Música

Razzmatazz: Breve historia sobre Neutral Milk Hotel

Hace algunas semanas, Neutral Milk Hotel publicó en su sitio oficial su agenda de conciertos para 2015.

Hace algunas semanas, Neutral Milk Hotel publicó en su sitio oficial su agenda de conciertos para 2015. Se trata de las últimas fechas que ofrecerá la banda antes de ponerle fin a su gira de reunión. Aunque NMH no fue más específico al respecto, la declaración que acompaña el itinerario asegura que no hay más planes de regresar a los escenarios en “el futuro próximo”. Esta noticia deja mal parados a los fanáticos a morir de la banda que esperaban alguna visita fuera de Estados Unidos… y vaya que hubo un considerable número de personas que pegaron el grito al cielo (y en Twitter). En el año y medio que ha transcurrido desde que emprendieron su gira de reunión, los únicos conciertos en el extranjero que dieron fueron en lugares como Japón, Australia, Canadá y escasas fechas en Europa. Los fans de NMH en el resto del mundo ahora deben lidiar con el dilema de sacar una visa y pasaporte para viajar a Estados Unidos con el único motivo de ver a su banda de culto favorita. ¿Por qué tanto melodrama? Tomando en cuenta que les tomó 15 años para revivir el nombre de Neutral Milk Hotel, cualquiera podría entender que no estamos dispuestos a esperar 15 años más.

Tal vez haya personas que si siguen leyendo esto se pregunten, ¿Y quién demonios es Neutral Milk Hotel? Lo cual se vale. En un mundo donde los fans de Kanye West no saben quién es Paul McCartney, realmente se puede disculpar a cualquiera que ignore la historia de Jeff Mangum; claro, se trata del proyecto más influyente del colectivo Elephant 6, pero sigue siendo una referencia relativamente oscura. Por tal motivo voy a poner este link justo aquí. Si le das click a ese enlace serás dirigido a una nota sobre la historia de Jeff Mangum y Neutral Milk Hotel en Wikipedia. Es más sencillo que darle copy/paste ¿no creen? Aquí vale más la pena resaltar por qué NMH goza de tanta fama en los círculos indie.


El fenómeno que nació del sello Elephant 6 se dio en los últimos años en que todavía existía un aura alrededor de una banda indie, antes de que el internet pusiera al descubierto este tipo de música, al alcance de todo el mundo y de cualquiera con conexión de banda ancha. Estos días, ser un “hipster” no requiere de esfuerzo alguno, solo un poco de curiosidad y el tiempo necesario para escuchar a las bandas de moda en Spotify; pero a finales de los 90, sin un acceso fácil y rápido a la red, la gente obsesionada con bandas under no tenía de otra más que intercambiando mixtapes y recomendaciones con otros fans, manejando a tiendas de discos, y leyendo fanzines y otras publicaciones locales. Digamos que era una cultura más pro-activa en la que tenías que salir de casa si anhelabas con escuchar opciones fuera de lo ofrecido por la radio, MTV y las grandes cadenas comerciales de discos.

Neutral Milk Hotel eran de aquellos MITOS que se transmitían de boca en boca, así como una leyenda con raíces en algún pueblucho remoto del sur de Estados Unidos. Jeff Mangum era un hillbilly o un vago que cantaba sobre relatos extraños y surrealistas, a veces de un chico de dos cabezas, o de un monarca de las zanahorias, quizás el mismo Cristo Rey. Su disco más “famoso” era un cuento sobre cómo se enamoró de una niña de nombre Anna Frank que murió a finales de la Segunda Guerra Mundial y luego reencarnó en un niño prodigio de España que tocaba el piano. La banda de Mangum era notoria por mostrar su aversión a la prensa y la publicidad, optando en su lugar por promover sus conciertos y sus discos con imágenes anticuadas y fascinantes. Su obra maestra, In the Aeroplane Over the Sea, posiblemente el mejor disco de los 90, es un retrato brillante de la expresión musical como arte. Aunque la lírica deja confuso a todo aquel que busca un sentido literal a sus versos, su apertura a la interpretación y la belleza de su imagen poética es una muestra del alcance estético que puede tener un medio que ha sido explotado como entretenimiento chatarra.

Cierro esta breve historia sobre una de las bandas primordiales en la historia moderna del rock independiente poniéndome de rodillas (por decirlo así). Y si me pongo de rodillas es para rogarle a cualquier promotor y/o emprendedor que esté leyendo esto que POR MISERICORDIA se traiga a Neutral Milk Hotel a México. Se lo ruego por todos los dioses del hipsterismo que ya trajeron a actos maravillosas en el pasado como Animal Collective, of Montreal, Modest Mouse y Daniel Johnston, así que no es como si estuviera pidiendo que revivan a John Lennon. En serio, ¿Qué les cuesta? Ok, ok, seguro les cuesta mucho dinero, pero tengo la confianza de que existe una comunidad de fans bastante numerosa, incluso en nuestro país, dispuesta a comprar su boleto en el primer día de venta. Es más, YO me comprometo a comprar mi boleto en taquilla–nada de que “me espero a ver si dan acreditaciones”. Así de desesperado estoy por ver a la banda de Mangum antes de que se retiren por otros 15 años. Mi deseo de año nuevo es tener el honor en estos próximos meses de publicar una noticia que tenga como título “Neutral Milk Hotel en México”… o de lo contrario, habrá más conteos como éste. Ustedes dicen.

T: @ShyTurista

Comenta con tu cuenta de Facebook

Top Relacionadas
:)