Hace unos días tuvo su estreno en cartelera un polémico biopic

sobre la trayectoria artística de una cantante de nombre Gloria Trevi. La ópera prima del director suizo Christian Keller -y con guión de Sabina Berman- ha despertado el interés del público mexicano por una de las estrellas más grandes que produjo la industria mexicana del pop/rock. Solo con ver la reacción de nuestros lectores a la reseña de Gloria que publicamos el 30 de diciembre, era obvio que “la Trevi” sigue siendo un objeto de fascinación, ya sea por nostalgia o por morbo. Por tal motivo, nos dimos a la tarea de escuchar la discografía completa de la artista originaria de Monterrey para armar un conteo de sus 11 mejores canciones… o mejor dicho, nuestros placeres culpables favoritos.

11. “La papa sin catsup”
Más turbada que nunca (1994)

La amen o la odien, Gloria Treviño jugó un papel importante en el soundtrack de nuestras vidas noventeras. Aunque ella pudo revivir su carrera al salir de prisión en 2004 para lanzar cuatro discos más, las canciones que perduran en la mente de la sociedad mexicana son las que se escucharon de 1989 a 1995. Si vas por la calle con un micrófono en mano y le preguntas a la gente al azar sobre la primera canción que le venga a la menta, lo más seguro es que te responda con “Pelo suelto”, “Zapatos viejos” o el título de la canción de arriba, que también le dio nombre a una película tan horrible que casi hundió su carrera.

10. “Siempre a mi”
Más turbada que nunca (1994)

De la mano del productor Sergio Andrade, la cantante llenó un hueco en el muro de las adolescentes que anhelaban su propio modelo de subversión contra las reglas de los padres, las normas de la sociedad, y las convenciones de las buenas costumbres. En efecto, Gloria era greñuda, rockanrrolera, y rebelde… pero no tanto. En los años de Emilio Azcárraga Milmo y Raúl Velasco, las celebridades del Canal de la Estrellas no eran más que títeres que cumplían una función específica según los diseños de “El Tigre.” Gloria llegó a la escena para cumplir ese papel: la de la rebelde, jocosa y desobediente, que no deseaba ser controlada más que por los que le suelten la plata. Lo irónico es que la Trevi nunca vio las ganancias que se merecía al ser escritora de sus propias letras, ya que se reportó en su momento que los contratos eran firmados a sus espaldas por Andrade.

9. “Agárrate”
Tu ángel de la guarda (1991)

El éxito de las canciones de Gloria Trevi son un caso curioso. Mientras Estados Unidos era sacudido por la ola de bandas de rock alternativo como Nirvana, Pearl Jam y Soundgarden, la industria pop de nuestro país estaba estancada en el pasado. Tanto la radio comercial como programas al estilo de Siempre en Domingo, dictaban que la moda todavía era impuesta por los cantantes de baladas, los grupos de pop como la Onda Vaselina, y artistas inspirados en el new wave de inicios de los 80. El dichoso “rock en tu idioma” apenas estaba logrando sus primeras conquistas en las tablas de popularidad. El éxito de canciones “rockeras” de artistas como Gloria Trevi y Alejandra Guzmán ponía al descubierto el hecho de que México apenas se estaba poniendo al corriente tras el largo veto que puso al rock mexicano en coma por un par de décadas.

8. “La acera de enfrente”
Me siento tan sola (1992)

Para los radioescuchas mexicanos de inicios de los 90, cerrados a lo que ocurría en el extranjero, la actitud y las letras subversivas de temas como “Agárrate” y “La acera de enfrente” -que hacían burla de fresas, apretadas y burguesas- eran un respiro de aire fresco para la gente que ya estaba harta de “lo mismo de siempre”. Sin embargo, para los que tenían un pulso sobre lo que se transmitía en otros países del mundo, sin duda se notaba el estilo anacrónico de estas rolas. Era música que seguía al pie de la letra la fórmula del rock n’ roll de viejas leyendas como Little Richard, Chuck Berry y Jerry Lee Lewis. Andrade y Gloria le inyectaban algo de Pat Benatar y Joan Jett a la fórmula, para darle ese toque femenino que a la vez ofrecía un discurso feminista… bueno, un discurso feminista a medias.

