‘Power Up’: AC/DC homenajea su historia en el primer disco sin Malcolm Young

Hoy podemos escuchar el disco número diecisiete de la legendaria banda australiana AC/DC, pero hace apenas unos años, esto parecía imposible. Los conflictos de los integrantes en la época del lanzamiento de Rock or Burst (2014) parecían indicar el principio del fin de una carrera de más de 40 años.

Superados los problemas legales de Phil Rudd y el supuesto daño auditivo del que sufrió el vocalista Brian Johnson, el quinteto sufrió la inmensa pérdida de Malcolm Young. Ahora, el resto de la banda (y el nuevo miembro Stevie Young) decidieron homenajear al que muchos consideran como una de las mejores segundas guitarras en la historia del género.

'Power Up': AC/DC homenajea su historia en el primer disco sin Malcolm Young

Foto: AC/DC

¿Quién no se emociona al ver a uno de los guitarristas más influyentes de la historia haciendo su movimiento insignia?

En la primera docena de canciones sin Malcolm, nos intriga cómo es que esta ausencia modificó no sólo el sonido de la banda, sino sus letras y su actitud en una reunión para despedir a un viejo amigo. Esta ocasión tenía que ser aprovechada por la banda, ya que jamás pensaron regresar al estudio después de los obstáculos pasados, que inclusive llevaron a Axl Rose a concluir la gira de su disco pasado, sustituyendo a Johnson.

El disco abre con “Realize”, una celebración a estar conscientes del momento y vivir. El solo de Angus nos hace notar que no solo es un mago en la guitarra, sino que tiene la versatilidad para rasgar su SG con una agilidad de alguien que lleva casi cinco décadas creando solos legendarios:

El perfeccionamiento de un formato conocido por AC/DC

AC/DC descubrió desde su origen la fórmula precisa para un sonido completísimo de hard rock, que hoy tiene aún la voz rasposa y aguda de Johnson, las guitarras distorsionadas con el sonido icónico de los Young, y la base sólida del bajo de Cliff Williams y la batería de Phul Rudd. Esto queda intacto para POWER UP, pero tiene aún más fuerza, en gran medida por el trabajo de producción.

Para lograr esto, la banda se alía por tercera ocasión con Brendan O’Brien en la producción, quien ha participado en obras maestras como el Ten, de Pearl Jam; el Superunknown, de Soundgarden; y el Evil Empire, de Rage Against the Machine.

Después de producirles Black Ice (2008) y Rock or Burst (2014), el productor estadounidense ha descifrado cómo liberar el poder de una banda legendaria de los setentas en una maquila actual que genera fuerza propia. El hard rock blueseado tiene uno de los mejores trabajos vocales de apoyo en la discografía de la banda, ya que llena el espacio que en vivo ocupan decenas de miles de gargantas de fanáticos, y una de las rolas en las que mejor podemos escucharlo es en “Kick You When You’re Down”:

‘Power Up’: El laboratorio de riffs y solos de los Young

Cuando creíamos conocer todos los trucos de un guitarrista fundamental en la historia del rock, él se encarga de asombrarnos con su creatividad. El singular sonido de la Gibson SG distorsionada de Angus juega a lo largo del disco, con muchísima velocidad y solos que nos hacen pausar la canción para volver a apreciarlos, y en el diseño de los sonidos de guitarra aún participó su hermano Malcolm.

Los riffs de “No Man’s Land”, “Witch’s Spell” y “Systems Down”, rugen y llevan consigo una obsesión de Angus y Malcolm (que aún logró componer todo el disco) por controlar las guitarras no solo en las notas, sino en el sonido y extensión de sus distorsiones. Malcolm era conocido por dejarle la pista a Angus, pero el apoyo en la segunda guitarra era impecable, y eso continúa en POWER UP.

Las ideas no paran ahí, y los relampagueantes solos de Angus parecen incrementar en velocidad y dificultad, y se suman a un historial brutal de una especie en extinción hoy en día: el típico solo de guitarra como clímax.

