El día que Phil Collins se ofreció para remplazar a Keith Moon en The Who

Phil Collins es conocido por muchos por ser el baterista original –y tras la salida de Peter Gabriel– el vocalista y líder de Genesis, una de las bandas de rock progresivo más famosas de la historia. O quizá (si son mas jóvenes) lo hayan escuchado cantando las rolas originales (hasta en español) de la versión animada de Tarzán que Disney estrenó en 1999. Pero alrededor del músico hay un montón de historias que además de su extensa trayectoria lo han convertido en una verdadera leyenda.

Una de ellas fue cuando ingenuamente se le ocurrió la grandiosa idea de ser el nuevo baterista de The Who. Sí, esto no es broma. Resulta que en 1978, Phil Collins se encontraba en una etapa bastante extraña pues estaba a punto de abandonar Genesis y quería encontrar nuevos horizontes musicales así que se le ocurrió buscar la manera de colaborar con algunos de sus ídolos.

Phil lo logró, pues en ese mismo año comenzó a trabajar con una de las mentes creativas más importantes que ha dado Inglaterra y el guitarrista de The Who, Pete Towshend. En ese periodo, la banda pionera de la ola británica pasaba por uno de los momentos más oscuros de toda su historia, el excéntrico baterista, Keith Moon había fallecido dejando un hueco enorme (y casi irremplazable) y poniendo en peligro el destino del grupo.

Townshend aprovechó esos días en los que The Who había parado para trabajar en algunas canciones con el bajista de The Faces, Ronnie Lane. El resultado fue un disco que se alejaba por completo de todo lo que nos tenían acostumbrados, pues sonaba más a folk rock, como si entre ellos intentaran escapar de los guitarrazos que venían haciendo durante años y en esas sesiones se apareció un joven Phil Collins. 

En medio de sesiones de grabación intensas y con la incertidumbre de saber qué pasaría con The Who, a Phil Collins se le hizo fácil preguntarle a Towshend si ya había encontrado al músico que intentaría remplazar a Moon detrás de la batería y de paso ofrecerse como una de sus opciones para tocar rolas como “My Generation” o “Tattoo”, aprovechando que el ya tenía en mente dejar Genesis por los crecientes problemas que surgieron entre sus integrantes.

Lamentablemente y rompiéndole el corazón a Collins, Pete Towshend le contestó que ya había hablado con Kenney Jones –el también miembro de The Faces y que en muchas ocasiones salió al quite con los Who cuando Moon estaba ‘indispuesto’ para tocar– y le confirmó que él se encargaría de suplir al legendaria baterista.

Años más tarde, para ser exactos en 1989 a Phil se le haría por fin tocar en un escenario con Pete Townshend, Roger Daltrey y John Entwistle cuando fue invitado para participar en una nueva versión de la ópera rock que The Who compuso en 1969, Tommy. Ahí además de tocar la bataca también tomó el papel de Keith Moon como el tío Ernie que aunque se trataba de interpretar a un pedófilo, para él fue cumplir uno de los sueños de toda su vida.

Después de todo esto, Collins decidió regresar con Genesis y vivir una segunda etapa con la banda llena de éxitos, donde tanto él como los demás miembros terminaron de consagrarse como uno de los grupos más importantes del rock progresivo. Por su parte The Who se separó brevemente pero años más tarde volvieron para demostrarnos por qué son una de las bandas más legendarias de la historia. Dicen por ahí que la vida enveces no es como uno quisiera y a Phil Collins le quedó muy claro esto cuando lo batearon para suplir a Ketih Moon.