Por: Elisa García (Barcelona)

Es el segundo día del Primavera Sound y tras el cansancio de la primera jornada, que empezó bastante intensa, llegamos algo tarde al concierto de Pond, quienes tocaron en el escenario Adidas a las 6:30 de la tarde. Hay neopsicodelia más allá de Tame Impala, sin duda los australianos se han ganado un puesto entre los referentes de la misma. Segunda vez que tocan en el festival, se entregaron a su público haciéndonos bailar a base de sintetizador y con una actitud un tanto Bowie que recordaba a la época dorada del glam rock.

Este grupo de amigos y amantes de la psicodelia, engrandeció el espectáculo a pesar del pequeño escenario, complaciendo a todos los que se acercaron a verlos a primeras horas de la tarde. Tras un corto directo de unos 50 minutos, parece que nunca tendremos suficiente Pond como para satisfacernos y abandonamos el show pensando en la próxima oportunidad que tendremos para ver a los de Australia.  

El pop y la psicodelia compartieron trono en el Primavera Sound 2019

Foto: Cortesía Primavera Sound

Kurt Vile bueno, pero estático y Derby Motoreta’s Burrito Cachimba arranca a golpe de guitarra y sintetizador

Llegamos a Mordor para ver a Kurt Vile & The Violators, fundador también de la banda The War On Drugs y a quienes tuvimos el placer de ver en el festival el año pasado. El estadounidense tocó en el escenario Pull & Bear, mismo en el que el día anterior pudimos presenciar el concierto de Courtney Barnett con la que también produjo el álbum Lotta Sea Lice. Por desgracia, ninguno de los dos se subió al escenario del otro, aunque hubiera sido toda una alegría para sus fans.

El estadounidense airea con su folk la tarde del festival uniéndose al clima primaveral que se respira en el aire. Suenan canciones como “Wakin on a Pretty Day”, “Bassackwards” o “Pretty Pimpin”. Nos gusta, nos gustan sus riffs de guitarra y sus amplificadores. Sin embargo, Kurt es demasiado estático en el escenario como para conquistar un festival por lo que nos quedamos con la vez que pudimos verlo en sala; donde lejos de esperar un show como tal, apreciamos mucho mejor lo introspectivo de sus letras y su prodigioso manejo de la guitarra.

El pop y la psicodelia compartieron trono en el Primavera Sound 2019

Aspectos en Primavera Sound. Foto: Cortesía Primavera Sound

De la neutralidad de Kurt Vile cambiamos totalmente de registro para presenciar el divertidísimo y potente espectáculo con el que nos revolucionaron los nacionales Derby Motoreta’s Burrito Kachimba. Showmans en todos los aspectos, hicieron moverse a todos los asistentes con ese nuevo concepto que han denominado kinkidelia, en el que unen el folclore flamenco y rock andaluz con la psicodelia al más puro estilo King Gizzard & The Lizard Wizard.

Derby Motoreta’s Burrito Kachimba se coronan en el Primavera Sound como una de las bandas más prometedoras del rock español. Con caras pintadas de blanco, gorros Nepalís y una estética al estilo Triana, los andaluces organizan pogos entre el público, nos desafían con una actitud gamberra e inconformista, y nos transmiten toda su energía para catapultarnos hasta el próximo concierto. Ni cincuenta redbulls nos habrían dado la vitalidad que transmite en directo esta banda.

El pop y la psicodelia compartieron trono en el Primavera Sound 2019

Derby Motoreta’s Burrito Kachimba en Primavera Sound. Foto: Cortesía Primavera Sound

El New Normal habla con el torbellino del pop: Janelle Monáe

Es el New Normal y la mezcla de géneros, antiguamente separados con barreras, lo que inunda el Primavera Sound. Así, llegamos a Janelle Monáe, pupila de Prince y uno de los nombres más destacados de la jornada. La americana toca en uno de los escenarios principales, y con razón, pues Janelle nos ofreció un show sin precedentes.

