue probablemente el detalle más increíble de todo su set. Literalmente se nos olvidó que dejó a la mitad una de sus mejores rolas.

Para cerrar, llegó “Dangerous” de su último disco. A pesar de que es de la nuevas, se notó que el fanático del australiano se dio cita en el escenario sin importarle nada ya que cada palabra de cada estrofa fue coreada por todos los presentes. “Solo me queda una”, dijo Nick, soltando a la inmediatez “Sanity”. Aquí hay que hacer una mención honorífica al baterista que se aventó un concierto y un cierre digno de estar arriba del escenario con Nick Murphy.  Así fue como una hora, que parecieron 30 minutos, dejó a miles de personas con ganas de que hubieran sido 3. Esta presentación quedará en el corazón de todos los fanáticos de Nick Murphy aka Chet Faker.