Aún se piensa que el metal es un género musical sumamente rudo, y no podemos negarlo pues esos riffs pesados nos dicen lo contrario, pero la realidad es que en los conciertos de todas estas bandas (además de los atascados que están esperando cualquier sonido para armar el slam) podemos ver a la siguiente generación de rockeritos, y este niño nos demuestra que aún hay pequeños que tienen ganas de tocar instrumentos.

Resulta que durante uno de los shows que Corey Taylor y compañía dieron en el Reino Unido –para ser exactos en la Utilita Arena de Newcastle– hubo algo que llamó la atención. No fueron las presentaciones llenas de pirotecnia y demás a las que nos tienen acostumbrados los de Iowa, sino por el espectáculo que armó un niño durante el concierto de la banda.

En un video grabado por uno de los asistentes podemos ver a un pequeño de tan solo 5 años en los brazos de un adulto durante la presentación. Lo sorpresivo de todo esto fue que el niño –como si fuera el mismísimo Joey Jordison–, empieza a tocar en air drum “Psychosocial”, una de las rolas más ponchadas y difíciles de Slipknot. Esto fue lo que pusieron en el video: “Este niño no se perdió ni un solo golpe de la batería en toda la noche”. 

Más tarde se supo que el nombre del mini baterista es Caleb, y no solo eso, gracias a una biografía en su cuenta de Twitter (que probablemente creó su papá) dice que “es un baterista de 5 años loco por la música y que ha estado tocando desde los 2 años”. Además de ser un gran fan de Slipknot, otras de las bandas favoritas de este niño son los Foo Fighters y Evanescence.

Después de que se viralizara esta historia el baterista actual de la banda, Jay Weinberg, compartió el video del pequeño Caleb diciendo que él era su hombre. Y no solo eso, pues también lo estaba buscando para regalarle un nuevo kit de batería con el cuál pueda seguir practicando y quien sabe, puede ser que en el futuro él se convierta el nuevo baterista de Slipknot. Todo puede pasar.