¿No se pueden esperar tantito? En el Reino Unido arman COVID raves secretos a pesar de las medidas sanitarias

Desde que inició la contingencia a nivel mundial por el coronavirus, un montón de eventos masivos se tuvieron que posponer o cancelar como medida para evitar la propagación masiva del COVID-19. Poco a poco estamos volviendo a la llamada ‘nueva normalidad’, pero como las autoridades nos han dicho, todavía no es momento para que salgamos a la calles, y mucho menos para pensar en conciertos, festivales o raves. 

A lo largo de los últimos meses han aparecido varias opciones para que los eventos vuelvan. Desde conciertos con distanciamiento social, fiestas que respetaron todas las normas, hasta trajes especiales para no andar con el Jesús en la boca entre tanta gente. Sin embargo, hay personas que de plano se les queman las habas para estar de nuevo en los raves, o al menos eso parece en el Reino Unido.

raves-11

Foto: Getty

De acuerdo con una investigación realizada por la BBC, en las últimas semanas se han llevado a cabo varias fiestas clandestinas en Londres, dentro de bodegas abandonadas en el barrio de Leytonstone. La empresa encargada detrás de todo esto se llama Kanni Events Ltd y tienen un método bastante extraño para dejar entrar a las personas a sus reventones súper secretos.

Según la misma fuente, a través de una página privada de Instagram, los organizadores anuncian estos pachangones. Una vez que te aceptan en esta cuenta, más tarde te agregan a un grupo de WhatsApp donde le avisan a todos cuándo será la próxima fiesta.

Foto: Getty

Los boletos para estos raves los venden en 15 libras esterlinas (algo así como 410 pesitos mexicanos) y una vez que el pago se ha hecho por transferencia bancaria, los organizadores envían una foto que contiene la ubicación secreta del evento. Hasta el momento se sabe que han hecho al menos tres raves, el 17, 23 y 24 de mayo.

Por supuesto que la policía de Londres fue alertada sobre estos raves, y para fortuna de los que estaban en esas fiestas, nadie fue arrestado. Lo que argumentan los organizadores es que no se trata de fiestas masivas, sino de una comunidad de personas que se reúnen para ejercitarse y escuchar música house, todo con su sana distancia, claro está.

Aunque las autoridades les compraron esta excusa, un reportero de la BBC logró infiltrarse en uno de los raves y ahí fue cuando se dieron cuenta de que para nada existía el distanciamiento social en ese lugar. Según los mismos organizadores, solamente le dan acceso a 100 personas, y de ellas,50 son las que pueden estar dentro de un mismo lugar.

Sin embargo, y de acuerdo con las medidas actuales en el Reino Unido para combatir el coronavirus, están permitidos grupos de hasta seis personas de diferentes hogares, siempre y cuando se mantengan a dos metros de distancia. Y como muestran las imágenes –con toda la gente apretada como en hora pico del Metro–, ninguna de estas reglas las respetaron en los raves.

Foto: BBC

Cabe mencionar que en abril, las mismas personas detrás de estas fiestas co-organizaron un evento virtual para recaudar fondos para el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, beneficiando a los médicos y enfermeras que estaban en la primera línea de batalla. Y por supuesto que en el flyer que publicaron al respecto incluyeron la frase que hemos escuchado hasta el cansancio “quédate en casa”, al parecer ya se les olvidó esto. 

Los organizadores también dice que los eventos no son raves, que no tienen fines de lucro y que implementarán medidas de seguridad como el uso de equipo de protección personal para todos sus trabajadores y le tomarán la temperatura a los asistentes antes de que entren. Incluso con estas medidas, siguen estando fuera de la ley, pero sobre todo están arriesgando las vidas de miles de personas por un posible repunte de contagios.