El segundo lanzamiento de la banda nos da su disco más reflexivo

Angus ha mencionado que para Back In Black (lanzado hace cuarenta años) su hermano Malcolm lo convenció de ir al estudio para tratar de superar la muerte del vocalista original de la banda, Bon Scott. POWER UP tuvo también la función de volverse un disco terapéutico, y en el que siguieron el consejo de
Malcolm, ahora sin él.

Ese contexto vuelve especial este lanzamiento, y le da un tono especial a las palabras que Johnson canta en su inconfundible voz, como una celebración dirigida hacia Malcolm.

'Power Up': AC/DC homenajea su historia en el primer disco sin Malcolm Young

Foto: Getty Images

Durante casi una veintena de discos, AC/DC nos ha puesto a cantar letras que nos empoderan, narrando historias cortas sobre portarse mal y vivir sin pasársela pensando en cada una de nuestras acciones, con alguna rola más reflexiva como rareza.

Un disco lleno de referencias conocidas para fans de AC/DC

Para esta entrega su óptica cambia bastante, ya que en este disco, celebran su carrera juntos y todo lo que los años juntos les han dejado, con rolas como “Through The Mists Of Time”, y la ya mencionada “Shot In The Dark”, en las que ven en el retrovisor todo lo que la música les ha dado.

Las referencias a sus propios temas pasados son un regalo a los fans, ya que nos saca una sonrisa que hagan referencias a “Whole Lotta Rosie”, “You Shook Me All Night Long” y hasta a “Thunderstruck”.

Esto no significa que desconozcamos a este AC/DC, ya que tenemos entregas clásicas en su hard rock blueseado en rolas como “Demon Fire” o “Kick When You’re Down”, pero nos sorprenden con canciones autobiográficas como homenaje propio.

Una rareza llamada hard rock puro

La magnitud de una banda como AC/DC es más relevante que antes, ya que son los exponentes más claros de un género que ha caído en desuso. Decidir meterse al estudio una vez más para dar una clase sobre los básicos del hard rock es una oportunidad para los amantes del género pero también para los que no han estado en contacto con él. Y qué mejor muestra que el feedback de un amplificador para comenzar una canción de hard rock:

Para esta entrega, el poder del hard rock se potencializa con el optimismo de la banda ante la pérdida, como ya hemos mencionado, ahora la energía que ya tenían incrementa con los mensajes sobre valorar lo que la música les ha dado.

Angus ha mencionado que las rolas elegidas son las más logradas de un catálogo de más de cien canciones que tiene preparadas, por lo que estamos ante doce canciones selectas de los australianos.

La integración nueva y los planes a futuro de AC/DC

Para este disco, se unió “Little Steven” como le llama Brian, aunque el sobrino de los Young tenga 63 años. Durante este LP, el nuevo integrante muestra haber heredado el conocimiento de Malcolm, en la singularidad con la que tocaba los acordes de hard rock en las seis cuerdas, y no solo con dos o tres cuerdas como se acostumbra en los power chords.

La decisión de lanzar el disco ahora, sin planes claros sobre sacarlo de gira, y en medio de una pandemia, no limita a AC/DC, ya que Brian y Angus han declarado en que les emocionaría muchísimo subirse a un escenario de nuevo para estrenar en vivo POWER UP.

“Code Red” es quizás el riff más innovador en la guitarra de Angus, y se siente fresco bajo la mejor producción que les ha hecho O’Brien y con la suma de “Little Steven” al grupo.

El proceso para llegar al lanzamiento de este disco nos deja ver que esta meta alcanzada es especial, con un álbum que grita supervivencia en cada track. No podemos pensar en un mejor homenaje a Malcolm por parte de su banda, tras retirarse en 2014 para recibir tratamiento para demencia y partir en 2017.

AC/DC ya contaba con un status especial en la historia del rock, hoy es una máquina de riffs que continúa produciendo nuevos clásicos y se resiste a caer en la tragedia llamada desintegración.