No hay nada que esta diva del pop se dejara en el armario pues, con múltiples cambios de vestuario, desde cuadros en una dicotomía de blanco y negro, hasta lentejuelas plateadas, o incluso unos pantalones que asemejaban una vagina, y con los que tocó la canción Pynk (hablándonos de la sexualidad femenina), esta diva del pop no dejó indiferente a nadie. Janelle se jactó de un show completísimo como solo ella podía hacerlo. Coreografías trabajadísimas que animaron al público, un trono dorado en el que sentarse, o un discurso anti-machista, anti-homófobo y anti-racista en el que nos hizo toda una declaración de intenciones, condenando a Trump y convocándonos a todos los Dirty Computers que, como ella y su último álbum, fuimos cómplices del show.

El pop y la psicodelia compartieron trono en el Primavera Sound 2019

Janelle Monáe en Primavera Sound. Foto: Cortesía Primavera Sound

La de Kansas nos sedujo de principio a fin mezclando funk, R&B, soul y unas letras críticas, audaces y reivindicativas, camufladas bajo su bailable pop. No dudó en proclamar lo contenta que estaba de tocar en el Primavera y lo mucho que quería a su público. Y es que lo que nos conquistó todavía más de Janelle, si era posible, fue su cercanía unida a su cara de pícara, muy lejana a la altanería que caracteriza a otras popstars.

Como máximo colofón, por si nos parecía poco su despliegue artístico, hizo una pausa en la canción “I Got the Juice” (dueto discográfico con Pharrell Williams) para preguntarnos a todos un: Do you got the juice? y más concretamente a tres afortunados que seleccionó entre el público y a los que invitó a bailar tras la pregunta. Janelle tiene ojo, pues los que tuvieron la suerte de subir al escenario no defraudaron, bailando a cada cual mejor.

El pop y la psicodelia compartieron trono en el Primavera Sound 2019

Foto: Cortesía Primavera Sound

La oleada popstar continúa con Miley Cyrus

Sigue la oleada popstar y en el escenario de en frente aparece Miley Cyrus. La que atacó a la industria musical apareciendo en la serie Black Mirror. A pesar de que no me perderé el capítulo, me falta motivación para ver a la cantante de Hannah Montana que ya reúne suficientes adeptos, y corro fuera de Mordor.

Los que se quedaron mantuvieron opiniones de todo tipo, desde elevar por los cielos la fiesta que organizó la americana, hasta recalcar que, si bien tenía buenas intenciones, el show no acabó de cuajar. Con algún que otro tropiezo en el escenario, tocó canciones tanto de su nuevo álbum She is coming, como otras más míticas como “Wrecking Ball” que emocionaron a los fans de esa Hannah Montana que quiso convertirse en icono trash revolucionándose contra los cánones de Disney, y a la que el New Normal ha dado cabida para sustituir a la rapera Cardi B.

El pop y la psicodelia compartieron trono en el Primavera Sound 2019

Foto: Cortesía Primavera Sound

¿Había mencionado que moverse por el Primavera resulta estresante? Así, tras dejar atrás a las divas del pop, tardo unos 30 minutos para ver a otros clásicos del britpop: Suede. Llego tarde, pues aún no han inventado la omnipresencia y los británicos ya han empezado. Brett Anderson sigue en forma, moviéndose por el escenario como la rockstar que es, con ese punto de narcisismo y altanería que, aunque en otra gente pudiera parecer detestable, en él forma parte del juego.

No decepcionaron a los más fieles a las raíces del festival pues, aunque en los conciertos más comerciales sí que pudimos encontrarnos con los que abogamos más por el rock, por eso de cruzar horizontes y expandir la mente, los grupos más independientes no gozaron de la asistencia de los que se unían al festival por la música comercial. Concluyendo con una mítica “Beautiful Ones”, quedé satisfecha, aún con ganas de revivir los 90s con más tranquilidad. Suede es el primer grupo que, si bien el Primavera de ediciones anteriores habría colocado en un escenario principal, el New Normal posicionó en el Ray-Ban, algo más pequeño, para entregar los escenarios grandes a las divas del pop y al próximo de los grandes (que no merecía menos): Tame Impala.

El pop y la psicodelia compartieron trono en el Primavera Sound 2019

Foto: Cortesía Primavera Sound

La neopsicodelia: Tame Impala que arrasa al igual que las popstars en el Primavera Sound

En una marea de confusión ajetreada volvemos a los escenarios principales, impacientes por nuestro próximo encuentro con Kevin Parker. El de Australia estrenará álbum después de 5 años con el nunca más apropiado single: “Patience”. Tercera vez que los veo en la gira de su último trabajo Currents, me hago un hueco entre la multitud. Entre expectante y cautelosa, rezo porque el escenario Pull & Bear (el mismo en el que tocaron 3 años atrás) no les juegue otra mala pasada de sonido, recordándonos aquel parón en “Eventually” que quedó camuflado por los coros del público.