7. “Zapatos viejos”
Me siento tan sola (1992)

En las canciones de Trevi también había algo de las bandas de glam metal que tanto dominaron a mediados de los 80, y no solo en la melena que presumía o en las medias rotas. Así como cantaba las rockeras, también tenías sus melosas baladas románticas, y es que a final de cuentas, por toda la rebeldía y la “buena onda” de su tono, también tenía que apelar a los gustos de un público más amplio. Aunque podemos prescindir de la mayor parte de su material romántico, podemos rescatar una que otra melodía, tal como la siguiente canción:

6. “Ella que nunca fue ella”
Si me llevas contigo (1995)

Y para eso sirve este conteo, para rescatar el mejor material que nos dio la regiomontona mientras se encontraba en la cúspide del estrellato. Sin duda hubiera sido más sencillo publicar una lista de sus peores canciones ya que hasta en las compilaciones de “mejores éxitos” hay varios churros, pero hay que ser justo. Trevi nos dio algunos temas rescatables que sin duda son percibidos en la actualidad como placeres culpables, incluso por el snob más pretencioso que alzaba sus cejas a la mera mención de la siguiente canción…

5. “Pelo suelto”
Tu ángel de la guarda (1991)

Qué es un placer culpable sino un gusto que nos da pena admitir a nuestro entorno social. Quizás no haya una canción que sea tan personal como aquella que no compartimos con nadie más, ni siquiera con nuestro amigo más cercano, por miedo al ridículo. Algo nos dice sobre nosotros si empezamos a cantar en voz baja la letra de “Pelo suelto” en 2015 cuando hace más de 20 años éramos los primeros en decir “apaga esa basura”. Pero vamos, la canción no es mala. Es bastante simplona en su ejecución y no se complica mucho en los arreglos… pero tampoco se necesita un doctorado en composición para vender 30 millones de discos. Los talentos que se requieren más bien son innatos: carisma, actitud y talento. Lo demás se aprende con las buenas y las malas experiencias.

4. “Hoy me iré de casa”
Tu ángel de la guarda (1991)

Y bueno, de vez en cuando sí se daban el lujo de meter arreglos algo sofisticados como en las cuerdas que se escuchan en el intro de “Hoy me iré de casa”. Y es que como cualquier estrella de Televisa, Gloria Trevi también se inclinaba por el melodrama. Además de cantante, ella también se desempeñaba como actriz, presentadora, y promotora de los proyectos y causas de sus jefes. Era curioso como la industria convertía a su talento en voceros de las empresas, semidioses encadenados que eran adorados por sus millones de fanáticos pero incapaces de forjar su propio camino. Si es que alguna vez la cantante se atrevía a “irse de casa”, lo única que lograba nuestro trágico Prometeo era el veto, la lista negra, o la cárcel. Pero ni modo, aquí les tocó vivir.

3. “Con los ojos cerrados”
Me siento tan sola (1992)

Esa es la historia de Gloria Trevi, quien una vez más se encuentra bajo los proyectores de la opinión pública gracias a una película que nos cuenta algo de su historia, quizás sin su bendición. La trama de la cinta no absuelve a la artista de los crímenes que cometió, pero si nos hace simpatizar con un personaje que anhelaba el estrellato pero que terminó abrumado por los excesos de una industria que sumerge a sus figuras en el vicio y la decadencia. A pesar de todas las cochinadas que contaminaban el ambiente detrás del escenario, nosotros nos quedamos con su trabajo, que finalmente es lo que sobrevive. Quizás hoy podamos cantar “Con los ojos cerrados” sin que tengamos miedo a que nos tachen de mal gusto. ¿Qué más da?

2. “El recuento de los daños”
Más turbada que nunca (1994)

Y bien… tampoco deseamos que este conteo sea la última palabra. Seguro tendrás varias objeciones a esta lista así que puedes compartir tus canciones favoritas–perdón, tus placeres culpables de la Trevi en los comentarios. No se claven tampoco…

1. “Dr. Psiquiatra”
…Qué hago aquí? (1989)

Por si alguien se atreve, les dejamos un playlist de Spotify.