Parker tampoco lo olvida pues, minutos más tarde nos recuerda que los coros que le arroparon durante ese fallo técnico, supusieron uno de los momentos más bonitos que ha vivido en el escenario. Este año, sin embargo, ni Parker ni el sonido decepcionan, deleitándonos con un mar de audiovisuales psicodélicos en el que el cantante tiene cinco ojos, aparece en una burbuja multicolor, y nos toca una electrizante y nunca vista Elephant”, canción que a todos puso los pelos de punta cuando resonó torturando los bafles, mientras el rey de la neopsicodelia proyectaba rayos azules desde sus ojos.

El pop y la psicodelia compartieron trono en el Primavera Sound 2019

Foto: Eduardo Landeros

Con un directo más trabajado que en ocasiones anteriores, Tame Impala nos devolvió a los sesenta de la manera más contemporánea posible. Como ya sabemos sus seguidores más fieles, el australiano va alejándose de las jams de guitarra del psych-rock que caracterizaban a Lonerism para adentrarse en mezclas más electrónicas con altas dosis de sintetizador, como ya denota su álbum Currents, misma dirección en la que parece que se desarrollará su siguiente proyecto (venga Parker, ¡dánoslo ya!).

Así, mueve a los asistentes con altas dosis de adrenalina en canciones como “Let It Happen” y “Eventually”, nos presenta sus dos últimos trabajos: “Patience” y “Borderline” (exquisita), para concluir con “Apocalypse Dreams”, en la que los más fans de sus primeros álbumes nos dejamos la garganta con un: Do you really live without the fear?  Gracias Kevin, por existir, por quitarnos el miedo y por reinventar la psicodelia; acogeremos tus álbumes con el mismo fervor con el que quisimos todos los demás.

El pop y la psicodelia compartieron trono en el Primavera Sound 2019

Foto: Cortesía Primavera Sound

¿Quién dijo fiesta? Jungle, Mura Masa y Peggy Gou mueven el esqueleto de los asistentes durante las últimas horas del Primavera Sound

Como en un trance de LSD nos despedimos de Mordor, en el que se queda una Robyn con la que me habría gustado cantar “Dancing On My Own”. Recordando que también he tenido que prescindir de Kate Tempest, una de las grandes voces de nuestra generación tanto musical como literariamente. El Primavera Sound te reeduca para que recuerdes que no se puede tener todo. Por ello nos apresuramos a Jungle, otra de las promesas de este festival que estrena álbum tras varios años de silencio y a la que, cómo no, llegamos tarde, ya que empiezan cuando acaba Tame Impala. ¿Una sugerencia? Id a verlos cuando podáis y bailaréis como nunca. Este colectivo británico de neosoul que recuerda a los Bee Gees en tiempos modernos da para moverse hasta la saciedad.

Jungle elevó al infinito la serotonina de los asistentes y descolocó más de una cadera con temas como “Time o Busy Earnin’”, que despierta al publico con aires futuristas y triunfales (de su anterior álbum) o grandes revelaciones de su último LP como “Happy Man”, “Casio” o “Heavy”, “California”.

El pop y la psicodelia compartieron trono en el Primavera Sound 2019

Foto: Eduardo Landeros

Son las 3 de la mañana y esto es un no parar. Enlazamos Jungle con Mura Masa; el productor de música electrónica, compositor y multi-instrumentista que llena el escenario Ray-Ban con canciones como “1 Night” (co-producida con Charli XCX) o su famosa “Lovesick”, por la que es más conocido. Finaliza a las 4 am y partir de ahora todo son djs: Concluimos la segunda jornada del festival con Helena Hauff, que pincha en la zona bits dirigiendo al público desde dentro un cubo formado por luces de neón, y Peggy Gou; la coreana que hace retumbar el pecho de los más trasnochadores del festival. Se hace de día y toca despedirse del Parc del Fòrum una vez más. Hasta mañana, Primavera Sound.

El pop y la psicodelia compartieron trono en el Primavera Sound 2019

Foto: Cortesía Primavera Sound